¿Dónde se compran criptomonedas? - Política y Medios
27-02-2024 - Edición Nº5870

ACTUALIDAD

¿Dónde se compran criptomonedas?

Una guía básica para comenzar a entender de dónde se obtienen las criptomonedas. Exchange, keys, wallets y las diferencias entre cada una de estas tecnologías.

Por: Dolores Collazo. (Estudio Comunicación, me dedico al Marketing Digital y me considero una apasionada de la tecnología blockchain)

Antes de leer esta nota te recomiendo revisar las notas anteriores: 

https://politicaymedios.com.ar/nota/17641/hablemos-de-dinero-y-de-criptomonedas/

https://politicaymedios.com.ar/nota/17660/que-hay-mas-alla-de-bitcoin/

Aclaración: cada vez más gente se interesa en el tema en busca de lograr plata fácil, apresuradamente y sin saber qué están comprando o cómo funciona, lo cual es un error. En ese sentido,  quiero aclarar que estas notas no serán una guía para inversores, sino una puerta a mucho más concoimiento. Jamás te voy a decir qué debes hacer con tu dinero, y nadie debería hacerlo.

Ahora sí, empecemos:

Las criptomonedas son activos financieros 100% digitales y descentralizados, lo que significa que no puedo dirijirme al banco y pedirles que me entreguen mis bitcoins físicos (no, las monedas que vemos en las imágenes en internet no existen). Entonces, la primera pregunta que surge ante este escenario es: ¿Dónde puedo conseguir estos bitcoin/criptomonedas si no quiero comprometer equipo para realizar tareas de validación (minado)?

La respuesta es sencilla: en un “exchange” o una plataforma de compra y venta de criptomonedas.

[Qué es un exchange]

Un exchange es una plataforma de negociaciones virtuales con criptodivisas, que permite a los clientes la realización de operaciones de compra/venta de criptomonedas y/o de intercambios de un tipo de criptomoneda por otro o por dinero fiat y, hasta por mercancía en algunos exchanges. En criollo, sería una especie de casa de cambio que trabaja con criptomonedas.

Distintos tipos de exchange:

A medida que más usuarios se vieron interesados por el intercambio de criptodivisas, la funcionalidad y forma de las plataformas de cambio se fue expandiendo y adaptando a la necesidad de los clientes.

Al momento de escribir esta nota, existen 2 grupos definidos de exchanges: los centralizados (CEX) y los descentralizados (DEX).

Exchanges Centralizados (CEX)

En las notas anteriores hablé de la descentralización como un pilar fundamental para la creación y el propósito de las criptomonedas, sin embargo, la realidad es que la mayoría de los intercambios cripto se realizan en plataformas centralizadas, donde un tercero hace de mediador entre las negociaciones de los clientes o “traders” que utilizan el CEX.

Las ventajas de realizar transacciones en este tipo de Exchange van desde el aporte de liquidez (es decir, siempre podrás cambiar tus cripto a dólares cuando lo desees), la velocidad de las transacciones y hasta la facilidad de uso de estas plataformas como un medio para la adopción masiva y expansión del mercado de las criptomonedas.

Por otro lado, la gente que argumenta en contra del uso de este tipo de exchanges, afirma que se pierde la filosofía principal que da origen a Bitcoin, que es la de dar a los usuarios la propiedad del valor que tiene su dinero y de poder intercambiarlo sin censura o regulación y desde el anonimato.

Esto último es más que cierto, ya que mientras tus criptomonedas se encuentren dentro del Exchange, este es dueño total de tus fondos y puede decidir congelar tu cuenta en caso de que incumplas con las reglas propias de la plataforma, o a veces incluso del país en el que se esta operando (pero en eso profundizaremos en una siguiente ocasion). Además, cabe aclarar que los que fijan la tasa de cambio de las criptomonedas, son los propios exchanges y no los usuarios.

Entre los exchanges centralizados, podemos encontrar:

  • Exchanges tradicionales: plataformas a la que los usuarios acceden para comprar o vender tokens según la cotización de los mercados. Suelen ser plataformas altamente reguladas, que cumplen con las normas de KYC (Conoce a tu cliente) y AML (Anti-Lavado de Dinero). Ello significa que son plataformas que no son privadas, pues el usuario debe dar a conocer su identidad para participar en la misma. Ejemplos de esto puede ser Binance, Kucoin, Kraken y más.
  • Brokers de criptomonedas: son espacios que permiten a los usuarios intercambiar rápidamente sus criptomonedas por otras de su preferencia. Están más centrados en ofrecer un intercambio que permita al usuario acceder una determinada criptomoneda. Debido a esto, están construidos de forma muy sencilla con el fin de facilitar su uso a los usuarios más noveles. Un ejemplo de este tipo de servicios Lemon Cash, Belo, Bitso y más.

Un dato no menor es que varios de estos CEX utilizan la función KYC o “Know Your Customer” por sus siglas en ingles (Conoce a tu cliente) que se utiliza para verificar la identidad de aquellos usuarios que quieran utilizar la plataforma.

Una frase muy repetida en la comunidad es “Not your keys, not your crypto” que traducida directamente al español, quiere decir que si no posees las llaves privadas de tus criptomonedas, no son realmente tuyas. (Explicaremos más a fondo que son las llaves publicas y privadas en el apartado de billeteras virtuales o “wallets”).

Exchanges Descentralizados (DEX)

El otro grupo de exchanges es el de los Exchange descentralizados. En este tipo de plataformas, no existe ese tal tercero que actúe de mediador entre los usuarios que quieren intercambiar sus cripto. El control es realizado por un software que permite que se puedan realizar transacciones de persona a persona, P2P.

Al no existir un ente mediador, las tasas de cambio son fijadas por los usuarios a través de ordenes de compra y venta. Para dar un ejemplo claro, es como si yo dijera abiertamente al software del DEX que quiero comprar Bitcoin a un precio determinado (publicar una orden de compra) y si alguien esta dispuesto a venderlo a ese precio (publica una orden de venta) el software de la plataforma se encarga de que la transacción sea realizada.

Entre los DEX mas utilizados se encuentran Bitsquare, OpenLedger, 0x, SushiSwap y Uniswap, entre muchos otros más.

Existen los DEX:

  • Basados en libros de ordenes : Un libro de órdenes es una lista de compra y venta de un activo a varios niveles de precio, los usuarios pueden establecer órdenes de compra y venta a sus precios límite elegidos o a precio de mercado.
  • Basados en pools (o piletas) de liquidez: Los pools de liquidez son reservas de tokens que se encuentran en los contratos inteligentes de los DEX y están disponibles para que los usuarios intercambien activos dentro del Plataforma. En estos las ordenes se ejecutan automáticamente de forma matemática a través de este contrato que calculara los precios comerciales de forma algoritimica.

Si bien, este ultimo tipo de plataformas es más “fiel” a la idea original de las criptomonedas, no es recomendable para usuarios inexpertos y se recomienda que a los que quieran empezar a “jugar” con este tipo de activos empiecen en un Exchange centralizado.

Si te interesa saber más y explicado de manera gráfica cómo funcionan estos exchanges y cuál es la diferencia entre ambos, te recomiendo este video de Crypton.

Entonces ya vimos cómo conseguir criptomonedas utilizando dinero fiat u otras criptomonedas (mayormente stablecoins, criptomonedas que van uno a uno con el valor de alguna moneda de un país).

Ahora bien, sabemos como comprarlas, ¿pero recordás que te mencioné que si las monedas se encuentran en un Exchange centralizado, no son exactamente tuyas? Esto es porque es ese Exchange centralizado, quien es dueño de las llaves públicas y privadas de tus cripto.

[¿Qué son las llaves públicas y privadas?]

Una clave pública se asemeja al CBU de una cuenta virtual de home banking, esta funciona como una dirección donde se puede recibir criptomonedas. Como su nombre lo indica, si yo quiero realizar una transacción con alguien en cripto, debo compartir mi clave pública, para que dicha persona sepa donde enviar las criptomonedas. La clave privada es la que da acceso a los fondos registrados en una clave publica.

Una buena analogía es pensar en que la clave pública es la dirección de tu casa, donde recibes tu correo, comida o envíos de mercadería, mientras que la clave privada es la llave de tu casa, donde vos vas a guardar lo que recibas y, en caso de que sea necesario, enviarle a otra persona lo que tenes dentro. Por esto es tan importante que la clave privada sea almacenada de una forma muy segura, ya que es el equivalente a darle las llaves de tu casa a una persona y darle acceso a todo lo que hay dentro.

Es decir, siguiendo el ejemplo anterior, para que dicha persona me envíe sus criptomonedas, tiene que tener acceso a SU clave privada y “autorizar” el movimiento de transferencia.

Si bien tener tus monedas en un Exchange centralizado como Binance o Kucoin tiene la ventaja de no tener que preocuparse por las llaves privadas y públicas (ya que el Exchange las almacena por vos y las utiliza cada vez que realizas una transferencia) también estas dando un voto de confianza enorme en esa plataforma centralizada. Ya que estas expuesto tanto al congelamiento de tus fondos, como a que, ante un hackeo de la plataforma, alguien con malas intenciones acceda a tus claves privadas, es decir, a tus fondos.

[Qué es una “Wallet”]

¿Qué podemos hacer para resguardanos de ese riesgo? Existe lo que se llama “wallets” o billeteras virtuales que funcionan por fuera de estos exchanges centralizados. Entre las más distinguidas y utilizadas se encuentran Metamask, Trust Wallet y Exodus, pero existen infinidad de billeteras sobre las distintas blockchains, que se utilizan para “mover” criptomonedas a través de las mismas.

Estas billeteras virtuales, funcionan de manera descentralizada, ya que no hay un mediador o un ente regulatorio que tenga control sobre tus claves privadas (tus fondos). Ventajas de esto, hay muchas, pero la principal es que uno es realmente dueño de su dinero.

Pero como dijo el Tío Ben “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”, ya que al ser el dueño absoluto de tus cripto, eso te hace responsable directo de cualquier error que se pueda producir, ya sea enviar tus criptomonedas a través de una red incorrecta, generando la perdida de ellas o mismo ceder tu clave privada sin darte cuenta y ceder el control sobre tus fondos a un tercero.

Cabe aclarar que hay varios tipos de billeteras virtuales que pueden ser separadas en dos grandes grupos:

  • Hot Wallets (Billeteras calientes) : Son aquellas billeteras conectadas a internet, proveen falicidad a la hora de transaccionar o gastar crypto, pero también aumentan el riesgo ante un virus en tu computadora o celular donde esta esta billetera. (Metamask, Phantom, Trust Wallet etc.)
  • Cold Walltes (Billeteras frías): Estas billeteras no están conectadas a internet, son billeteras físicas, normalmente una suerte de pendrive, pero programado para almacenar criptomonedas. Si bien son las más seguras, son mas complejas de utilizar y no son tan convientes si lo que queremos es mover nuestras criptomonedas en cortos períodos de tiempo. Se usan mas que nada para guardarlas al largo plazo. (Ledger, Trezor, etc.)

Si te interesa aprender mas sobre los distintos tipos de billeteras virtuales y como funcionan te recomiendo este video de Federico Tessore.

La realidad es que es importante, a la hora de decidir cuál elegir, saber qué es lo que uno quiere hacer con esta tecnología. Pero no me quiero adelantar, más adelante hablaremos de todas las posibilidades que este universo pone a nuestro alcance.

¡Gracias por leer!

 

Temas de esta nota:
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias