¿Proyección o cinismo?: las acusaciones de Macri al Gobierno, un espejo de su gestión - Política y Medios
21/09/2021 - Edición Nº4981

ANÁLISIS

¿Proyección o cinismo?: las acusaciones de Macri al Gobierno, un espejo de su gestión

Análisis del resumen publicado por el ex mandatario sobre su exposición en el foro del Instituto Interamericano para la Democracia.

Este domingo la figura de Mauricio Macri volvió a trascender en nuestro país aunque, en esta ocasión, por un acontecimiento que tuvo lugar en otro país. Durante su visita a Miami para participar en el foro organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia, el ex presidente aprovechó a vacunarse contra el COVID-19 en una farmacia.

La noticia no tardó en hacer mella en estas latitudes ya que, menos de tres meses atrás, el dirigente del PRO había asegurado, “ante  las reiteradas consultas”, que no se había dado ninguna vacuna y que no lo haría “hasta que el último de los argentinos de riesgo y de los trabajadores esenciales la haya recibido”.

Quizás menos repercusión tuvo, en la discusión pública nacional, la intervención de Macri ante el foro. Tal vez, el motivo sea la redundancia cuasi inalterable del mismo libreto discursivo que alude a conceptos como “instituciones”, “libertad” y “democracia” una y otra vez.

Repetidas como slogans con llamativa liviandad, las palabras parecieran ir perdiéndose de su carga significante. Lo cual, sugiero, no es ninguna casualidad.

Sólo vaciando de significado las palabras un dirigente político de masas podría criticar a sus adversarios describiendo con llamativa precisión su gestión de Gobierno. Por momentos, podrían encontrarse proyectados sus propios escándalos institucionales en todo aquello que el ex mandatario le achaca al Frente de Todos.

[Un análisis discursivo de su última publicación]

En su repaso de lo que fue el foro desarrollado en Miami, el referente de Juntos por el Cambio destacó las disertaciones “sobre las amenazas y acciones que se están llevando a cabo por distintos gobiernos de la región para dilapidar instituciones y con ellas, las libertades que garantizan las democracias”.

Allí, no perdió la oportunidad de ubicar, una vez más, al “populismo” como contendiente dialéctico. Destacó que, si bien “llegan al poder a través de elecciones libres”, a la hora de gobernar “se dedican a socavar cada una de las instituciones que pueden amenazar su vocación autocrática”.

Algunos de los acontecimientos que denuncia Macri sobre lo que ocurre en nuestro país es que el ‘populismo’ intenta “debilitar la independencia de la Justicia para otorgar impunidad a los funcionarios y exfuncionarios investigados por graves hechos de corrupción y a otros que ya fueron condenados”.

Populismo pareciera aparecer en el discurso macrista como un caprichoso eufemismo de ‘Gobierno democráticamente elegido cuyas decisiones no me agradan’. Más aún si se recuerda que uno de los elementos clave que las derechas le cuestionan a los populismos es el asistencialismo, al cual vinculan estrechamente con el clientelismo político.

Pues bien, durante la gestión de Cambiemos, las políticas de asistencia social no sólo no se redujeron, sino que se incrementó el número de beneficiados, en sintonía con una administración que elevó los números de pobreza en cerca de un 6,5% entre fines de 2015 y fines de 2019.

Esta fue una semana importante. El foro organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia dejó disertaciones...

Publicado por Mauricio Macri en Domingo, 9 de mayo de 2021

[Las acusaciones al FDT, un espejo de su gestión]

En tanto, luego de mencionar esta ofensiva desde el Poder Ejecutivo para con la justicia, también agregó que “se persigue a jueces, a periodistas y a cualquiera que se interponga en su camino, incluso si son de su propio partido”.

Este segundo párrafo del texto publicado por el ex presidente en Facebook es llamativo: cada una de las inculpaciones pueden ser identificadas en diferentes causas judiciales que él mismo o sus ex funcionarios afrontan por lo hecho durante sus cuatro años de Gobierno.

La relación de Gobierno de Macri con el Poder Judicial fue por demás turbia. De un rápido repaso, se pueden recordar las reiteradas reuniones con el juez Gustavo Hornos (6 entre diciembre de 2015 y agosto de 2018).

Ese lapso coincidió con numerosos fallos del magistrado, integrante de la Sala IV de Casación, contra ex funcionarios del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y contra la propia ex presidenta.

Las irregularidades en esta materia fueron varias. El ex juez Carlos Rozanski denunció públicamente en 2020 las presiones del ministro de Justicia de Cambiemos, Germán Garavano, tras las cuales renunció.

El ex juez Carlos Rozanski describiendo la intervención del Poder Ejecutivo en el Judicial durante la gestión de Cambiemos.

Por su parte, el ex magistrado Rodolfo Canicoba Corral evaluó en febrero de este año que “no pareciera que el peronismo hubiera ganado las elecciones”, asegurando que “no se ha podido desarmar ninguno de esos grupos o fuerzas de tareas dentro de la justicia, y también fuera de la justicia, que de alguna manera trabajaron con el Gobierno de Macri”.

En esa línea, a fines de marzo se le prohibió la salida del país al asesor presidencial Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, acusado de ser uno de los principales operadores judiciales de la administración de la administración precedente.

A la denominada “mesa judicial” -dentro de la cual también se ubicaba al ex presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici- se la acusa de coordinar y llevar adelante diversas acciones para presionar a los actores del poder judicial y lograr fallos en la dirección que el Ejecutivo deseaba.

Esta maquinaria fue admitida por la ex diputada nacional por la Coalición Cívica ARI, Elisa Carrió, al evaluar la actuación desde el Ejecutivo para con un magistrado, en diálogo televisivo con TN.

“Al juez Farah había que destituirlo y hacerle juicio político por la decisión que tuvo con Cristóbal López. ¿Qué hizo Juntos por el Cambio, qué hizo la mesa judicial? Negoció a través de Javier Fernández que vaya a otro juzgado, y entonces ahora puede volver”, expresó la histórica dirigente meses atrás.

Así lo exponía el entonces diputado y actual ministro de Justicia, Martín Soria.

[Espionaje y presiones a medios]

Al hablar de persecución a “cualquiera que se interponga, incluso si son de su propio partido”, Macri trae a colación otro de sus escándalos institucionales más graves: el montaje de un aparato de espionaje ilegal desde el Estado, donde no sólo se vigilaba y monitoreaba a dirigentes y figuras del peronismo, sino también a aliados políticos, como Horacio Rodríguez Larreta.

En perspectiva, estas acciones tienen algo de sentido: el jefe de Gobierno porteño es actualmente uno de los líderes de la oposición de cara a 2023, y, por lo tanto, contendiente interno.

Respecto a la persecución al periodismo, también fue bien conocida la cruzada del macrismo para apresar a los dueños del Grupo Indalo, quienes sostenían algunos de los pocos medios de información masivos que escapaban a la línea editorial favorable a su Gobierno.

Cristóbal López y Fabián de Souza fueron detenidos y privados de su libertad en reiteradas ocasiones entre 2016 y 2019, tras la puesta en marcha de una auténtica maquinaria coordinada que incluyó grupos de tareas de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), de operadores mediáticos y hasta un Comité de AFIP dedicado exclusivamente a socavar la solvencia del Grupo Indalo.

El funcionario de la AFIP Jorge Schiaffini -jefe del departamento de investigaciones de grandes contribuyentes-, fue quien confesó, en febrero del año pasado, la implementación del ‘comité de control’ dedicado exclusivamente a investigar todas sus actividades fiscales. Espacio que, aseguró, fue inédito en la historia de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Cristóbal López tras su liberación en 2019.

En esa línea se pueden ubicar las extorsiones a Daniel Vila -dueño del Grupo América-, a quien el ex mandatario pidió la devolución de un espectro radioeléctrico al Gobierno. “En el diseño que había hecho el Gobierno de Macri mi empresa de telecomunicaciones no tenía posibilidad de crecimiento”, explicó al respecto el empresario mediático.

En diálogo con C5n, consideró que “hay una cosa que excede la presión, que fue lo que hizo Macri conmigo: mandar al ministro de Comunicaciones (Oscar) Aguad a presentar una denuncia penal (en su contra) por defraudación al Estado”.

En esa ocasión, Vila recordó una situación que a su criterio empeoró este chantaje: “Una vez que devolví el espectro -como me había pedido y presionado- me mandó un Whatsapp diciéndome 'bueno, ahora que entregaste el espectro voy a darle instrucciones al procurador general para que deje sin efectos la denuncia penal'. Eso no se puede hacer. Estas extorsionando claramente a la persona, ¿No?”.

Hacia el final, Vila deslizó que “obviamente le metía mano a la justicia, porque sino no puede decir 'voy a dar instrucciones al procurador'”.

[¿Vaticinio desafortunado o amnesia selectiva?]

Hacia el final, y luego de cuestionar la gestión del Gobierno de Alberto Fernández en la crisis sanitaria “especialmente a la hora de proveer vacunas a la población”, Macri informó que recibió la vacuna en Miami.

Además, manifestó su optimismo de que “estos gobiernos, incluso el nuestro, son estertores que no prosperarán, pronto quedarán en el recuerdo por haber expandido la pobreza y la injusticia”.

El ex mandatario parece haber olvidado que, durante sus 4 años de gestión, la pobreza se incrementó en alrededor de unos 6,5 puntos porcentuales. Según la UCA, en 2015 la pobreza alcanzaba a un 29% de la población, mientras que al cierre de 2019, el INDEC medía una pobreza de 35,5%.

Como contraparte, durante gran parte de su administración se eliminaron las retenciones a las exportaciones del sector agropecuario, así como se redujeron impuestos a consumos característicos de sectores de alto poder adquisitivo (autos de alta gama, por ejemplo). También se desreguló la compra de divisas, lo cual habilitó la especulación financiera a escala masiva.

Las clases medias y populares, por su parte, debieron afrontar brutales tarifazos en los servicios públicos y una inflación galopante que superó ampliamente el crecimiento salarial. El desempleo y la precarización laboral avanzaron sobre la base del cierre masivo de Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES).

Un cóctel que inevitablemente desencadenó en un gran incremento de la desigualdad social en el país. Habría que indagar si en la cosmovisión del dirigente opositor, la desigualdad es entendida como una “injusticia”.

Por otro lado, la apuesta de criticar la campaña de vacunación omitiendo las dificultades imperantes a nivel global para el acceso a las vacunas no difiere de la estrategia discursiva de la oposición en general.

Los referentes de Juntos por el Cambio parecen haber olvidado que, poco después de perder las elecciones, el Ministerio de Salud de la Nación denunció el hallazgo de alrededor de 4 millones de vacunas vencidas, de las cuales 2 millones habían sido compradas en 2016.

Por último, el fundador de Propuesta Republicana destacó que “la pandemia expuso la voluntad de muchos gobiernos de manipular el sistema para buscar la impunidad y perpetuarse en el poder”, tras lo cual llamó a “defender a la Justicia”.

Respecto a este último ítem, cabría recordar que desde la administración Trump admitieron haber influenciado al Fondo Monetario Internacional (FMI) para otorgar el histórico crédito por más de 55.000 millones de dólares sobre el final de la gestión Cambiemos, contra la abierta oposición de la Unión Europea (UE) y del staff del organismo financiero.

El objetivo, revelaría Mauricio Claver -el asesor más importante del ex presidente estadounidense respecto a América Latina- era habilitarle a Mauricio Macri la posibilidad de paliar el déficit fiscal y consolidar su imagen de cara a las elecciones presidenciales.

La razón, sostener a un Gobierno acorde a los intereses geopolíticos en la región -en particular, la oposición al mandato de Nicolás Maduro en Venezuela- y evitar el retorno del peronismo al poder.

El resultado es conocido: Macri se convirtió en el primer presidente en perder una reelección y la Argentina contrajo una deuda impagable a 100 años.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias