La escasez de camas y la muerte de docentes ponen en jaque la rebeldía de Larreta - Política y Medios
06/12/2021 - Edición Nº5057

RESTRICCIONES

La escasez de camas y la muerte de docentes ponen en jaque la rebeldía de Larreta

La preocupante realidad epidemiológica se suma a las presiones políticas y gremiales para que la CABA acate la suspensión de las clases presenciales.

La decisión de desobedecer el DNU presidencial que suspendía la presencialidad, en principio, por 15 días, le permitió al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires abandonar brevemente el rol dialoguista para capitalizar políticamente el descontento de parte de la sociedad con el retorno a la virtualidad.

A pesar de que la Capital Federal era -y aún es- uno de los distritos más comprometidos epidemiológicamente del país, Horacio Rodríguez Larreta acudió a la justicia con tal de sostener su posición, para luego desoírla cuando le marcó la falta de competencia del tribunal que había fallado a su favor.

En todo caso, las escenas de rebeldía exhibidas desde territorio autónomo sin dudas apuntó a mejorar la imagen del jefe de Gobierno entre los núcleos opositores más duros, divisando de reojo la actividad constante de su contrincante interna, Patricia Bullrich.

Pero, como a lo largo de toda la pandemia, la gran diferencia del mandatario porteño con la mayoría de los referentes de su espacio político, es su posición de gestión -nada más y nada menos que en la ciudad más preponderante del país-.

En ese sentido, la realidad comienza a delinear los límites del desacato al Ejecutivo Nacional y a la justicia Federal en los que incurrió la Ciudad en los últimos días.

Este martes, trascendió que en el sistema de salud público de la capital sólo quedan 72 camas de terapia intensiva libres, alcanzando un 84% de ocupación y en pleno crecimiento. De acuerdo al reporte previo, este lunes el indicador marcaba 83,5%.

En tanto, en una jornada con una sensible baja del total de contagios a nivel nacional, CABA sostuvo un alto número de nuevos casos, en sintonía con el presentado las últimas semanas (2.662), además de 35 decesos.

El sistema de Salud porteño reportaba para el 25 de marzo una ocupación de camas de terapia intensiva del 27,3% con 123 personas internadas en estado de gravedad.

En ese sentido, este lunes el ministro de Salud, Fernán Quirós, aseguró que, si bien la curva de contagios abandonó su tendencia al incremento sostenido, la infraestructura sanitaria no logrará soportar una meseta en estos niveles de contagio. 

“La Ciudad viene hace dos semanas con un número estabilizado muy alto de casos, 2600, 2700 de promedio, lo cual tiene implícito una buena noticia y otra de mucha alerta”, manifestó el funcionario en diálogo con La Nación Más.

La presidenta del PRO no se ahorró críticas para con su compañero de partido en el marco de la interna opositora.

Lógicamente, la buena noticia giraba en torno a que el incremento de nuevos contagios diarios había comenzado a ceder. No obstante, advirtió: “La alerta es que si no bajan rápidamente, y se sostiene por mucho tiempo ese número tan alto de casos, cada vez se van ocupando más las cámaras de terapia intensiva”.

En ese sentido, aseguró que “con estabilizar no alcanza” y adelantó que “si ese grupo de medidas no alcanza para bajar estos casos amesetados, naturalmente vamos a tener que hacer algo”.

[El fallecimiento de docentes aumenta la presión gremial y política]

En el día de ayer, el docente Sergio Fabián Vicino falleció por Covid-19, sumándose a otros 4 profesionales de la enseñanza que perdieron la vida desde el inicio de las clases presenciales, según precisaron los gremios.

La víctima tenía 57 años y había trabajado durante 30 años en la Escuela Técnica Cornelio Saavedra de Parque Avellaneda. En la institución, 17 docentes y la mitad de los directivos contrajeron el virus. Desde el gremio Ademys, informaron la situación en las redes sociales “con mucha tristeza y mucha bronca”, y compartieron una imagen de Vicino.

“Una escuela en la que es imposible cumplir los protocolos, en la que las aulas de taller no tienen ventilación, en la que no se realizaron obras, en la que no se informan los contagios y casos sospechosos. Sergio se contagió a principios de abril y hoy lo llora su familia, sus compañerxs y amigxs”, lamentó el sindicato a continuación.

Al respecto, cuestionaron: “¿Cuántxs más tendremos que morir? ¿Cuántxs para que se implementen las medidas evidentes? ¿Para que de termine la prioridad de los negocios,  los votos y la mezquina y absurda disputa politiquera? No nos resignamos a morir así”.

Desde el gremio responsabilizaron a autoridades nacionales y porteñas.

En tanto, como informó PolíticaYMedios, el jueves pasado legisladores porteños del Frente de Todos presentaron un proyecto de Ley para definir parámetros precisos sobre los cuales determinar la modalidad en que se dictan las clases. Se prevé establecer un “sistema de autocontrol de presencialidad de clases”, basado en el monitoreo semanal de la tasa de incidencia de los contagios en la Capital Federal.

La presentación contempla “el límite de 200 contagios por cada 100.000 habitantes según la tasa de incidencia”. Mientras los contagios semanales se encuentren por debajo de ese número, la presencialidad será garantizada, y se procederá a la virtualidad toda vez que se supere ese nivel de contagios.

El bloque de legisladores opositores en la Ciudad aclaró que están “abiertos a debatir la cifra”, pero consideran que la propuesta -basada en el sistema implementado por Alemania- es crucial para brindar previsibilidad y evitar la incertidumbre en las familias porteñas.

Además, en la jornada de ayer, alrededor de las 23 horas, el Frente de Todos de la CABA publicó una Carta Abierta al jefe de Gobierno de la Ciudad, donde se advierte que en el distrito “el virus avanza dramáticamente”.

Allí, interpelaron a las autoridades porteñas, planteando: “No es tiempo de confrontaciones partidarias, es hora de acompañar con acciones al personal de salud y de escuchar sus demandas desesperadas. Es hora de tomar medidas drásticas, quizás costosas desde el punto de vista político. Nos ofrecemos a compartir esos costos, no se puede esperar más”.

[Un futuro inmediato poco auspicioso]

Por estas horas, Rodríguez Larreta se encuentra a la espera de una resolución de la Corte Suprema ante el amparo que interpuso el Gobierno de la Ciudad para declarar la inconstitucionalidad del DNU 241.

Cabe recordar que, aferrado a la resolución favorable la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso, Administrativo y Tributario de la capital, el jefe de Gobierno desoyó abiertamente el fallo del Juzgado Nacional en lo Contencioso Administrativo Federal Nº 2, que le ordenaba acatar el decreto presidencial y desestimaba la competencia de la justicia porteña.

En todo caso, no parece haber un escenario decididamente positivo para la Ciudad, independientemente de la resolución del máximo tribunal nacional.

Si no hacen lugar a la presentación, quedará expuesto no sólo por resistirse a acatar una resolución presidencial, sino por desafiar también al fuero Federal. En tanto, si la CSJN falla a su favor, la situación epidemiológica no parece ofrecer un gran margen antes de tomar restricciones más duras para evitar el colapso sanitario, tal como lo advirtió Quirós.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias

Más Noticias