La crisis fuerza al Frente de Todos a intentar encarrilar la economía de cara al 2023 - Política y Medios
15/08/2022 - Edición Nº5309

ENTRETELONES DE CASA ROSADA

La crisis fuerza al Frente de Todos a intentar encarrilar la economía de cara al 2023

Los que hasta hace semanas hablaban de posibles fórmulas electorales y candidaturas de propios y extraños de cara al '23, han perdido la brújula y sólo dicen en los pasillos de Casa Rosada: “Hay que ver qué pasa, estamos en Argentina”.

Por: Juan Pablo Peralta - Desde Casa Rosada

 

Las expectativas del lunes pasado estaban puestas en los anuncios que haría la flamante ministra de Hacienda, Silvina Batakis. Quedó clara la intención de mostrar una suerte de tándem económico unificado, y para ello se sentaron al lado de la funcionaria, en el Microcine del Ministerio: Daniel Scioli (Desarrollo Productivo), Mercedes Marcó del Pont (AFIP), Julián Domínguez (Agricultura) y Matías Lammens (Turismo y Deporte), este último, quizá el menos esperado de los invitados.

Concluída la rueda de prensa, donde se dieron a conocer las medidas, en Casa Rosada hubo de todo un poco. Quienes prefirieron guardar silencio, los que expresaron que “vamos a ver.. esto recién empieza”, y otros que comentaban que no se había dicho nada nuevo. Un veterano e histórico colega de la Sala de Periodistas del primer piso de Balcarce 50 hizo una analogía tanguera. Contó que en los años ’40 hubo una cantante que entonaba tan bien las melodías del arrabal porteño que la llamaban “La Gardel con Polleras”. Se refería a la conocida cantora -ya fallecida- Nelly Omar. El hombre dijo sonriente, después de escuchar a Batakis: “¡Es la Guzmán con polleras!”.

La broma, que convocó a la risa generalizada de los que allí estábamos presentes, empezó a reflejarse en las huestes dirigenciales del propio Frente de Todos, y en particular de la oposición. Muchos buscaron parecidos con viejas gestiones económicas como la de Domingo Cavallo, cuando el cordobés planteó el “Déficit Cero” en el 2001, o la de Nicolás Dujovne en 2018, momento en que quiso imitar ese esquema. Lo que sonó así fue eso del “equilibrio fiscal” y una frase: “no vamos a gastar más de lo que tenemos”.

El principal rechazo a las iniciativas hizo foco en el planteo de la funcionaria referido a no incorporar nuevo personal en las plantillas de la administración pública (que tienen unos 26 mil contratados a la espera de ser incorporados a planta permanente) y a manejarse con los recursos que se tenga sin gastar más que eso. Esto, sumado a la promesa de cumplir con las metas que su antecesor acordó con el FMI instaló la palabra “ajuste”. El vocablo tan temido comenzó a producir rechazos en la CTA Autónoma de Hugo Yasky, en la Asociación de Trabajadores del Estado, y hasta en un sector de la CGT, liderado por Pablo Moyano.

Los que desde el núcleo kirchnerista vienen reclamando un Salario Básico Universal también vieron amenazadas sus aspiraciones, que, a la vez, generaron conflicto entre los caciques de las organizaciones sociales albertistas comandadas por Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro del Movimiento Evita, a las que Cristina y Máximo Kirchner les han declarado la guerra, “en defensa propia”, argumentan desde el Instituto Patria.

El contexto de incertidumbre que generó el tiempo que se tomó “La Griega”, para conformar su equipo de trabajo, potenció las subas en los precios de todos los rubros, en particular de los alimentos, incrementos en el tipo de cambio y el Riesgo País, así como la caída de bonos argentinos, a lo que se sumó una menor liquidación de exportaciones.

La estrategia de la Vicepresidenta fue guardar silencio y mantener reuniones “secretas” con Alberto Fernández y Sergio Massa. Cónclaves que fueron filtrados a la prensa –adrede- mientras eran negadas por la vocería presidencial. La táctica de no quedar comprometida con lo que se viene, al menos públicamente, es para muchos netamente electoral.

La senadora Kirchner percibe que el peligro hiperinflacionario sigue latente, y el futuro de su fuerza política está inevitablemente atado al destino del fallido delfín que eligió en 2019. En quien hace rato que no confía, pero debe sostener hasta octubre del 2023.

El respaldo directo a Batakis fue responsabilidad del titular del Poder Ejecutivo, y en parte del presidente de la Cámara de Diputados que lo certificó mediante una foto en su cuenta de Twitter. El de la jefa política del Frente de Todos se conoció a través de offs otorgados a los medios que se considera "de mayor llegada”. Esta vez Cristina, que siempre hace gala de no permitir que nadie hable por ella, dejó que las usinas mediáticas circularan la data que salió desde el entorno de la nueva mandamás de Hacienda.

Lo que se rumoreaba con respecto a que si Massa tomaba el control del área económica, podría derivar en la imagen de un Alberto Fernández reducido a un presidente protocolar, finalmente fue tomando forma de todos modos.

Desde la salida del discípulo de Joseph Stiglitz, a quien el Mandatario apoyó hasta al final, las actividades del jefe de Estado quedaron para cuestiones irrelevantes como recibir a ex jefes de Estado como Evo Morales, asistir a actos de inauguración de pavimentos en territorio bonaerense, o visitas a fábricas, como la de Honda Argentina en la localidad de Campana. 

Esta, es hoy por hoy, la agenda oficial (que a veces ni siquiera se da a conocer) del máximo funcionario de Casa de Gobierno. Algunas reuniones toman estado público debido a que los periodistas acreditados montamos guardia permanente en el Patio de las Palmeras –vidrio y seguridad de por medio- donde observamos ingresos y egresos de funcionarios por la explanada que da al Salón de los Bustos de cara a la calle Rivadavia.

De esa manera, el miércoles, pasadas las 17 horas, se escuchó al helicóptero de Presidencia aterrizando detrás de Balcarce 50. A los pocos minutos entró raudamente el Presidente, y al rato llegaron varios de los líderes de agrupaciones sociales como: Esteban “Gringo” Castro (Movimiento Evita y UTEP), Juan Carlos Alderete (Corriente Clasista y Combativa) y Alejandro Garfagnini (Túpac Amaru de Milagro Sala), entre otros.

El cónclave de emergencia fue para analizar la crisis económica -con un dólar que volvía a superar los $280- y anunciar a Fernández que el jueves, las organizaciones oficialistas marcharían con la de izquierda, encabezada por el Polo Obrero, que tiene como referente más conocido a Eduardo Belliboni. La consigna definida: pedir la renta básica universal. Un cambio de maniobra en un Movimiento Evita debilitado por la caída en desgracia del Presidente.

A partir de ahí se abrió el quirófano rosado y lo que se postuló desde los cotos comunicacionales gubernamentales es que esa conjunción movilizada haría reflexionar al Fondo Monetario Internacional, como para abrir una perspectiva que permita intentar avanzar en renegociaciones del acuerdo que selló Guzmán, y que en esta coyuntura de permanente pérdida y faltante de dólares está acorralando al país.

Elucubraciones que por ahora se mantienen en eso, meras expresiones de deseo. Es que ninguna de las decisiones que se han tomado hasta ahora han podido calmar los aumentos del costo de vida, que registró –según datos del INDEC- un 5,3 por ciento de inflación ,en lo que fue de junio pasado (64% interanual), es decir la cifra más alta en los últimos 30 años.

La hiperactividad que muestra el titular de la cartera productiva, Daniel Scioli, a través de su equipo de comunicación queda eclipsada por la realidad objetiva de consumidores que no paran de pagar cada vez más por lo que necesitan para sostener sus estatus de vida. La determinación de agregar un costo extra al dólar turista (de 35 a 45%) hizo subir la temperatura en los mercados y en la población.

A esto se agrega que no son bien recepcionadas las permanentes desmentidas de la portavoz Gabriela Cerruti, que cumple con su tarea de rechazar toda noticia negativa que perjudique a la administración para la que trabaja.

En su clásica conferencia de prensa semanal, la ex diputada expresó que "no hay ningún aumento de impuesto ni cepo al dólar, sino una mayor percepción del adelanto de Ganancias, que luego se devuelve vía la Administración Federal de Ingresos Públicos. El dólar ahorro no se modificó. Y el Impuesto País es el mismo".

Así como había negado terminantemente que se estuvieran dando aumento del 20 por ciento en supermercados y comercios de cercanía (algo que fue desmentido por los hechos objetivos), la vocera sostuvo que "la pobreza ha bajado en el último tiempo, igual que la desigualdad", aunque enfatizó que "tenemos que consolidar el crecimiento que estamos teniendo".

Sobre el final de cinco días agobiantes, fue el secretario de Energía, Darío Martínez, quien en rueda de prensa en Rosada dio a conocer que “ya está a disposición” el formulario que les permitirá mantener los subsidios a los sectores que los necesiten”. El funcionario agregó que este “es un gran esfuerzo que hace el Estado para seguir cuidando a la mayoría de los ciudadanos”. El mismo se encuentra en la página www.argentina.gob.ardesde este viernes 15 hasta el martes 19 de este mes de julio, es decir, cuatro jornadas para inscribirse y demostrar que se requiere el beneficio.

Nadie descarta que las desaprobaciones vayan a generar conflicto, pero “ya pasó con el IFE y otro tipo de bonificaciones que otorgó el Estado”, manifestaron fuentes de la secretaría energética.

Con el valor de la moneda estadounidense en el circuito informal -que el Gobierno minimiza por considerarla parte de un mercado pequeño y marginal- por arriba de los 290 pesos; un Contado con Liquidación (CCL) rozando los $300, y un Riesgo País en 2774 puntos, Alberto Fernández cierra un viernes participando de otras actividades formales, como recibir al secretario de Culto, Guilermo Oliveri, y autoridades de la AMIA (antes del 18 de julio cuando se cumpla el 28 aniversario del atentado en la mutual judía). Así como también, encabezar un acto de promulgación de las Leyes de VIH y Oncopediatría.

En el centro neurálgico del Poder, todo parece transcurrir bajo un mecanismo de prueba y error, que al menos por ahora no suscita tranquilidad en la ciudadanía, pero tampoco en la dirigencia. Los que hasta hace semanas hablaban de posibles fórmulas electorales y candidaturas de propios y extraños de cara al '23, han perdido la brújula y sólo dicen en los pasillos de Casa Rosada: “Hay que ver qué pasa, estamos en Argentina”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias