Un remanso en medio de un año turbulento y un diciembre que promete mayor presión social - Política y Medios
22/01/2021 - Edición Nº4739

DESDE CASA ROSADA

Un remanso en medio de un año turbulento y un diciembre que promete mayor presión social

En Casa de Gobierno tienen presente que en diciembre “habrá presión” por el escenario que suele emerger antes de las Fiestas. Habrá bono navideño para la tarjeta Alimentar, para jubilaciones mínimas y para planes sociales. Lo que no se sabe es si estos beneficios alcanzarán para contener las demandas sociales, en un año que la actividad caerá más del 11% y en momentos en que se terminan los paliativos del estado como el ATP y el IFE.

Por: Emiliano Russo - Desde CASA ROSADA- Especial para PolíticaYMedios

 

“Estamos enderazando el barco para ganar” en 2021, se entusiasman en Casa Rosada luego de una semana en la que continuó la calma financiera, se tomó con beneplácito el fallo de la Corte Suprema que quitó estabilidad a los camaristas trasladados durante el macrismo y en el que algunos datos económicos, como el repunte de la industria y el nivel de cobro de tasas en algunos municipios del GBA a valores pre-pandemia, trajeron algo de calma a los despachos oficiales.

Ese optimismo desnuda que la maquinaria electoral, de a poco, comienza a ponerse en marcha. El pedido por lo bajo y a viva voz para suspender las PASO de agosto próximo toma cada vez más forma. En el ministerio del Interior de Wado de Pedro, donde antes se hacían los distraídos, ahora admiten que “recibimos y escuchamos todas las opiniones pero es el Congreso el que debe modificar” el calendario electoral. El jueves el presidente Alberto Fernández recibió al sanjuanino, Sergio Uñac, el primer gobernador que expresó el pedido para suspender las primarias al que luego se sumaron otros mandatarios.

Las primarias, por un lado, ordenarían “las tribus del Frente de Todos” pero muchos gobernadores temen que el “dedo de Cristina” Kirchner empuje listas que perjudiquen las estrategias locales. El factor sanitario con el horizonte que proyectan las vacunas –el gobierno también se aseguró una pre-compra de 2 millones de dosis del desarrollo de Pfizer hoy en Fase 3 en el Hospital Militar de Belgrano- achicaría el margen de incertidumbre. Entonces la cuestión política asoma como el principal factor disruptivo.

Así como están las cosas, parece más factible que se suspendan las PASO que se habiliten las reelecciones a intendentes bonaerenses hoy prohibidas por la ley que en 2016 prohijaron la entonces gobernadora María Eugenia Vidal y Sergio Massa. Más allá del apoyo a los jefes comunales dispensado por el presidente el último martes en un almuerzo organizado por Jorge Ferraresi, no parece claro que vaya a abrirse definitivamente esa puerta. “Sorprendió lo de Alberto. Pero hoy no hay plafón ni que para la justicia ni la Legislatura habiliten nuevamente las reelecciones indefinidas”, opinó un funcionario con despacho en Casa Rosada.

Con todo, en el Ejecutivo remarcan que esas declaraciones del primer mandatario tienen que ver con que se lo ve “más ´Nestorizado´ en la construcción de poder real apoyándose en intendentes, en organizaciones sociales y en gobernadores, como ahora acercando al bloque de (Juan) Schiaretti”.

En Casa Rosada no dudan que la unidad política es una de las tres patas –con la vacuna y la “reactivación económica”- para garantizar un triunfo en los comicios del año próximo. Acerca del juego propio que viene enarbolando Máximo Kirchner desde el homenaje por los 10 años de fallecimiento de su padre, sostienen que “no quiere decir que haya ruptura. Es normal que tenga su propia agenda, algo normal en una coalición” como el FdT.

Como sea, aún resuenan ecos de la carta de Cristina Kirchner del 26 de octubre. El jueves Alberto almorzó durante dos horas con un delegado de la vicepresidenta como lo es el senador Oscar Parrilli. Hubo un acercamiento en impulsar la postulación de Daniel Rafecas a la Procuración, que en los últimos días había generado un cortocircuito con el intento cristinista de modificar la ley del Ministerio Público. Con el envío de un emisario, la ex presidenta sigue sin visitar el despacho presidencial desde que Alberto tomó posesión del sillón de Rivadavia. Un gesto de poder, sin duda.

Este fin de semana la vicepresidenta asumirá temporalmente la primera magistratura cuando Alberto viaje a Bolivia para participar el domingo de la asunción de Luis Arce. También el jefe de Estado se mostraría con Evo Morales, en su retorno a su tierra natal en el mentado cruce vía La Quiaca.

La tranquilidad de las variables económicas en un escenario complejo, con la pobreza superando el 50% hacia fin de año, resultó un bálsamo para la mesa chica del poder que, esta vez, se mostró satisfecha con el alto perfil adoptado por el ministro Martin Guzmán. “Sí es cierto que (Héctor) Magnetto le dijo que para revertir la crisis hace falta unidad en la conducción política. Y en eso estamos”, admitió un funcionario consultado acerca de los pormenores de la reunión del funcionario con los popes de AEA del último martes en el Palacio de Hacienda.

El jueves el Banco Central compró 20 millones de dólares y en el oficialismo destacaban que ya funcionan “los filtros” para evitar que haya importaciones o se cancelen deudas en forma anticipada. Ergo, se han despejado los fantasmas de una devaluación que hasta hace poco parecía inminente.

Sí en Casa de Gobierno tienen presente que en diciembre “habrá presión” por el escenario que suele emerger antes de las Fiestas. Habrá bono navideño para la tarjeta Alimentar, para jubilaciones mínimas y para planes sociales. Lo que no se sabe es si estos beneficios alcanzarán para contener las demandas sociales, en un año que la actividad caerá más del 11% y en momentos en que se terminan los paliativos del estado como el ATP y el IFE.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias