18 de septiembre de 2020 - Edición Nº4613

ANÁLISIS

Tandil: una decisión que puede ser contagiosa

La decisión del intendente Miguel Ángel Lunghi de desconocer el sistema de Fases generó repudio pero, también, despertó interrogantes en referentes regionales del Frente de Todos que temen se trate de una jugada política que puedan imitar otros jefes comunales de la zona para perjudicar a Kicillof.

Por: Miguel Di Spalatro

 

La decisión del intendente de Tandil, Miguel Ángel Lunghi, de desconocer el sistema de Fases que se implementa en la Provincia desde el 10 de junio, generó repudio pero, también, despertó interrogantes en referentes locales y regionales del Frente de Todos que temen se trate de una jugada política que puedan imitar otros intendentes de la zona para perjudicar al gobernador Axel Kicillof.

Al triángulo fuerte de ciudades del centro de la provincia -Azul, Olavarría- las gobierna la oposición.  En Azul, el intendente Hernán Bertellys llegó al cargo en el 2015 por el entonces  Frente para la Victoria, pero a poco de asumir se pasó a las filas de Cambiemos. En el 2019 fue reelecto por esa alianza y responde a la ex gobernadora María Eugenia Vidal.

Bertellys se muestra públicamente preocupado por el COVID-19 pero en abril, en lo más estricto de la cuarentena, autorizó el ingreso de un micro con trabajadores que venían de zonas de circulación del virus para el frigorífico Azul Devesa. Un médico vio como entraba el micro a la ciudad sin controles ni protocolos y la denuncia del hecho obligó al intendente a retornar a los trabajadores a su lugar de origen. Hasta que estalló el escándalo, tampoco intervino en la circulación que generaba la obra del Parque Eólico los Teros, pero sí fajaba las puertas de los camiones que ingresaban a la ciudad transportando mercaderías para que los conductores no pudieran bajar, lo que motivó una denuncia penal de la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Carga (Catac) por lo inhumano de la acción. 

Otro que retuvo su comuna en el 2019 fue Ezequiel Galli, intendente de Olavarría, que ya a principios de junio le reclamaba a Kicillof la independencia de su comarca. La estrategia del jefe comunal quedó trunca porque se incrementaron notablemente los contagios en la ciudad. Pero ya había avanzado en una encuesta entre los vecinos preguntando si tenía sentido seguir estirando el aislamiento. Esto fue después del anuncio que realizó Alberto Fernández el 4 de junio. A través de su cuenta de twitter, Galli influenciaba a los votantes con frases como “basta de aislamiento" y "¿Hasta cuándo vamos a seguir así?.

Tandil vive ahora el peor momento desde que comenzó la pandemia. Hace solo un mes estaba en Fase 5, pero hace unas pocas semanas pasó a Fase 4 y, la cantidad de contagios, indicaba que las autoridades sanitarias de la Provincia dispondrían que pase a Fase 3.  Fue entonces que Lunghi -en sintonía con lo que le venían pidiendo la Cámara Empresaria y la Sociedad Rural- decidió patear el tablero y anunció que desde ahora se maneja con un sistema al que llamó “semáforos”. Hoy en Tandil está encendida la luz amarilla, que indica que es necesario reducir la circulación y la movilidad, restringiendo las actividades.

Lo curioso es que el 23 de agosto pasado, el propio Lunghi había dicho: “Tuvimos una excelente charla con el Jefe de Gabinete de la Provincia (Carlos Bianco), que además tuvo la deferencia de llamarme varias veces para continuar coordinando acciones y coincidimos en buscar las mejores herramientas para atender la situación sanitaria como aspecto central y a la vez atender la situación de los sectores económicos y productivos de la ciudad”.

El cambió de opinión del intendente de Tandil coincide con la posición anti- cuarentena que vienen expresando distintos referentes de Juntos por el Cambio, las movilizaciones, quema de barbijos y un raro clima político en la Provincia del que también son parte las fuerzas de seguridad que, en un hecho inédito, rodearon de madrugada la casa del gobernador reclamando un aumento salarial.

La reacción política no se agotó en el dicho “ciudad separatista de Tandil”, que rápidamente se posicionó en las redes sociales. Rogelio Iparraguirre, concejal del Frente de Todos, recordó que Lunghi “primero pidió Estado de Sitio y militares en las calles y después dijo que ningún decreto le iba a decir qué hacer” y destacó que “en ningún momento se consultó a la oposición que obtuvo el 46% de los votos en la última elección”.

Juan Arrizabalaga, también concejal del Frente de Todos, aseguró que “la rebeldía” del intendente “no es ni para resguardar la economía ni la situación sanitaria, es una jugada política personal y partidaria”.  Denunció, además, que comerciantes y periodistas fueron coaccionados. Los comerciantes pueden perder su habilitación sino adhieren al protocolo semáforos y en cuanto a los periodistas el Sindicato de Prensa de Tandil y Azul expresó su preocupación por algunos dichos de Lunghi sobre la labor de los medios locales.

En la región expresaron su preocupación tanto por la decisión de Tandil como por la posibilidad de que el experimento se propague a los otros distritos gobernados por Cambiemos. En Azul, el concejal Joaquín Propato, le dijo a PolíticaYMedios que el gobierno de Bertellys viene desinformando y generando contradicciones en la información “que no escapa a como se vienen manejando otros intendentes de Cambiemos como el caso de Lunghi en Tandil que desconoce a las autoridades. Esto es el reflejo de otras situaciones similares que han sucedido” y recordó que “en mayo los tres intendentes, Lunghi, Galli y Bertellys, le pidieron a la provincia declarar libre de COVID-19 a la región junto a otros distritos de la provincia que justamente son gobernados por Cambiemos”.

Como característica que unifica a los tres indicó que “se cortan solos y toman decisiones que no están contempladas ni por la provincia ni por la nación y no pierden oportunidad de esmerilar al gobierno nacional y provincial”.

Por su parte, olvidando aquellos tweets de junio en los que proclamaba “basta de aislamiento”, Galli salió a poner paños fríos y, en conferencia de prensa, aseguró que “no hay independencia de toma de decisiones. La Provincia es la que decide. El gobernador fue elegido por la gente. Le tocó esta pandemia, ninguno de nosotros pensó que iba a pasar esto. Vamos a seguir siendo respetuosos.”

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias