El clima electoral alineó a propios y extraños tras las pistolas táser, con el repudio de la izquierda - Política y Medios
18/09/2021 - Edición Nº4978

SEGURIDAD

El clima electoral alineó a propios y extraños tras las pistolas táser, con el repudio de la izquierda

Diferentes figuras políticas se manifestaron a favor de la utilización de las “armas no letales” tras el incidente de Chano Charpentier, y el FIT advierte: “Es muy grave”.

Tras la impactante noticia de que el cantante y ex líder de Tan Biónica, Santiago “Chano” Charpentier, resultó baleado luego de abalanzarse sobre un agente policial con un cuchillo, el debate sobre la utilización de las pistolas eléctricas taser por parte de fuerzas de seguridad recobró una inesperada vigencia.

Como informó PolíticaYMedios, una de las primeras figuras en plantear que “es un caso típico en el que uso de armas no letales hubiera resuelto la situación de otra manera” fue el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, en una de sus habituales críticas al Gobierno nacional.

Como era de esperarse, esta no era toda la cuerda que tenía el polémico tópico, y rápidamente la ex ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, salió al cruce, recordando que durante su gestión se adquirió una partida de tásers que finalmente quedaron almacenadas en un depósito.

“¿Dónde están las Taser que compramos? Lo vengo diciendo hace años: la policía sólo tiene un arma de fuego para enfrentar a un agresor con un cuchillo. Con la Taser se neutraliza y el policía se defiende”, sostuvo la titular del PRO.

Además, añadió que, de haber contado el efectivo con este recurso, “Chano no estaría gravemente herido” y disparó: “El garantismo trucho, asesina”.

En tanto, el debate se tornó un señuelo irresistible en plena campaña electoral de cara a las PASO de medio término, y se terminaron sumando figuras de ambos bandos de la grieta.

La precandidata a diputada nacional por Juntos Podemos Más en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), María Eugenia Vidal, aprovechó a recordar que en su administración en la provincia de Buenos Aires también se comenzaron a utilizar estas armas no letales.

En declaraciones a Radio La Red, contó: “Nosotros compramos Taser cuando yo era gobernadora y las usamos con el Grupo Halcón, que es el que interviene en la toma de rehenes”.

Desde su óptica, en consonancia con la ex ministra de Seguridad, si la policía cuenta con una “capacitación adecuada”, y saben “cómo, cuándo y de qué manera usarla, en muchos casos pueden salvar vidas”.

Opinión que reviste cierta controversia retomando el testimonio de Berni, que este lunes cuestionó la preparación de la bonaerense “de los últimos años”, y aseguró que muchos agentes de la Policía Local -a quienes no les cumplieron la promesa de ascender al 25% mejor calificado- no habían disparado un arma en seis años de servicio.

Por esto, se debió reentrenar a una gran cantidad de efectivos, además de concretar el mencionado ascenso adeudado.

Pero el respaldo a la utilización de las táser no interpeló únicamente a figuras de la oposición -en general más estrechamente ligados a discursos de mano dura y mayores libertades a las fuerzas de seguridad-, sino también al precandidato del Frente de Todos en la Ciudad, Leandro Santoro.

En declaraciones al canal A24, el dirigente de origen radical se manifestó “a favor” de su utilización, aclarando que cambió su opinión “hace dos años”. Según expuso, “la pistola tiene una cámara” que registra los hechos, lo cual evitaría que sea utilizada en situaciones de abuso de poder policial.

El legislador porteño también señaló que fue un tema de charla con el ministro de Seguridad bonaerense, aunque advirtió: “No lo hablé con Alberto esto no sé si coincide”.

Dirigentes de la izquierda repudiaron el retorno del debate.

A juzgar por las decisiones del Ministerio de Seguridad Nacional hasta el momento, no parece ser una política vista con simpatía desde Casa de Olivos ni por la ministra, Sabina Frederic.

Sin embargo, la CABA es un distrito particular, donde el PRO mantiene un predominio sostenido desde hace 14 años a partir de un conservadurismo ‘soft’, marketinero y sin exabruptos discursivos; pero que se sabe del centro hacia la derecha.

No parecen casuales las manifestaciones en favor de una política que -aunque se disfrace de ‘mal menor’- no deja de ser represiva, enarboladas incluso desde la fuerza que a priori encarna la representación de un electorado de perfil más progresista.

En rigor, las repercusiones del caso Chano poco tienen de contacto con la realidad contemplando que desde hace más de 15 años su uso está contraindicado por el Centro de Justicia Criminal de Stanford en niños, embarazadas, ancianos, personas con algún trastorno mental, o aquellos bajo influencia de drogas.

Recomendación incluida por el propio Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en 2016.

En tanto, desde el Frente de Izquierda repudiaron el resurgimiento de los intentos por implementar pistolas eléctricas, remarcando las similitudes entre las dos grandes coaliciones en el tópico.

“Con organismos de derechos humanos y Myriam Bregman nos presentamos en 2017 a la justicia para impedir el uso de las TASER, son armas de tortura.  Larreta resuelve que las utilizará y ya y los que se dicen oposición les parece bien. Es muy grave naturalizar políticas represivas”, manifestó en redes sociales la diputada de CABA por el PTS en el FIT, Alejandrina Barry.

También se manifestó en esa línea el dirigente nacional del PTS, Christian Castillo, quien citó una publicación donde se informaba la posición de Santoro e ironizó: “Girando tan a la derecha que ya casi parece que es uno más en la PASO de Juntos por el Cambio”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: