Milei volvió a desbarrancar con bajeza, recibió una dura respuesta y el gobernador de Chubut suma respaldos - Política y Medios
14-07-2024 - Edición Nº6008

AGRESIVIDAD Y DISCRIMINACIÓN

Milei volvió a desbarrancar con bajeza, recibió una dura respuesta y el gobernador de Chubut suma respaldos

“¿Cuánto odio puede haber en una persona que se ríe de un chico con síndrome de Down?”, cuestionó el mandatario provincial luego de que el presidente celebrara una burla de mal gusto de uno sus trolls.

El gobernador de Chubut, Ignacio Torres, repudió con vehemencia la actitud del presidente de la Nación, que celebró una publicación que muestra al mandatario provincial -actual contendiente de ocasión- con su cara modificada a través de Inteligencia Artificial (IA) con los rasgos de una persona con síndrome de down.

La burla de mal gusto fue elaborada y publicada por uno de los ‘trolls’ de redes sociales del Gobierno, usuarios que producen contenido orgánico a favor de la administración de La Libertad Avanza, intentando instalar opinión y orientar la discusión pública sin reparar en los medios para hacerlo.

En las últimas semanas, la hiperactividad del jefe de Estado en sus redes sociales -y de manera particular en X, cuyo dueño es Elon Musk- ha sido parte de la agenda, no sólo por la llamativa cantidad de tiempo y energía depositada por la primera persona en orden de jerarquía en el Poder Ejecutivo nacional, sino también por el contenido publicado, compartido y celebrado vía ‘likes’.

Los deslices de imprudencia cuasi infantil no dejan de ser noticia, mientras no pocos sospechan de que se trate de estrategias para “arrastrar la marca” de la discusión pública y alejarla de la crítica situación socioeconómica que atraviesa el país en tan sólo dos meses y medio de gestión.

Lo cierto es que semejante falta de respeto de parte de un representante no puede pasar desapercibida -y mucho menos tratándose del mismísimo presidente-.

Es así que en las últimas horas el gobernador de Chubut se refirió a la situación mientras exponía ante la Legislatura provincial, advirtiendo: “Nosotros no somos de cabotaje, no tengamos miedo de hablar. No nos callemos, que no nos falten más el respeto”.

En relación al exabrupto de Milei en redes sociales, Torres cuestionó: “¿Cuánto odio puede haber en una persona que con sorna tuitea riéndose de un chico con síndrome de down? ¿Qué le puede haber pasado a esa persona en la vida para tener tanto resentimiento?”.

A continuación, afirmó que nunca sintió “tanto repudio y tanto rechazo” como al ver el posteo celebrado por el economista. En ese sentido, aseguró que “no es porque me lo hayan hecho a mí, entre tantos otros agravios. Yo tengo el cuero duro, y yo estoy convencido de que lo que estamos haciendo esta bien”.

No obstante, evaluó que “esto tiene un componente muy peligroso, que es ¿qué ejemplo le da el presidente de la Nación a las nuevas generaciones? La burla, el odio, el insulto”.

Torres recordó que “nosotros nos formamos como ciudadanos desde el seno de la familia, entendiendo que lo primero que hay que hacer es respetar al otro, piense igual o no”, y sentenció: “A mí por lo menos me enseñaron así”.

Lo cierto es que el agresivo y a todas luces bajo disciplinamiento instrumentado por el Gobierno Nacional a través de su ejército de “trolls” no deja de llamar la atención por cruzar los límites del respeto sistemáticamente y, lo que es peor, obtener la aprobación pública de Milei.

Recordemos que Juan Pablo Carreira, a cargo de uno de los usuarios más masivos; que utilizaba el seudónimo “Juan Doe”, y contribuyó a la campaña de popularización en redes sociales -destacada en varias ocasiones por el propio Milei durante su campaña electoral- fue premiado recientemente con una designación como Director de Comunicación Digital de la Presidencia.

Captura del posteo al que el presidente dio like en X.

[El inicio de las hostilidades y la erosión de un clamor artificial]

En las últimas semanas las tensiones entre el Gobierno Nacional y el de Chubut han ido escalando, luego de la justicia federal hiciera lugar a un recurso interpuesto por el gobernador provincial, Ignacio Torres, para evitar la eliminación o reducción del Fondo Compensador del Interior, con fuerte impacto en los costos de transporte público.

A pesar de que, desde su asunción como presidente, Javier Milei ha abierto innumerables frentes de batalla con gobernadores, legisladores y todo tipo de representantes; Torres es uno de los adversarios sobre los que más énfasis puso. Esto se debe, quizás, a la férrea resistencia del gobernador del PRO, que incluso amenazó con no sacar “un barril de petróleo” de la provincia hasta no resolver el recorte de fondos impulsado desde Casa Rosada.

Las fricciones rápidamente se trasladaron a las redes sociales, ámbito predilecto de un jefe de Estado que dedica una incalculable cantidad de tiempo al día a revisar y agitar la conversación pública digital; y donde tiene aceitada una maquinaria de usuarios anónimos que lo respaldan con obsecuencia y -a menudo- con altos niveles de violencia simbólica.

Es así que, además del asedio de los trolls y cuentas anónimas, también cruzaron acusaciones y desmentidas desde los mandatarios nacional y provincial hasta funcionarios de primer nivel. El ministro de Economía de la Nación, Luis Caputo, su par chubutense, Facundo Ball, el vicegobernador chubutense, Gustavo Menna, y el ministro del Interior, Guillermo Francos, fueron algunos de los involucrados en la discusión.

En este contexto, la franca batalla que abrió Milei con las provincias al recortar diferentes fondos de manera drástica como parte de su plan motosierra le valió el respaldo a Torres vía comunicado de los gobernadores del PRO y hasta un mensaje de apoyo del mandatario bonaerense, Axel Kicillof.

“Nuestra solidaridad con el pueblo de Chubut. Todas las provincias estamos siendo sometidas a esta ‘extorsión’ y el recorte de fondos. No es, como sostiene Milei, contra los gobernadores sino contra los pueblos de las provincias”, escribió en sus redes sociales el viernes pasado, citando un comunicado de los gobernadores del sur en apoyo a Chubut que había publicado Torres.

Lejos de reconsiderar su inflexible plan de ajuste y recorte de fondos, para Milei la confrontación con la mayoría de los gobernadores -sólo Osvaldo Jaldo desde Tucumán le hizo un guiño de apoyo- continúa siendo materia prima para una narrativa de mártir enfrentando en soledad a los vicios de la burocracia estatal.

El presidente no elige sus batallas y mantiene abiertos tantos frentes como puede, mientras confía en un respaldo de mayorías que parece más anclado en una sobreestimación del ecosistema digital que en un termómetro de la calle.

Gobernadores, legisladores, gremios cuyas paritarias no alcanzan ni a arrimarse a la dinámica inflacionaria; organizaciones sociales pidiendo que no se desfinancien los comedores comunitarios, y cada factor social que atisba a cuestionar el plan de ajuste brutal, pasan a formar parte de las -ya demasiado acaudaladas- filas de ‘la casta’.

La ‘licuadora’ devalúa los ingresos de las mayorías mientras el presidente festeja que la clase media se ve obligada a vender sus ahorros en dólares para sostener la calidad de vida; y va licuando simultáneamente la tolerancia social con un Gobierno que ha sido advertido incluso por el FMI de que el programa de shock vaciado de toda sensibilidad podía irse de control rápidamente.

Resulta difícil descifrar a esta altura si la solidez que Milei exhibe en cada avanzada sobre actores institucionales y civiles se encuentra afirmado sobre cimientos con somera conexión con la realidad; o si forma parte de la alucinación de un líder adicto a un entorno virtual diseñado artificialmente para proyectar un respaldo que no termina de palparse en casi ningún otro entorno de la vida social.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias