Alberto Fernández prometió en campaña que no va a volver a ocurrir algo como lo de Olivos - Política y Medios
23/10/2021 - Edición Nº5013

ENTRETELONES DE CASA ROSADA

Alberto Fernández prometió en campaña que no va a volver a ocurrir algo como lo de Olivos

Con el ruido de fondo de lo ocurrido en Olivos, el Frente de Todos tiene por delante varios días que incluyen actividades de campaña con el Presidente como protagonista, quien deberá convivir con el silencio ensordecedor que proviene del ala kirchnerista.

Por: Juan Pablo Peralta - DESDE CASA ROSADA

 

Mientras el sábado 7 de agosto pasado (día del patrono del trabajo), los denominados “Cayetanos”, el grupo de organizaciones sociales que forman parte del Frente de Todos, integradas en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), movilizaban desde Liniers hacia un importante acto en Plaza de Mayo en torno al reclamo conjunto por un Salario Básico Universal, Alberto Fernández participaba de una jornada virtual denominada “Argentina avanza, el país que queremos”. Junto a gobernadores, ministros, sindicalistas y legisladores, el mandatario pareció hablarle al kirchnerismo duro, advirtiendo que “acá nadie sobra y ninguna pelea sirve. No sirve diferenciarnos de nuestros compañeros, sino de los que se alejan de la gente. Por favor, no les volvamos a dar la oportunidad, por nuestras desavenencias, de que ellos puedan volver. No volvamos a cometer semejante error”.

Debido al valor electoral que el oficialismo le asignó a la pandemia, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, salió pocas horas después a decir que el Gobierno no descarta una norma que otorgue ventajas al que se vacuna, dejando entrever lo contrario para el que no lo haga. El globo de ensayo duró hasta que la Unión Industrial Argentina (UIA), aprovechó el guiño para proponer no pagar el salario a aquellos empleados que no estén vacunados. Algo que culminó con un rechazo oficial, al menos por ahora.

Aprovechando al máximo la posibilidad de realizar actos de gobierno (en tono de campaña) hasta el 18 de agosto, fecha en que por ley se deben discontinuar, el titular del Poder Ejecutivo arrancó el lunes con una actividad en Tecnópolis. La idea fue apuntar al electorado joven, ese que en las encuestas que maneja Casa Rosada se muestra apático por el efecto “grieta” y desencantado con el pasado macrista y el presente frentista. Fernández apeló a la actitud transformadora de la mocedad y aseguró que su gen revolucionario “nunca se apagó”. Ese mismo día, Santiago Cafiero se encargó de terminar con el misterio y anunció que el elegido para ir al Ministerio de Defensa era Jorge Taiana y a Desarrollo Social, Juan Zabaleta, el hombre de Hurlingham que ya estaba confirmado extraoficialmente. Con respecto a la primera designación, lo primero que hizo el Presidente fue desempolvar el viejo axioma conocido en el mundo político (especialmente en el periodístico), como el de “la confirmación por negación”. De esa manera salió a decir sin meditar: “Es mentira que a Taiana me lo haya impuesto Cristina”.

El martes, Fernández siguió su derrotero electoralista con una actividad donde anunció obras públicas desde Quilmes y respondió a las críticas de Juntos por el Cambio citando a Aníbal Fernández: “El que trabaja se equivoca”, enfatizó en defensa de su gestión. Por la tarde, los nuevos integrantes del Gabinete nacional asumieron en el Salón Blanco de Casa de Gobierno y dejaron dos frases en una improvisada rueda de prensa con los periodistas acreditados en el Patio de las Palmeras. Zabaleta aleccionó a las organizaciones sociales al aseverar que “con este ministro no va hacer falta cortar calles para dialogar”. Mientras lo decía tenía una movilización en la puerta de su nueva sede ministerial. Por su parte, Taiana eligió hablarle a los altos mandos de las FF.AA. antes de analizar recambios en las cúpulas de los uniformados. Remarcó que en su cartera será prioridad tener Fuerzas Armadas “subordinadas al poder político”.

El raid presidencial continuó el martes en el barrio porteño de Belgrano para participar de un acto dedicado al fortalecimiento en las políticas de inclusión para los discapacitados. En tono confesional manifestó: "Tengo la tranquilidad de haber hecho mucho, pero también la certeza de no haber hecho todo". En el crepúsculo de Balcarce 50 se esperaba con gran expectativa una reunión del Gabinete Económico que finalmente encabezó el propio Presidente. Al finalizar el encuentro, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca y la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, anunciaron en el Salón de Conferencias, un plan de créditos para un millón de personas (entre autónomos y monotributistas) a tasa cero. Consultada por el autor de esta nota, sobre la permanente suba del Índice de Precios al Consumidor, Todesca reconoció que la meta del 29 por ciento de inflación que se impuso el Gobierno “no es realizable”, y agregó que según entienden los funcionarios del área: "La inflación se viene reduciendo lentamente, más lento de lo que nos gustaría a nosotros”. Esa noche, el mandatario dio un reportaje “intimista” en un programa muy publicitado por su propio entorno, donde expresó que lo de las visitas a Olivos está “totalmente exagerado”.

En la provincia de Entre Ríos, el jueves, Fernández presentó un plan para la promoción del trabajo registrado de 250 mil trabajadores rurales. Allí admitió "problemas" inflacionarios y culpó a la "voracidad" de los formadores de precios por los aumentos incesantes. Los dichos tenían un justificativo, a las 16 hs, el INDEC dio a conocer una inflación más alta a la esperada en el seno de la administración central, un 3 por ciento para el pasado mes de julio. Es decir, un 51,8% interanual, y una acumulada en siete meses de 29,1%.

En la previa al cierre semanal, se vio entrar y salir por la explanada del Salón de los Busto del palacio de Gobierno, al ahora ex diputado Facundo Moyano. El hijo del titular de Camioneros fue a formalizar la renuncia a su banca del FdT del otro lado del escritorio de Santiago Cafiero. Días antes, el propio Presidente trató de frenar esa salida, pero las cartas ya estaban echadas. En una carta que subió a las redes, el joven dirigente escribió: "no podemos conformarnos con un país que tiene un índice de pobreza de más del 40% y una informalidad laboral del 50%”. En Rosada, un operador del “albertismo” leyó la salida con una síntesis que daba la impresión de señalar al Instituto Patria: “al moyanismo no se le dio el lugar que esperaba en las listas, no les gustó y tienen razón, además, la relación de Facundo con Máximo no es de las mejores “.

La celebración por los 200 años de la UBA, que reunió al jefe de Estado con uno de los candidatos bonaerenses de Juntos, Facundo Mannes, Horacio Rodríguez Larreta, y otros ex universitarios, quedó enturbiada por una nueva foto que ensombreció aún más el episodio de los ingresos a la quinta de Olivos en plena pandemia. El “fuego amigo” volvió a al escenario mediático y con mayor virulencia. La postal de Fernández junto a Fabiola Yañez y otras diez personas, en el marco de los festejos de cumpleaños de la primera dama, pero en flagrante violación a todas las normas y restricciones vigentes para ese 14 de julio de 2020, hicieron estragos al interior del FdT, y por supuesto, le dejó el camino allanado a la oposición para presentar un pedido de juicio político contra el primer mandatario, además de la incorporación de más pruebas en la causa que lleva adelante al respecto, el fiscal federal, Ramiro González. Los celulares de los voceros frentistas empezaron a arder en simultáneo y la caza de brujas (y brujos) no sirvió para mucho, así que hubo que improvisar un comité de crisis urgente que analizó los daños y determinó que Cafiero saliera a hablar por un medio aliado con el fin de reconocer el error. “No tendría que haber pasado. Y estuvo mal”, reflexionó el coordinador nacional de los ministros, y después de explicar que por esos días la residencia presidencial funcionaba como el centro de operaciones para la situación epidemiológica, apuntó sus cañones a los opositores, a los que intentó poner en igualdad de condiciones por viajes de Macri, Larreta, y reiteró que ellos (JxC), hacen política a partir de un discurso del odio.         

Se supo que Cristina Kirchner, pese al enojo, dio la orden de guardar silencio hasta que aclare. Lo hizo al ponerse al tanto de la situación después de un acto que encabezó en Lomas de Zamora para un relanzamiento del Plan Qunitas, donde criticó duramente a Mauricio Macri, mostrándose muy alejada del supuesto manual de estilo electoral del secretario de Comunicación, Juan Pablo Biondi, que sugería no nombrar al ex presidente para no irritar a sus más férreos simpatizantes, especialmente en lugares claves como CABA y Córdoba.

En un intento por reorganizar el discurso oficial frente a la potente disrupción generada por la fotografía en la residencia de los presidentes argentinos, se decidió correr la agenda de Fernández, quien tenía previsto este viernes anunciar en Olavarría la ampliación de ley de Zonas Frías y reducción de tarifas de gas a las 11:30 de la mañana, quedando finalmente para después de las 16 hs. El primer indicio de la flamante estrategia oratoria lo dio la cabeza de lista del FdT bonaerense, Victoria Tolosa Paz, quien en Mar del Plata dijo a la prensa “fue un error, no debería haber ocurrido y hay que pedir perdón”. Ya en territorio bonaerense, el propio presidente Fernández dijo que “en ese contexto, el 14 de julio, día del cumpleaños de mi querida Fabiola”, ella, “convocó a un brindis que nunca debía haberse hecho, y que lamento que haya ocurrido, claramente lo lamento, y que, mirado en retrospectiva, debía haber tenido más cuidado, que evidentemente no los tuve”. El jefe de Estado declaró que sobre lo que pasó nada se ocultó, porque toda la gente que ingresó está registrada y “padece mucho todo esto”. Y para cerrar el tema reflexionó y prometió que “desde esa condición humana que tenemos los que hacemos política, lamento lo que ocurrió, no va a volver a ocurrir”.

Con el ruido de fondo de lo ocurrido en Olivos, el Frente de Todos tiene por delante varios días que incluyen actividades de campaña con el Presidente como protagonista, quien deberá convivir con el silencio ensordecedor que proviene del ala kirchnerista. Si no hay cambios de último momento en la agenda presidencial, el sábado Fernández vuela a Iguazú (Misiones) para lanzar el programa turístico Previaje. El lunes llega a La Matanza para encarar anuncios en materia educativa, arribaría el martes al partido de San Martín y a la Isla Maciel con el fin de entregar viviendas, y clausurar este tiempo de eventos gubernamentales, de cara a las PASO, en la ciudad de Mar del Plata.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: