18 de septiembre de 2020 - Edición Nº4613

LA PLATA

Julio Garro vende pescado podrido y deja sin comida a los vecinos

Además de plantazos y bajadas de alimentos en mal estado, el Municipio decidió deliberadamente cortar el suministro de productos a dos de los Comités populares más importantes.

Por: Juan Amicuzzi - Especial para PyM

En los gobiernos macristas de turno hay cierto cliché que se repite sin parar y que consta de la falsa idea de que las organizaciones barriales, los frentes vecinales y las agrupaciones sociales existen sin ningún beneplácito. Pero la realidad es contraria porque estos colectivos visibilizan sus pésimas gestiones y, además, les hacen el favor de abonar y asistir a los y las que más lo necesitan.

Como viene adelantando PolíticaYMedios, mientras la situación pandémica agrava el contexto en el que cada vez más personas precisan de un plato de comida para sobrevivir, el intendente Julio Garro decide jugar a candidaturas políticas al mismo tiempo que les vende pescado podrido a los y las platenses. A saber, que, en tanto persisten las entregas de alimentos frescos podridos o en estado no apto para su consumo y se dilata la cuarta entrega de productos secos, el Municipio -en connivencia con algunos delegados- decide deliberadamente cortar el suministro de mercadería.

Por caso, en Los Hornos y en Altos de San Lorenzo hay miles de vecinos y vecinas pasando hambre producto de la interrupción de las bajadas de alimentos. En el caso del Comité popular de emergencia y crisis de Los Hornos, ya se cumplieron 50 días de reclamos constantes entre los cuales se destacó el último que instó al Municipio a revisar severamente los métodos de entregas, ya que se enviaban pollos tibios (producto de la pérdida de la cadena de frío) y mezclados con cebollas, papas y zanahorias podridas.

Además, se exigió que el traslado cese de realizarse en los camiones de recolección de basura o ramas y comiencen a efectuarse en un camión refrigerado. En palabras de Diego Guardis, referente del Movimiento de Unidad Popular y participante del citado Comité -quien dialogó con PYM-, “hasta nos dispusimos a prestar un vehículo apto para la distribución con tal de que dejen de mandarnos alimentos en mal estado, pero ante los reclamos nos cortaron todo”.

Es por este motivo que, tras las reiteradas protestas, el Municipio dejó a más de 5 mil personas -solo contando tal localidad- que no reciben su plato de comida ya que los clubes, las iglesias y los demás centros de realización de las ollas populares no tienen para cocinar.

Por su parte, la situación entre los participantes del Comité mencionado y el delegado regional Lucas Lacourse, fiel a Garro, es “tensa” según manifiestan distintas fuentes intervinientes y hasta voces del Concejo Deliberante.

[Desidia e inseguridad]

La inseguridad alimentaria que atraviesan los barrios de la Ciudad reviste el encuadre de abandono y de un Estado municipal en retirada. En ese sentido y en contacto con PolíticaYMedios, el concejal del Frente de Todos, Facundo Albini, reveló que la situación es “preocupante” ya que “en más de 160 días solamente hubo tres bajadas de alimentos secos donde la primera y la tercera fueron con fondos nacionales".

A su vez, el edil confió que tienen la “incertidumbre” de no saber cuándo será el próximo reparto de alimentos secos que solo se envían una vez por semana, al mismo tiempo que ratificó la evidencia de entrega de productos en estado de descomposición lo cual se expuso en la pasada sesión. "Es nula la asistencia del intendente Garro para con los barrios populares", sentenció el funcionario local.

Por su parte, en diálogo con este medio la concejala Yanina Lamberti respaldó que “la última entrega fue el 17 de julio” y que eso “tiene muchas más consecuencias de las que se prevén porque dejan sin provisión de mercadería a ollas que atienden una gran cantidad de demanda”. Ante este atraso, la edil reclamó que la necesidad es “imperiosa”.

"El Municipio relega la asistencia en las voluntades de los/as vecinos/as que toman la decisión de ayudar”, sumó la funcionaria de Todos, a la vez que recalcó que “las ollas populares le están haciendo un favor al Municipio para contener en la situación de pandemia".

En cuanto al contexto crítico en el que se insertan estos Comités, la concejala de Todos, Sabrina Bastida, explicitó: "Esta situación empeora en los barrios más vulnerables conformados en su  gran mayoría por las y los trabajadores de la economía informal, que viven de un oficio o de hacer changas,  que han pedido su medio de sustento, no pudiendo cubrir sus necesidades básicas, como lo es la  alimentación".

Y, en esa misma línea, la edil señaló que "es necesario e imperativo que se destinen fondos y/o reasignen partidas del presupuesto  municipal para resolver las necesidades urgentes".

Otro de los concejales que confió su posición a PYM fue Cristian Vander, que aseveró que "resulta indignante”. “Es preocupante la desidia del Estado municipal para con los barrios carenciados”, expresó el funcionario opositor quien agregó que “a la cantidad de ollas esperando, le sumaron la entrega de las verduras en mal estado".

Por último, también abonó el presidente del bloque de Todos, Ariel Archanco, quien pidió “dejar de hablar en abstracto, y empezar a discutir de forma urgente cuáles son las prioridades en estos momentos y qué partidas se pueden reasignar para atender de manera urgente esta problemática”. “Ningún discurso político ni medida de gestión es más importante que el plato de comida en cada familia platense; esa debe ser hoy la única prioridad”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias