28 de septiembre de 2020 - Edición Nº4623

DESIDIA

Radiografía de La Plata: una ciudad que el macrismo tiene en estado de abandono

Mientras se organiza un autocine a metros de un hospital de campaña en la República de los Niños, las calles locales están atestadas de basura acumulada que atenta contra la higiene y agrava la situación habitacional. Los barrios, en urgencia.

El alto pico de contagios y las dolorosas pérdidas de vidas de los ciudadanos platenses no parecen poner límite a la voracidad de negocios que viene sosteniendo el macrismo, encabezado por el intendente Julio Garro. Mientras la capital bonaerense rebalsa de basurales a cielo abierto, desde el Municipio se desatiende la necesidad urgente de recolección de residuos que se encuentra llamativamente en pausa.

Fiel al comportamiento nacional del PRO, que conscientemente invisibiliza la crítica situación sanitaria y se deslinda de sus propias responsabilidades políticas, el oficialismo platense celebra la instauración del famoso “Autocine” (“Autoflap” -anglicismo tan típico de este sector) a metros del hospital de campaña montado a mediados de marzo en la República de los Niños. Por lo que, a la vez que el personal médico y sanitario lucha ya a niveles inhumanos y en primera línea ante el COVID-19 y los gobiernos nacional y provincial destinan recursos para morigerar el efecto pandémico, la Municipalidad prefirió, una vez más, lo único que le interesa: el lucro.

En paralelo a estos sucesos que aparecen en primera plana y más allá de la Circunvalación (que parece ser la compuerta del umbral de visión de los políticos locales de turno), la realidad en curso de la ciudad de La Plata es de un estado de abandono total. Tanto vecinos de City Bell (región puntal para el macrismo local ya que fue donde más diferencia electoral erigió), como en Gorina, Olmos, San Carlos, Romero, Altos de San Lorenzo y Los Hornos, reportan la monstruosa cantidad de basura acumulada y los apestosos aromas a putrefacción que trazan una coyuntura habitacional hondamente invisibilizada.

157 y 55, Los Hornos.

157 y 55, Los Hornos.

Asimismo, en contacto con PolíticaYMedios, distintos vecinos/as de los mencionados barrios decidieron organizarse y mostrar, mediante fotografías, la cruda situación que oculta el gobierno comunal. Así es como, en imágenes, se pueden apreciar los inmensos basurales de 459 y 30, 481 y 138, 197 y 90, 526 (de 143 a 146), 164 y 32, 86 esquina 26, 157 y 55 y 58 bis entre 145 y 146, respectivamente a la correlación de regiones enunciadas.

En este paseo irónicamente turístico por las distintas “atracciones” residuales platenses, a la vez que los/as vecinos/as nadan en basura y, casi en forma de alarido, gritan por una ayuda contundente ante el avance de la pandemia, cabe recordar la obturación municipal a la asistencia alimentaria que llevan a cabo las distintas agrupaciones y movimientos sociales vaciando las ollas populares o sosteniendo dilaciones en entregas de bolsones de comida.

A todo esto, aún resta un capítulo aparte que consta de la (in)operatividad de la recolección de los residuos. Resulta el colmo que esto suceda justo meses después de que la empresa encargada de este cometido, ESUR, relevara que la generación de basura se incrementó en un 25 por ciento durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, lo que significan un total de más de mil doscientas toneladas de residuos generadas por día.

En ese sentido, al ser consultado por PyM ante tal situación, el concejal del Bloque GEN, Gastón Crespo, aseveró que ven “con mucha preocupación el crecimiento de muchos basurales en La Plata que se generan por la falta de recolección de residuos en distintas zonas de la ciudad”. En sintonía, el edil reconoció su disposición propositiva ante este contexto ya que adelantó que elevarán “un pedido de informe en el Concejo Deliberante para que se normalice la situación de recolección de residuos y que se trabaje para eliminar la cantidad de basurales a cielo abierto”.

Por último, y producto del hartazgo de los/as vecinos/as, se comenzaron a estrechar lazos entre los distintos vecinos/as de cada uno de los barrios con tal de acompañar estas mociones políticas y para visibilizar los reclamos que no solo cuestionan la deplorable higiene de la ciudad aunque se atraviese una emergencia sanitaria, sino también protestan contra los déficits habitacionales y la ausencia estatal comunal.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias