A pura campaña, Garro recibió a Ritondo y recorrió City Bell con sus precandidatos provinciales - Política y Medios
21/09/2021 - Edición Nº4981

PASO

A pura campaña, Garro recibió a Ritondo y recorrió City Bell con sus precandidatos provinciales

De la mano del ex ministro de Seguridad bonaerense, volvió la apelación a “las mafias” con un discurso fuertemente orientado a la crítica a la inseguridad.

Pese a no ser candidato, el intendente de La Plata, Julio Garro, viene siendo un protagonista de lujo de la campaña del PRO de cara a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) legislativas.

En esa ocasión, el jefe comunal recibió al presidente del bloque de diputados nacionales del partido, Cristian Ritondo, para acompañar el recorrido por City Bell de los precandidatos a diputados provinciales, Fabián Perechodnik y Julieta Quintero. Los dirigentes acudieron al centro comercial ubicado sobre la calle Cantilo (473), donde se emplazan numerosos stands de campaña, y también dialogaron con los vecinos de la zona.

Allí, Perechodnik aseguró que “hoy las mafias están liberadas porque sectores del gobierno las apañan”, encolumnando su discurso tras el combate a la inseguridad, en línea con la campaña que viene sosteniendo el precandidato a diputado nacional por la provincia, Diego Santilli.

Ciertamente, la proliferación del delito es una de las problemáticas que más preocupan a los vecinos de la zona norte platense -y de la ciudad toda- desde hace tiempo. En los últimos años, la comunidad organizó numerosas marchas, manifestaciones y caravanas de autos en épocas de aislamiento social más rígido para hacer sentir el reclamo.

“Hoy Argentina sostiene un modelo de país que libera presos y encierra a los laburantes, donde el delincuente parece tener más derechos que un trabajador”, añadió el precandidato, en referencia a las medidas dispuestas por el Poder Judicial para con la población carcelaria en el marco de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

En esa línea, Perechodnik también señaló que “los vecinos además de temer por su salud, por la economía, por su propio trabajo, temen por su vida cuando salen a la calle”, y subrayó: “Delinquir no puede ser gratis, por eso vamos a defender a los vecinos y a las víctimas, no a los delincuentes”.

Por su parte, Ritondo no pasó por alto la conflictiva interna de la UOCRA en la ciudad, motorizada por el intento de retorno de Juan Pablo “Pata” Medina al gremio.

“La Plata está viviendo días muy especiales, donde los violentos del sindicalismo vuelven a estar libres y a traerle problemas a la producción y al crecimiento de la ciudad. Desde el primer momento nos comprometimos a dar pelea contra la violencia que las mafias despertaban en la provincia de Buenos Aires, con el juego ilegal y en lo sindical”, sostuvo.

Por su parte, recordó que el “hecho más simbólico” que trajo la pandemia fue que “se encerró a los ciudadanos y se liberaron a los presos” y aseguró que hoy “se están pagando las consecuencias de esa decisión política”.

La dialéctica punitivista no sorprende, en primer lugar porque la inseguridad como concepto viene siendo el caballito de batalla de la campaña opositora en territorio bonaerense.

En segundo lugar, por tratarse de una localidad de alto poder adquisitivo que en la última década vio crecer exponencialmente su población y, con ello, trastornar su particular fisonomía y dinámica cotidiana. En definitiva, la apelación a los ‘lugares comunes’ del imaginario de la ciudadanía poco afín al universo político es una tradición del PRO desde su fundación misma.

Lo llamativo en este escenario es la apuesta a la amnesia selectiva sobre el notable incremento del ilícito en la provincia durante los años de gestión de María Eugenia Vidal, que ponen en jaque esta cosmovisión de que la “mano dura” resuelve este conflicto sistemático.

En abril de 2018, el entonces jefe de la bonaerense, Fabián Perroni, respondía a las críticas con un concepto tan claro como evidente: “Nosotros con los trabajos de prevención y estrategia hemos logrado bajar los delitos complejos, pero hay un problema social que hace que la persona que tenga la necesidad de comer -por definirlo de alguna manera- aumente el delito más simple”.

Sin embargo, en las últimas semanas la decisión del ex presidente Mauricio Macri de incursionar en críticas al Frente de Todos por su endeudamiento externo o por el cierre de empresas parece indicar que, más que una casualidad o un descuido, apuntar sobre puntos flojos de la propia gestión parece ser la estrategia delineada, al menos en Propuesta Republicana.

Distinta es la historia entre los candidatos radicales que, si bien fueron parte de aquella administración, han aprovechado a despegarse de muchas decisiones atribuidas a la figura de Macri desde mucho antes de la campaña, dejando entrever el intento de recuperar peso relativo en la alianza de la mano de candidaturas como la de Facundo Manes y Ricardo López Murphy.

[El otro pilar de campaña, la reducción de impuestos como estímulo productivo]

Una de las grandes novedades que traen las elecciones de medio término es el notorio incremento de la influencia de candidatos de ideología económica liberal. Figuras como Javier Milei y José Luis Espert parecen calar cada vez más hondo en particular entre la juventud conservadora, aunque aún resulta una incógnita cuál pueda ser su desempeño en las urnas.

Sin embargo, en consonancia con lo expresado por el propio Milei, el avance de dirigentes autoproclamados de derecha no sólo apareció en el radar sino que comienza a inquietar a Horacio Rodríguez Larreta. En esa línea, desde Uspallata tomaron nota y se ha intentado enaltecer la precandidatura de López Murphy, que antes que rival de interna puede resultar contendiente de propuestas liberales externas a Juntos.

Pero además, este fenómeno propició que la necesidad de reducir la presión impositiva para impulsar el crecimiento productivo y comercial ocupe un espacio prioritario en la plataforma de Santilli, que el ala moderada del espacio procura replicar.

“De esta situación se sale con más trabajo, con menos presión tributaria, con escuelas abiertas, y con una política de seguridad que vuelva a dar lucha contra el narcotráfico y las mafias”, lanzó Ritondo hacia el final incluyendo algunas definiciones de carácter más propositivo.

María Eugenia Vidal, en su campaña, también recorre este sendero discursivo.

A su vez, Quintero junto al precandidato a Concejal, Javier Mor Roig, intercambiaron ideas y opiniones con los vecinos y comerciantes sobre los programas que se vienen desarrollando desde el Municipio.

También, como parte del itinerario, Garro y Ritondo recorrieron las instalaciones de “Albano Cozzuol S.A”, una empresa productora de moldeados de plástico y autopartes que está en La Plata desde 1952 y que actualmente genera empleo para 950 familias de la ciudad.

Allí, el intendente sostuvo que “es muy importante, y más en un momento como este, estar cerca de los que trabajan y de los que generan trabajo”, y destacó: “Ese es el objetivo de nuestro plan de reactivación económica, que propone eximir del pago de tasas y tributos municipales por 10 años para quienes quieran radicarse y producir en la ciudad”.

Por último, sostuvo que “tenemos que trabajar por un Estado que apoye el crecimiento y que cuide a los vecinos que se levantan todos los días a las 5 am para impulsar su negocio” y concluyó asegurando que “la clave para salir adelante es acompañar a los que invierten y crean trabajo para generar mayores oportunidades”.

Si bien su cara no estará en ninguna boleta, las elecciones de medio término vienen funcionando como un importante trampolín para Julio Garro, que pretende ampliar una influencia política -hasta hace poco- muy circunscripta a la capital bonaerense.

En esa empresa, la decisión de Santilli de elegir City Bell para lanzar su precandidatura sugiere que en el armado de Larreta de cara a las presidenciales 2023 el jefe comunal platense se encuentra en el radar. Además, en las últimas semanas recibió al propio jefe de Gobierno porteño en una ocasión y al ex vicejefe en otra, con quien recorrió el casco urbano, nada más y nada menos que junto a la presidenta del partido, Patricia Bullrich.

Entretanto, la compleja realidad de la ciudad también le exige equilibrar los esfuerzos de campaña con la gestión interna, a la cual aún le restan más de dos años y numerosas cuentas pendientes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias