“Están tirando de la soga y van a romper todo lo que se construyó” - Política y Medios
23/05/2022 - Edición Nº5225

“Están tirando de la soga y van a romper todo lo que se construyó”

Así lo aseguró el secretario general de ATE Capital, Daniel “Tano” Catalano, en relación a la destrucción de políticas populares por parte del macrismo desde el pasado 10 de diciembre a la fecha. Adelantó una marcha federal para el mes de agosto.

Es miércoles, mitad de semana, en una que se acortó por feriados del día de la bandera y del fallecimiento de Martín M. de Güemes. El sol y esa mueca de lucha a lo lejos que destila Evita desde el edificio del Ministerio de Desarrollo Social, me ponen en referencia para transitar por la bestial 9 de Julio entre calles de mitad Monserrat, mitad Constitución.

Al llegar a Carlos Calvo 1378 de la Capital Federal otra mueca me recibe, es la sonrisa eterna de Germán Abdala que aflora desde un fondo verde, y ahí caigo en la cuenta de que nada puede salir mal, de que pese a los fatalismos del presente todavía los símbolos nos devuelven esa energía inexplicable para combatir otra vez frente a lo peor del liberalismo, como lo hicieran los trabajadores y los estudiantes del ’69 en medio de Cordobazo a la cabeza de Agustín Tosco contra a la dictadura de Onganía; o el Paro Nacional y las marchas de la CGT del 79 y el 82 al frente del Luche y Volvemos, como también lo que fue el argentinazo del 19 y 20 de 2001.

Pero para qué seguir caracterizando esta mañana que ya no será ésta cuando estén leyendo la entrevista de este nuevo actor sindical que asumió apenas ocho meses atrás como secretario de ATE Capital, me refiero a Daniel “Tano” Catalano, quien nos recibió en su despacho entre diarios desplegados y cuadritos de esos que no llenan para adornar...sino para avanzar en lucha.

¿Cómo ves la militancia de ATE en estos seis meses desde que Mauricio Macri asumió la presidencia de la República?

La militancia viene con una polenta increíble porque se logró afianzar una construcción política que venía muy deteriorada con doce años donde el sindicalismo estaba en una situación de merma, porque tenías paritarias todos los años, no había despidos y donde el objetivo era el pase a planta. Pero la estabilidad entendida como una necesidad, frente a doce años donde no hubo despidos, también hizo que nos cueste convencer a los compañeros de que había que pelear por la estabilidad laboral, y me parece que todo ese camino transitado en medio de conquistas de derechos, con el mazazo en la cabeza que tuvimos a partir del 10 de diciembre, generó que haya una situación de compromiso, de alerta, de movilización y crecimiento.

La militancia está en un estado de ebullición porque la interpretación de lo que está pasando es justo lo que estábamos necesitando, que es que haya una interpretación justa y lógica respecto a lo que el modelo neoliberal le genera al laburante, para que eso pueda sentar las bases de lo que debería ser la organización de la ofensiva, porque hay que contraatacar el avance de la derecha…de repente interrumpe su secretaria para alcanzarle el teléfono. Del otro lado Hugo Yasky, el secretario general de la CTA de los argentinos, con quien dialoga durante un minuto y medio para seguir organizando la resistencia.

-Ustedes ganaron las elecciones el pasado 2 de septiembre de 2015 y asumieron en noviembre. Además de la lucha contra los despidos que encarnan desde principio de año se han abierto otros espacios en ATE ¿Cuáles son?

La refundación de ATE tiene que ver con devolver volumen social, político y cultural, algo de lo que carecíamos como gremio. Lo que hicimos fue armar áreas estratégicas como Derechos Humanos, Medio Ambiente, Niñez y Género que provee asistencia a la víctima. También ampliamos lo que tiene que ver con la asesoría jurídica, porque lo que siempre hacen los gremios es asesorar solamente respecto del mundo del trabajo y a veces desatienden los problemas cotidianos. Y hoy si vos tenés que transitar una situación familiar complicada, una separación o si tu hijo tuvo un traspié con la policía, todo eso nosotros lo estamos conteniendo en un marco distinto en el que lxs compañerxs vienen con un problema real y se van con una respuesta.

Ampliamos el centro cultural y comenzamos a construir una pata deportiva que tampoco existía, algo que está buenísimo porque acercás el gremio a los laburantes. También hicimos un convenio con UTE, armamos una fundación entre los dos sindicatos que es La Germán Abdala para contar con un ámbito de formación más distendido de lo que es la formación sindical, porque acá en ATE capital damos formación de cuadros para que los compañeros puedan dar una discusión con funcionarios, sepan los convenios colectivos, cómo manejar una asamblea o simplemente cómo pararse frente a la patronal. Pero también nos permitimos armar un convenio con otro gremio, siendo una herramienta más para avanzar en la generación de conciencia y para ver y sentir como nos plantamos frente al mundo. Hay cosas que desde el gremio no las podemos hacer y desde la fundación sí, entonces se baja una línea más clara hacia los compañeros que tengan ganas de debatir desde la apertura hacia las organizaciones sociales y políticas, porque ATE venía de una experiencia muy grosera de encerrarse y de negar la política como herramienta de transformación, y pasó de ser eso a tener un instrumento electoral con unidad popular, con lo que nadie acordaba, aparte de derrochar guita. Pero por suerte se pudieron modificar aquellas formas donde la política dejó de ser un cuco, la empezamos a transitar desde un dinamismo donde no existe techo, porque todo lo que se va proponiendo lo vamos tratando para que nuestros afiliados y el barrio tengan otra perspectiva.

-A partir del último 24 de marzo cando se armó la intersindical el movimiento obrero viró hacia la unidad ¿Se sigue manteniendo hoy esa unidad?

Sí, porque antes del 24 de marzo ya veníamos recorriendo ese camino. ATE participa de la corriente político-sindical donde tenés a las CTA yla CGT, donde el desafío es poder animarse a transitar en un marco de unidad para romper la burocracia sindical de la superestructura. El 24 de marzo se construyó así, no negando las centrales obreras pero pudiendo animarnos a participar. De todas maneras en aquella fecha acordamos que las dos CTA salgan a la calle en un marco de unidad, pero lo central fue mostrar al movimiento obrero tratando de identificarse no sólo con lo institucional que es el gremio, sino con todos los trabajadores. Entonces si nosotros podemos achicar la diferencia que hay entre el movimiento obrero y el gremio va a ser más fácil lograr la unidad, ese es el desafío, y la verdad es que está funcionando porque de manera quincenal la mesa político-sindical se reúne, hacemos plenarios, asambleas, debatimos, sacamos documentos, porque nos interesa fortalecernos como gremios, más allá de lo que le pase a la cúpula, porque eso ya es hablar de otros tiempos con otra dinámica y donde se hacen otras evaluaciones de los momentos históricos. Estamos tranquilos de tener a un Hugo Yasky que está al frente del conflicto, por lo tanto se hace un poco más fácil encarar la situación de crisis.

No podemos estar discutiendo el mundo de las ideas que nos alejaban sino discutir qué ideas nos acercan, porque lo que subyace desde el 10 de diciembre de 2015 viene por todos nosotros. Después están las diferencias profundas existentes que quizá nunca se resuelvan, que a ninguno de nosotros nos interesa que se resuelvan, pero sí debemos abrazar la unidad de criterio para salir de ésta.

Haciendo un poco de historia, recuerdo que cuando se dividieron las CTA las bases no participamos de esa decisión, sino que la llevaron adelante las cúpulas. A mí me costó mucho entender por qué un docente tenía que ser un adversario político (UTE había quedado del otro lado dela CTA) ¿Por qué yo tenía que estar alejado de UTE? Entonces nos pusimos laburar de manera conjunta, porque no entendemos el por qué dos gremios de la ciudad de Buenos Aires del sector público deben estar en una situación de cúpula, errándole a la política.

Cada minuto que pasa hay pérdidas de puestos de trabajo, y si te quedás discutiendo si marchaste con la sociedad rural o no bancaste la 125 o lo que fuera, en realidad es una pérdida de tiempo. Hoy el desafío es que este gobierno deje de dañar, porque sino tampoco hay posibilidad de que uno pueda pensar que este gobierno tiene que terminar su mandato. Si este gobierno no deja de dañar uno no tiene por qué permitirse pensar que tiene cuatro años por delante, y yo no tengo intenciones de aportar a eso; o para de dañar o hay que construir una herramienta que nos posibilite volver con una estrategia política. No soy destituyente para nada, pero no me banco la necedad de algunos que dicen ‘yo quiero que al gobierno le vaya bien’. Yo no quiero que a este gobierno le vaya bien porque ellos solo quieren que le vaya bien a los grupos económicos, y de hecho le va bien al gobierno, y por eso nos va mal a nosotros, a los trabajadores. Yo quiero que a este gobierno le vaya mal, porque al que le tiene que ir bien es al pueblo.

¿Se realizará o no el ansiado paro nacional del que se habló el pasado 29 de mayo en la marcha de las centrales obreras?

Creo que no se puede tapar el sol con las manos y que la presión que tiene todo el movimiento sindical es muy alta. No creo que haya mucho para dudar y no hacerlo, sería una irresponsabilidad política de los gordos, porque las dos CTA vienen planteándolo desde hace dos meses casi; creemos que a fin de mes o mediados de julio va a haber un paro nacional. No se está apurando del todo porque quieren que las CGT sean parte. No se puede no parar por el simple hecho que se anuncia otro tarifazo y una segunda ola de despidos del sector público, porque en el privado nunca pararon de despedir trabajadores. Es por eso que sería una grave irresponsabilidad política de las CGT no adherir, sobre todo por tener mayor representatividad en esos sectores. Está todo dado como para hacerlo, más aún con síntomas como el de Moyano mandando a parar los camiones por 48hs, el conflicto con los controladores aéreos, etc. Hay indicadores que van haciendo que esté justificado hacerlo.

¿Y por qué pensás que no se hizo al poco tiempo del acto del 29 de mayo? ¿Qué es lo que está esperando la CGT?

Lo que está en tensión es la conducción, que tiene arreglos con el gobierno y lo que se pone en tensión justamente es el marco de unidad al que están tratando de llegar. Si vos tenés referentes de las CGT que acompañan al gobierno como el Momo Venegas o Barrionuevo, lo que están tratando de hacer es que no se les fracture esa situación gremial como para poder avanzar con más comodidad. No sé cuántos restaurantes tienen que cerrarle a Barrionuevo para que entienda que las cosas van mal y el Momo Venegas viene de cerrar el RENATEA y darle funciones ala Sociedad Rural, algo que debería ser controlado por el Estado para garantizar que en los campos no se explote ni trabajadores ni pibes y le das un rol protagónico a estos explotadores. Quizá para las CGT la unidad con esa dirigencia sindical sea importante, no lo niego, y por ahí debe ser parte de las tensiones que tienen con las obras sociales, los convenios colectivos de trabajo...hay que ver qué es lo que pone en riesgo o lo que pone en tensión el gobierno a la hora de apretar a la CGT. No olvidemos que vienen de hacer medidas de fuerza al gobierno anterior por el impuesto a las ganancias, y ahora hay más gente pagando el impuesto a las ganancias, con menos plata, mayor volumen de pobreza, menos trabajo, aumento de despidos y desocupación, y no se explica el motivo por el cual todavía no se acoplan.

¿Cuál es techo temporal para concretar el paro nacional?

Creo que antes la gente va a salir a la calle, porque si no salís ahora, después cualquier fecha será tarde y va a pasar lo del 19 y 20 de diciembre de 2001, donde van a discutir qué hacen cuando los otros están cagándose a piedrazos con la policía.

¿Estamos frente a la posibilidad de un nuevo 19 y 20 de diciembre, y si es así, cuando podría ocurrir?

No, porque hay mucho más disciplinamiento social que durante el 19 y 20 de diciembre de 2001, pero también es verdad que la crisis es profunda, que la guita no alcanza, no se puede esconder que existe una necesidad muy grande de los sectores populares por poder morfar. Estamos frente a una situación muy diferente a lo que pasaba hace seis meses atrás, porque ahora la gobernadora María E. Vidal dice que ‘a los que piensen desestabilizar le vamos a responder con institucionalidad’, mensaje clarísimo que se traduce en 'si vos querés morfar, y yo no te doy de comer y si salís a la calle te cago a palos'. En provincias como Jujuy que está militarizada, que tiene a Milagro Sala detenida, ni se te ocurra usar una remera dela Tupac Amarú porque te detienen por averiguación de antecedentes. Están tirando de la soga para romper todo lo que se construyó, todo ese entramado social y político que se armó durante estos doce años, y va a llegar el momento que no se va a aguantar más, están dadas las condiciones para que haya una reacción.

El problema es que históricamente fue la burguesía la que hizo temblar la estantería, hay que ver cuándo la clase media dice hasta acá llegué, cuánto le duele no tomar Coca Cola, cuánto le duele no consumir La serenísima, no ir al cine, etc. porque el planteo siempre fue ridículo: me refiero al "tener la posibilidad de comprar dólares"; ahora ni plata tenés para comparlos, entonces ¿Qué espera la clase media para salir? Pagabas $20 de agua y ahora $400 y ¿No te jode? Hay que ver hasta dónde le alcanza, cuando no le alcance más va a crujir. Los sectores populares ya están arriba del barco, lo que no hay hoy es una centralidad, no hay quien convoque.

En medio de una fractura del peronismo y del mismo kirchnerismo, sumado al ahogo de los sectores financieros, la familia judicial y el cerco mediático de los monopolios, todos adeptos al gobierno de Mauricio Macri ¿Se puede volver?

Sí, claro que sí. El tema es que la política tiene de excusa la conducción, y a nosotros no nos preocupa la conducción, porque la crisis de 2001 arrojó un Néstor. Esa es la mezquindad de la política, porque dicen no podemos generar quilombo porque tenemos que consolidar una fuerza que nos posibilite volver y entonces la referencia y bla bla bla... Para unos la referencia es Cristina, como para mí, pero hay que generar las condiciones para que suceda lo que tenga que suceder. Debemos crear una reacción con un actor político, sindical social y cultural que se le plante al neoliberalismo para que después aparezca la conducción. Y es por eso que estamos impulsando la marcha federal para el mes de agosto, desde todo el país confluyendo en Plaza de Mayo. Es así que propusimos hacer reuniones regionales, asambleas generales, ir preparando el terreno hasta la fecha para que en agosto podamos estar en medio de ese marco social, político y cultural, contra el ajuste, por el trabajo, la dignidad, la salud, pero no desde lo individual, desde el “yo convoco”, sino desde un colectivo que salga a la calle. Y esto no podemos hacerlo hasta que el PJ resuelva su conducción o saber si a vos te contiene o no fulano o sultano. Insisto, algunos tenemos claro cuál es nuestra conducción aunque ahora no nos baje la línea como antes, pero debemos salir y ver qué es lo que se propone porque si no frenamos esto después no tendremos solo dos años por delante.

En los ’90 tenías a la gente organizada sin laburo, no debemos esperar a que la gente no tenga laburo, no necesitamos que haya 15 millones de desocupados. Por eso la marcha federal, que nació de una propuesta que se realizó en un plenario de ATE y que luego se elevó ala CTA. Esimportantísimo que vengan de todas las provincias, para eso estamos recorriendo el país, porque hoy ya tenemos clubes que cierran, pymes que cierran, las fábricas suspendidas.

A mediados de agosto tenemos que llegar a Plaza de Mayo todos juntos con la marcha Federal, ese es nuestro mayor objetivo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias