Casa Rosada entiende que con el renunciamiento de CFK, el candidato natural es Alberto - Política y Medios
27/01/2023 - Edición Nº5474

ENTRETELONES DE CASA ROSADA

Casa Rosada entiende que con el renunciamiento de CFK, el candidato natural es Alberto

El ala dura kirchnerista supo que la salida de Cristina de las listas fue una buena noticia para Fernández y sus pocos seguidores. Tema que recalienta el fuego amigo. Ahora en Balcarce 50 entienden que Alberto es el candidato natural “porque no hay otro”, apuntó alguien muy cercano a él.

La semana de Alberto Fernández se inició como una espera de lo que pasaría el martes con la selección nacional y su partido ante Croacia en el Mundial de Qatar. La única actividad en la agenda oficial señalaba que el jefe de Estado recibiría en su despacho del primer piso de Casa Rosada a su par del gobierno de la comunidad de Navarra, Chivite Navascues.

Fue uno de esos encuentros que rellenan el vacío de actividades del Mandatario e intenta mostrar una suerte de gestión diplomática a nivel internacional. Más tarde, en un escueto comunicado, la vocería informó que en la entrevista se “dialogó sobre la importancia de construir lazos culturales y de desarrollo, tanto económico como tecnológico”. Es decir, nada sustancial.

Por su parte, Juan Manzur recibió a la ex fiscal e interventora de la Agencia Federal de Inteligencia, Cristina Caamaño. Es que su pliego para cubrir la vacante que tuvo que dejar -por una causa de corrupción- Sergio Urribarri en la embajada argentina en Israel, sigue sin materializarse en el Senado. Esta traba está relacionada con las disputas que existen entre el oficialismo y la oposición por la crisis entre el Poder Ejecutivo y el Judicial.

El día “D”, es decir el de la semifinal del equipo argentino en el emirato de la familia Al Thani, llegó y encontró un Balcarce 50 desierto de funcionarios. No así de trabajadores de limpieza (a los que no se les permitió irse antes como a la mayoría); a personal de Casa Militar; a fontaneros que arreglaban -bajo el sol de un verano que parece adelantarse- la fuente del Patio de las Palmeras, y acreditados que vieron el encuentro en la sala de periodistas.

El presidente Fernández decidió quedarse en Olivos y repetir la cábala que mantiene desde que se dio la derrota en el primer partido que le tocó al grupo de Lionel Scaloni con Arabia Saudita. En esa oportunidad vio el encuentro con su pareja, Fabiola Yáñez, su hijo Francisco y la mascota Dylan. Registro que quedó en una postal photoshopeada que recién se subió al IG de Alberto el 30/11, cuando se le ganó a México. Porque la realidad es que, de ahí en más, el Mandatario decidió ver los partidos solo, inclusive el que se jugó el viernes 9/12 del fin de semana extra large. Hablamos del infartante match con los Países Bajos, momento en que el titular del Ejecutivo estuvo alojado en la residencia presidencial de Chapadmalal.

Después de los tuits de festejo y ese martes sin agendas –más que para tres ministerios y una reunión matutina de Fernández con el presidente del Consejo Judío Americano de EEUU, Jack Rosen- el corte semanal deparó un miércoles muy movido.

Al entorno albertista se le ocurrió festejar los tres años de mandato. La idea era destacar logros de la malograda administración de esa terminal del Frente de Todos en Balcarce 50.  El lugar elegido fue el Parque Colón, detrás de la Rosada, donde se armó una gran puesta en escena que tuvo como contracara las ausencias. El único orador fue el presidente Fernández, quien dio su discurso delante de diversos actores del qué hacer en la pandemia, del colectivo LGTBI+, del área de la integración en materia de discapacidad, la Educación, y beneficiarios de distintos programas gubernamentales.

Las sillas vacías pertenecían a varios referentes del oficialismo: gobernadores, intendentes (sólo fueron cuatro ediles). Ni siquiera se vio al hombre que nunca falta, el matancero Fernando Espinoza. Pero en particular sobresalió la de los altos funcionarios, todos vinculados a Cristina Kirchner, que tampoco fue al acto, pese a recibir la invitación. Los huecos que más se hicieron notar, además de la de la jefa política del FdT, fueron los de Axel Kicillof (PBA), del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y la del titular de Economía, Sergio Massa.

 

Después de recorrer datos ligados a la entrega de viviendas, creación de empleo y lucha contra el Covid, el Primer Mandatario afirmó: “Les garantizo a todos que me voy a poner al frente de todos nosotros, sin exclusión. Me voy a poner al frente para que en diciembre de 2023 el presidente o la presidenta que asuma sea uno de nosotros”. Una frase con pretensiones de excluir a CFK del armado de listas luego de su renunciamiento a ser candidata.

El mensaje que pretendió instalar el equipo del Presidente es que la Argentina creció ininterrumpidamente en estos 1095 días de gobierno. Nada se manifestó con respecto a los 18 millones de pobres y 8,5 millones de indigentes que midió el Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

Sobre el final del evento, que por la falta de público se desconcentró rápidamente, únicamente se acercó a hablar con la prensa acreditada la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien declaró a Política&Medios, después de que le consultáramos por la falta de autocrítica, que “siempre se pueden mejorar cosas y empezar a nombrarlas, lo que genera, era sacar el foco de lo que logramos”. 

Debajo del tablado, al jefe de Estado no le quedó otra que aferrarse a las fotografías con los pocos que se hicieron presentes: Estela de Carlotto (Abuelas de Plaza de Mayo) y Taty Almeida (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora). Lo mismo ocurrió con los tres cegetistas que aceptaron el convite. Nos referimos a Hugo Moyano (Camioneros), Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (Estacioneros).

Los que se referían al suceso con cierta ironía, decían en los alrededores de las tarimas armadas para la prensa: “che! ¡pero hubo un gobernador! ¡Juan Manzur!!” (en uso de licencia mientras ocupa la jefatura de Gabinete que dejará en breve). Mientras que otros redoblaron la apuesta humorística exclamando: “dos!, también vino Jaldo (Osvaldo)”, el vice del tucumano que está a cargo del Ejecutivo provincial y peleará la gobernación en fórmula con Manzur -si no se complican las instancias judiciales- el próximo 14 de mayo. Increíblemente ambos fueron los primeros en soltar la mano al Presidente en los comicios nacionales. “Síntomas de la debilidad”, acotó un dirigente PyME que fue a escuchar qué decía Alberto.

No faltó tropa albertista que se preguntó por qué ni siquiera había ido Mario Ishii, a quien después el Mandatario fue a ver imprevistamente a José C. Paz. Hasta cuestionaron la falta de picardía de los organizadores: “Si te quedan tantas sillas vacías, meté gente de cualquier lado, no se puede improvisar tanto!”, demandó un secretario que cada vez está más decepcionado con la gestión.

Las fuentes oficiales que hablaron en off sobre los faltazos a la celebración dijeron: a “Massa es para matarlo, se trabó en el tránsito, es que mantiene el ritmo parlamentario...”. En rigor de verdad, el tigrense tiene varias actividades en horarios más complejos que el de las 10 de la mañana y no falta a ninguno. Por compromiso, el jefe de Hacienda escribió cinco horas después -y desde su cuenta de Twitter- “Tres años trabajando para que el Estado vuelva a extender su mano a cada argentino y argentina. Para que el trabajo y la producción nacional sean los motores de nuestra economía. Y para que el consenso y el diálogo sean el puente para devolver la esperanza”. Alberto Fernández retuiteó el escueto mensaje para sumarlo, al menos, de manera virtual.

Wado dijo que venía, la verdad no sé qué le pasó”, expresó una alta colaboradora presidencial, y agregó que “igual lo importante era que estuvieran los protagonistas que subieron al escenario. Ceremonial envía invitaciones a todos pero no es que tengan que venir. Si uno quiere un acto político y con presencia levanta los teléfonos y llama”, cerró la funcionaria minimizando el tema. De hecho, días después fue Cerruti en on, quien señaló que “no nos pasamos lista en los actos”.

Al empezar la tarde en el palacio rosado se informó que habría una conferencia para la prensa acreditada de las ministras de Trabajo, Kelly Olmos y de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz. Luego de anunciar un bono para privados de $24 mil y otro dirigido a beneficiarios del Potenciar Trabajo –muy inferior al esperado- de $13.500 en dos cuotas, consultada por este medio, la titular de acción social certificó que el pago de esos planes ya no estará atado al Salario Mínimo, Vital y Móvil sino a un órgano consultivo conformado por ella, Massa y Olmos, que negociaran esa paritaria con representantes de la Economía Popular. 

No pasó mucho para que Juan Grabois (MTE-UTEP), saliera a repudiar el monto decidido por la funcionaria. "Victoria Tolosa Paz gana $700 mil, vive en una mansión y les pisa la cabeza a los trabajadores", sentenció el hombre cercano al Papa Francisco, quien además movilizó y cortó el tránsito en pleno centro el viernes. Adelantando movilizaciones a la puerta de hipermercados el martes 20/12 y el jueves 22/12, bloqueos en rutas de todo el país. Cabe la posibilidad de que el Movimiento de Trabajadores Excluidos pase la Navidad en la zona del Congreso. 

Después de dos semanas sin las habituales conferencias de Gabriela Cerruti, el jueves se definió realizarla en horario matutino. A horas de que se conociera el número del IPC, el enunciado que más resonó de labios de la vocera fue: “Entramos en un proceso de descenso de la inflación, lo notamos todos los que vamos al supermercado”.

Consultada por este cronista de Política&Medios en referencia a los últimos datos publicados por el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA), que marcaron un 43,1 por ciento de pobreza (18 millones de personas) y un 8,1 de indigentes (8.5 millones de ciudadanos), la funcionaria señaló que “son números, por supuesto preocupantes”, pero que, al igual que en el caso de la inflación, “no es algo que se termina de un día para el otro”.

En esa línea, Cerruti llamó a continuar con el “ciclo de crecimiento” actual, evitando la llegada de una administración que lo retrotraiga. “Nos ha pasado que hay ciclos en Argentina de crecimiento, de expansión y de disminución de la pobreza, donde después viene un gobierno neoliberal a tirar todo eso por atrás”, expresó, y agregó que considera importante que “no venga un contraciclo, una vez que se empiezan los ciclos de crecimiento como el que está sucediendo ahora en la Argentina”.

“Estamos en un ciclo que comienza a ser virtuoso de crecimiento y redistribución que es muy importante sostenerlo”, manifestó, para aseverar que “hoy la Argentina es notoriamente mejor que hace tres años atrás”, afirmó la Portavoz. 

No faltaron las preguntas con respecto a la posibilidad de que el Presidente viaje a Qatar para ver la final del Mundial. “No hay ninguna decisión tomada”, aseveró, pese a las invitaciones cursadas por su par Emmanuel Macron, según se afirmó, también por parte de la propia FIFA, y hasta del emir catarí, Hamad bin Jalifa Al Thani.

Una versión indicó -durante la tarde de esa jornada- que sus asesores le aconsejaron no viajar, porque si el resultado era adverso se iniciaría la campaña “el Presidente es mufa”, algo que resultó extraño porque en días previos se estuvo intentando organizar un chárter, solventado por funcionarios, para aterrizar en Asia. La segunda trama, indicaba que hubo un mensaje taxativo desde el Instituto Patria que sucintamente indicaba: “no viajes, no están dadas las condiciones del país para eso”.

En el transcurso semanal, Fernández tuvo un encuentro con representantes de la comunidad mapuche, entre ellos la madre de Jones Huala (María Isabel Huala). Allí hubo reclamos por detenciones que se consideran arbitrarias y se le pidió al Gobierno que libere de gendarmes la zona de Río Negro controlada por esas fuerzas federales.

El Presidente también estuvo con la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina, en el marco del tradicional saludo de Navidad. En el cónclave se dialogó sobre la necesidad del trabajo en común, en particular en torno a la inflación y el impacto que está teniendo en los salarios de los trabajadores formales, informales y los de la economía popular. El Mandatario les hizo una reseña de lo que se está haciendo al respecto, entre otras cosas, departiendo con empresarios y otros formadores de precios.

No faltaron recorridos e inauguraciones de obras. En La Plata el jefe de Estado estuvo en la apertura de trabajos en edificios del Instituto de Física de La Plata junto a Daniel Filmus (Ciencia y Tecnología), donde hizo disquisiciones futbolísticas con respecto a la Selección nacional. Por la tarde voló a los pagos del amigo de todos los presidentes, Gildo Insfrán, donde estrenó el Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia de Formosa, Presidente Néstor Kirchner.

En ese contexto de movilización organizado por el gobernador, Fernández expuso: “Estamos haciendo lo que Perón alguna vez nos ordenó, que es darle bienestar a los que lo necesitan, bienestar al Pueblo, a los hombres y mujeres que habitan nuestra Patria”. A la vez se autoproclamó como “el más federal de los porteños”. En el final, hubo un grito presidencial: ¡Viva Perón! y acto seguido empezó a sonar la Marcha con esas primeras notas inconfundibles que se funden con la voz de Hugo del Carril.

Antes, el INDEC había dado a conocer un dato de inflación del pasado mes de noviembre que llamó la atención. El número del 4,9% -y 92,4% interanual- generó dudas alrededor de la figura del massista Marco Lavagna, titular del organismo, que todavía no pudo dar a conocer los datos del Censo 2022 que deberían haberse publicado el 15/8. No son pocos los que consideran incompatible que el economista trabaje junto al tigrense en Hacienda y a la vez mida el IPC.

La jugada es que la cifra interanual no dé 100%, o empiece a bajar en 2023 para promover a Sergio como presidenciable. Ya recibió la bendición de los Gordos (CGT), intendentes, algunos gobernas, y hasta del viejo Paolo Rocca (Techint) ¿qué más quiere?”, disparó un dirigente peronista bonaerense que camina el territorio que ahora le da la espalda a Alberto Fernández.

En las galerías de la sede del Ejecutivo quedó flotando lo ocurrido en el Consejo Federal de Inversiones, donde se juntaron mandatarios provinciales, como Sergio Uñac (San Juan), que promovió la movida, y dirigentes gremiales, que se impusieron como meta tener candidatos propios luego del renunciamiento de Cristina Kirchner. El encargado de fijar posición desde los sindicatos fue Armando Cavalieri (Comercio), quien no apuntó sus cañones contra la Senadora sino sobre el Presidente. “Lo de Alberto desde la pandemia para acá es lamentable”, remarcó bloqueando las aspiraciones reeleccionistas de Fernández. Con respecto a la interna del FdT exhortó: “Estamos cerca del que se vayan todos”.

En la impronta de seguir demostrando un particular proceso de gestión, la agenda del jefe de Estado cerró la semana encabezando una reunión del Gabinete Nacional para la Transversalización de la Perspectiva de Género, y luego, a la hora en que se inició el crepúsculo del viernes, participar de la inauguración de obras de repavimentación en una calle de Berazategui junto a Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y el edil local, Juan José Mussi.

Más allá de los “Precios Justos” que va sellando el Ministro de Economía con diferentes sectores, y que hasta salió a bancar Pablo Moyano poniendo a disposición controles en productos de la canasta básica, el verano viene engorroso. Las temperaturas suben y los cortes de luz están a la orden del día. Algo que recalienta más aún el clima social. El dólar blue no otorgó descanso y terminó la semana a 321 pesos, con un oficial que cada vez se acerca más a los $200 (este viernes cerró a $180,19).

En ese calor de fin de año, Fernández le puso la frutilla al postre. Ingresando por la explanada a Rosada vio a un grupo de chicos de escuela que visitaban la Casa. Los saludo y ante la consulta de uno de ellos sobre si el seleccionado iba a ganar, expresó sin dudarlo: “Vamos a salir campeones”. La frase al rato circulaba en los medios y la portavocería trinaba a los cuatro vientos. Sólo resta esperar que la Argentina triunfe y el material no quede instalado como el presagio de un infortunio anunciado. 

El ala dura kirchnerista supo que la salida de Cristina de las listas fue una buena noticia para Fernández y sus pocos seguidores. Tema que recalienta el fuego amigo. Ahora en Balcarce 50 entienden que Alberto es el candidato natural “porque no hay otro”, apuntó alguien muy cercano a él, que además reflexionó: “si un presidente considera que hizo una buena gestión ¿cómo no va a ir por su reelección?".

A las críticas por el faltazo de Massa al festejo por los tres años de Gobierno, uno de sus referentes respondió con dureza: “Mientras en la rosada armaban actitos boutique @SergioMassa cerró las mejores licitaciones para la Argentina y bajó la inflación, menos actos y más laburo!!!", tuiteó el diputado Ramiro Gutiérrez, colaborador del superministro.

 Ahora las puertas y la caja de Pandora quedan abiertas en el polifacético oficialismo. La danza de nombres es extensa y muchos tienen que ver con globos de ensayo. Axel Kicillof no quiere dejar la Provincia de Buenos Aires, su mesa chica cree que es el único que asegura un triunfo en el distrito más importante de la Argentina.

Wado de Pedro se deja alabar hasta por Grabois, y Uñac, Scioli, incluyendo a Massa, forman parte de un cóctel que pretende imitar a Juntos por el Cambio a la hora de ampliar la oferta electoral. Eso no desestima la teoría de elegir al mejor posicionado para ser la más fuerte oposición ante un gobierno de raigambre macrista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias