Oposición: rechazo a los anuncios del presidente y ajuste discursivo en torno a la vacunación - Política y Medios
17/05/2021 - Edición Nº4854

ANÁLISIS

Oposición: rechazo a los anuncios del presidente y ajuste discursivo en torno a la vacunación

Desde JxC adelantaron el descontento con el proyecto de Ley que presentará Alberto Fernández y la continuidad de las restricciones, mientras las críticas ahora apuntan al número de inmunizados con dos dosis.

Las nuevas decisiones y los eventos recientes en lo que respecta al combate de la pandemia de Covid-19 en Argentina actualizaron la agenda de la oposición nacional. Si bien la excepcional situación de pandemia viene tornando un tanto redundante la discusión política, los anuncios del presidente y la reanudación del arribo de vacunas actualizaron los tópicos y discursos.

Este viernes por la mañana, desde la Quinta de Olivos, Alberto Fernández confirmó que las medidas restrictivas que regían en todo el país continuarán hasta el 21 de mayo. A pesar de las versiones que circularon en el entorno de la Rosada de un fuerte endurecimiento, que fue abiertamente pedido por la provincia de Buenos Aires, el Ejecutivo se decidió por no cerrar más de lo que ya se habís dispuesto.

Las iniciativas implementadas quince días atrás lograron contener el incremento sostenido de contagios de la segunda ola de Covid-19 y estabilizarlo, lo cual fue celebrado por el jefe de Estado.

Y, si bien numerosos expertos coincidieron en la necesidad de bajar los contagios -que se amesetaron en torno a los 25 mil nuevos casos diarios- desde el Gobierno apostaron a no tomar medidas drásticas y esperar una profundización de la tendencia a la desaceleración que exhibieron las restricciones las últimas dos semanas.

En línea con la posición adoptada casi desde el inicio de las restricciones, en marzo del año pasado, referentes de Juntos por el Cambio se pronunciaron contra la continuidad de las medidas tomadas a mediados de abril.

Otro anuncio que generó revuelo y un rechazo premeditado fue el del envío de un proyecto de Ley al Congreso que facultará al Ejecutivo nacional, así como a los provinciales, a tomar las medidas que consideren necesarias bajo parámetros fijados

“En los próximos días enviaré un Proyecto de Ley al Congreso de la Nación para que, en función de criterios científicos claros y precisos, se faculte al Presidente de la Nación y a los gobernadores a tomar restricciones y medidas de cuidado durante esta situación excepcional”, mencionó Fernández en su breve discurso.

[Réplica inmediata]

Antes de que culminara el anuncio, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, escribió en sus redes sociales: “El 15 de Abril el Presidente cerró las escuelas por 15 días. Todos sabíamos que no iba a cumplir y no cumplió. Ahora pide 21 días más. ¿Empieza el show de 21 en 21?”.

A continuación, recordó que “todo el año pasado hizo lo mismo”, y criticó: “Ahora achica horarios de trabajo, desfinancia a las familias y se ensaña con la educación otra vez. ¿Hasta cuándo Presidente?”.

En esa línea, sostuvo que “hacer lo mismo dará los mismos resultados”, entre los cuales enumeró “pérdida de empleo, pobreza, tragedia educativa”, en un contexto donde evaluó que no hay “horizonte de vacunación”.

En tanto, los legisladores nacionales de la Unión Cívica Radical (UCR) también apuntaron contra la estrategia del Gobierno. Karina Banfi afirmó que “el presidente vuelve a presentar un DNU de prórroga de restricciones en base a ‘sus’ datos”.

Además, la diputada nacional criticó: “Nada dice sobre el plan de vacunación y testeos, concientización y empoderamiento social para evitar un nuevo año de restricciones. Se gobierna desde la desconfianza, lo único claro”.

En lo que respecta al proyecto de Ley anunciado, aseguró que “primero debemos leerlo”, aunque advirtió que “el Congreso funciona a pleno” y que toda medida restrictiva sobre la ciudadanía deberá “ser aprobada por ley” y estar “circunscripta en nuestra Constitución”.

En tanto, el siempre combativo Luis Petri disparó: “Después de 14 meses de la llegada del virus al país, el Presidente reconoce que no puede restringir derechos y garantías revoleando DNU y que tiene que ser el Congreso de la Nación quien debe disponerlas o autorizarlas”.

No obstante, advirtió al mandatario que no espere del parlamento “un cheque en blanco para hacer lo que ahora no tiene autoridad para disponer”. Ratificó la expresión de su compañera de partido sobre la constitucionalidad de las iniciativas, y agregó que deben tomarse “conforme a las necesidades de la pandemia, por tiempo limitado, con control permanente del Congreso ¡Suma del poder público no!”.

[El cambio discursivo en torno a la campaña de vacunación]

Si hubo un tema que expuso la inalterable postura de oposición sistemática de Juntos por el Cambio durante la pandemia, fue la campaña de vacunación. El speech de la coalición fue mutando al ritmo de las diferentes etapas de la Argentina en ese escenario.

Desde la inicial desconfianza instalada durante meses en torno a la vacuna Sputnik V procedente de Rusia, pasando por la insistencia constante por acordar con la farmacéutica Pfizer, las críticas confundidas a la vacuna de Sinopharm confundiéndola con la de Sinovac y la consideración general de que la estrategia de inmunización del país fue un “fracaso”.

Con el pasar de los meses, una de las pocas premisas que permaneció inalterable es el lobby por acordar con la farmacéutica que tiene al fondo de inversión BlackRock entre sus principales accionistas.

Luego de que la Sputnik V demostrara ser una de las vacunas más efectivas a nivel mundial -la más eficaz de las aplicadas en Argentina-, la oposición capitalizó durante varios lapsos el escandaloso caso de las vacunaciones VIP que le costó el cargo de ministro de Salud a Ginés González García.

Como era de esperar, la vara no fue igual para juzgar las irregularidades en la vacunación en la CABA, gobernada por el PRO, o el accidente de tránsito donde se descubrió que el ministro de Salud de Corrientes, gobernada por la UCR, llevaba 900 vacunas en su vehículo particular.

Este jueves, el país llegó a las millones de vacunas adquiridas.

Desde hace unos meses, los dirigentes opositores se enfocaron en señalar las dificultades del Gobierno para hacerse de vacunas, siempre recordando la negativa a acordar con Pfizer y sus irregulares exigencias.

Sin embargo, a pesar de las complejidades a nivel global para acceder a partidas de inmunización, en los últimos meses la llegada de lotes se regularizó de la mano de la provisión en cantidades millonarias de la Sinopharm desde Beijing y la reanudación del ritmo de entrega desde Moscú.

Tal es así que este jueves se llegó al total de 10 millones de vacunas adquiridas en poco más de cuatro meses. Cifra a la que se accedió a pesar de la demora escandalosa de AstraZeneca con la entrega de las 22.4 millones acordadas, de las cuales aún no llegó ni una, y por lo cual el Gobierno ya intimó a las autoridades a precisar plazos.

En este marco, con más del 15% de la población (7.865.213) inmunizada con al menos una dosis, el último giro de la oposición apunta a señalar la escasa porción de población inmunizada con el esquema completo: 2,07% (938.563 personas).

“En un país donde sólo el 2% de la población recibió la segunda dosis, no hay motivos para festejar y construir una épica. No existe plan de vacunación exitoso sin vacunas. El presidente prometió 25 millones de dosis en febrero y estamos festejando 10 millones en abril/mayo”, cuestionó el diputado Nacional por Formosa, Ricardo Buryaile, en respuesta a una publicación de Carla Vizzotti que destacaba la cantidad de dosis adquiridas.

El titular del interbloque de diputados de JxC adelantó su posición y no se ahorró críticas.

En esa misma línea se pronunció su compañero de bloque tucumano, José Cano, que relativizó el slogan ‘La campaña de vacunación más importante de nuestra historia’. “Rechazaron vacunas. Después pagaron por vacunas que nunca llegaron. Muchas de las que llegaron se las robaron y hasta ahora solo el 2% de la población tiene las dos dosis. Mientras, siguen con la épica”, señaló.

A su vez, el presidente del interbloque y del bloque radical, Mario Raúl Negri, recordó que a AstraZeneca “se le adelantaron 54 millones de dólares por 22,4 millones de vacunas. Pero no llegó ninguna”, y agregó: “el Gobierno no ha sabido a exigir como sí lo han hecho en la Unión Europea. Ocultan todo como lo hicieron con Pfizer”.

En un análisis riguroso, la estrategia discursiva omite el hecho científico de que -15 días después de la aplicación-, recibir una sola dosis reduce drásticamente la posibilidad de nuevos contagios, y evita contraer cuadros graves por el Covid-19 en la inmensa mayoría de los casos.

No obstante, respecto a la provisión de vacunas, cabe aclarar que Brasil recibió ayer, 29 de abril, el primer millón de vacunas de Pfizer, de un total de 100 millones por el cual acordaron y firmaron un contrato con escandalosas exigencias el pasado 18 de marzo.

Entre otras condiciones, el laboratorio no se hace cargo de efectos adversos por la aplicación, establece tribunales estadounidenses para dirimir cualquier tipo de conflicto judicial, e implica diferentes bienes soberanos como forma de resarción en potenciales juicios, que incluyen el tesoro del Banco Central del país sudamericano.

La sensación es que las negociaciones y la capacidad de obtener el bien más demandado a nivel global se presentan más complejas que en los despreocupados discursos del sector político que no tiene a su cargo estas gestiones.

Sin embargo, en pleno año electoral, la coalición opositora ha hecho gala de una virtuosa capacidad de adaptar la crítica a cada etapa y decisión de la administración de la pandemia en general y la campaña de vacunación electoral. El rédito electoral, por delante de todo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias