Suben los dólares y los mercados presionan por una nueva devaluación - Política y Medios
14-06-2024 - Edición Nº5978

ESPECULACIÓN

Suben los dólares y los mercados presionan por una nueva devaluación

La acumulación de reservas se ve opacada por el aumento de la deuda en moneda extranjera, y empieza a exponer lo artificial del superávit y la desaceleración inflacionaria.

El dólar blue y los financieros iniciaron esta semana una nueva remontada y este martes el paralelo marcó un aumento de $50, cerrando en $1230; mientras que el dólar MEP subió a $1170 aumentando casi un 6% y el Contado con liquidación aumentó 5% hacia $1195.

A pesar de las intenciones del Gobierno de sostener ajustes del orden del 2% mensual del tipo de cambio oficial hasta fin de año, las presiones del mercado financiero comienzan a hacerse sentir en los pasillos del Palacio de Hacienda y ponen en jaque las ambiciones presidenciales de demoler la inflación.

En parte, las decisiones del Gobierno nacional para desincentivar el ahorro en pesos -como la reducción de la tasa de interés de referencia del Banco Central al 40% de Tasa Nominal Anual (TNA)- empujan a los ahorristas a adoptar el dólar; mientras aún no fue retirado el cepo para el acceso a divisa oficial y además su compra implica la pérdida de beneficios como subsidio a tarifas.

Otro de los datos duros que comienza a aparecer como una preocupación ante la negativa del FMI a otorgar desembolsos adicionales, es que el aumento de las reservas internacionales en los últimos meses tienen del otro lado de la balanza un aumento de la deuda en dólares con empresas importadoras. Para que cierren los números positivos se aumentó la deuda.

A pesar de que el presidente Javier Milei y el ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, celebraron el superávit fiscal en las cuentas públicas; el precio fue un drástico ajuste en jubilaciones, obras públicas, salarios, empleo público, subsidios y transferencias a las provincias, entre otros ítems. Todos elementos con un impacto negativo en la economía real y por ende difícil de sostener o profundizar.

Con un desplome general del poder adquisitivo, la actividad económica y sus diversas ramas, el correlato para las cuentas fiscales es también una merma en la recaudación estatal, complicando aún más el sostenimiento del superávit primario (balanza positiva del tesoro).

A su vez, el complejo agropecuario (uno de los que mueve el amperímetro de las finanzas nacionales) comienza a jugar un rol en su presión por un tipo de cambio más conveniente. Desde hace meses reclaman una devaluación o medidas paliativas como un tipo de cambio diferencial para sus liquidaciones.

La palanca que emplean los exportadores es la retención de las cosechas hasta que llegue una de las dos soluciones reclamadas, afectando los ingresos de divisas extranjeras vía impuestos.

El stock de pesos en la economía es otro de los puntos que comienza a preocupar, a pesar de la celebrada licuación de ingresos del Gobierno. Los agregados monetarios medidos en términos de dólares se duplicaron en este contexto, y una apertura de los controles de divisas implicaría un alto riesgo de corrida cambiaria de dimensiones difíciles de calcular.

El salto del dólar financiero en los últimos días puede interpretarse en este marco como una señal de desconfianza de los mercados para con el Gobierno, que cada vez interviene en más instancias de la economía para poder garantizar el superávit y el sendero de desaceleración inflacionaria. 

Este martes también se registraron caídas en los bonos en moneda extranjera, con títulos que a lo largo de la jornada cayeron más del 3%, y algunos como el AL41 acumulan una caída del 10% en el mes corriente. También se tiñeron de rojo las acciones argentinas en la bolsa de Nueva York, bajando hasta 5%. Sin embargo, en el mercado local el índice del Merval porteño subió un 3%.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias