"No va a haber un 9 de Julio completo hasta que no recuperemos nuestras islas Malvinas", dijo CFK - Política y Medios
24/01/2022 - Edición Nº5106

"No va a haber un 9 de Julio completo hasta que no recuperemos nuestras islas Malvinas", dijo CFK

Lo afirmó en Ushuaia al al encabezar el acto central por el 33er aniversario del inicio del conflicto por la recuperación del territorio insular.

“Nos falta aún un cacho de independencia. No va a haber un 9 de Julio completo hasta que no recuperemos nuestras Islas Malvinas. No sé si lo verán ustedes, pero sí lo verán ustedes que considero mis hijos y nietos, pero las vamos a ver nuevamente formando parte de nuestro territorio, no tengan dudas”, proclamó.

Cristina dejó claro que este compromiso no es “voluntarismo, o mera utopía”, porque “desde ese 2 de abril de 1982 a este 2 de abril, las cosas vienen cambiando”, no sólo en la Argentina, con su “nacionalidad madura, que busca en el derecho internacional el diálogo y no en la militarización para lograr su soberanía”, sino también en otras voces que comienzan a escucharse en el propio Reino Unido.

Reafirmó su convicción de “tener la voz alta y clara en cada foro internacional” para seguir reclamando la soberanía de las Islas Malvinas, donde 649 argentinos murieron en combate “sin ningún entrenamiento militar”, “como carne de cañón de aventuras y horrores” de un gobierno militar, y volvió a reclamar el “diálogo” con el Reino Unido, tal como lo disponen las Naciones Unidas en sus resoluciones, y la seguridad de que “Argentina no es un peligro en términos militares” para los ingleses, sino “gente de paz”.

“Una política permanente y coherente que ya es una política de Estado me lleva a tener fuertes esperanzas. Para estar de acuerdo a derecho hace falta tener la voz alta y clara en cada foro internacional para reclamar lo que es nuestro, y no entregar ositos Winnie Pooh”, agregó Cristina en otro tramo de la intervención del acto que tuvo lugar en Complejo Artístico y Deportivo Polivalente de Arte, de Ushuaia, capital de Tierra del Fuego.

En su mensaje, de 43 minutos, donde aludió a diferentes aspectos de la guerra, a la relación de la Argentina con Gran Bretaña, no dejó de lado la situación interna del Reino Unido, de cara a elecciones y a la presión de los lobbies armamentistas.

Cristina, que estuvo acompañada del canciller Héctor Timerman y la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, entre otros funcionarios, afirmó que ante una realidad marcada por “más de un millón de ingleses que tienen que ir a comer a bancos de comida”, el gobierno británico utiliza a la Argentina “como la excusa perfecta” para seguir gastando en mantener sus colonias en el mundo, que con las Malvinas suman diez, sobre un total de 17 que quedaron en el mundo.

“El 24 de marzo, un diario sensacionalista inglés nos presentaba con título catástrofe a nosotros, los argentinos, como una amenaza al Reino Unido, justo el día en que el secretario de Defensa británico tenía que ir al Parlamento inglés para incrementar el presupuesto para mantener a sus colonias, cuando más de un millón de ingleses tiene que comer en bancos de comida”, dijo la Jefa de Estado.

Cristina señaló que esta “paradoja” da cuenta de que la Argentina es “la excusa perfecta, la coartada de un gobierno que ha tenido que pasar de 66 bancos de alimentos a más de 400, para alimentar a más de un millón de ingleses”.

“Que no se preocupen, que no pongan un sola libra más, sino para sus jóvenes. Nosotros no somos un peligro para nadie, no sólo para los ingleses, no somos un peligro para nadie en términos militares, no somos un peligro en términos de ofensiva militar ni de armamentismo”, dijo la mandataria con firmeza, y agregó que “tal vez sí sea un peligro sus políticas diferentes, que han logrado dar vuelta la realidad, con un modelo de sociedad más igualitaria, más equitativa y más justa”.

Añadió que en la Argentina, este gobierno “no gana elecciones amenazando para meter miedo con invasiones”, porque los argentinos son “gente de paz” y “siempre” lo serán, y pidió que si necesitan hacer campaña que “busquen otra excusa, pero que no utilicen a la Argentina”.

En este marco, y tras mencionar que ya firmó un decreto para desclasificar los documentos sobre el conflicto armado en las Malvinas, con un archivo oral con testimonios de ex combatientes, familiares, periodistas, camarógrafos y fotógrafos, Cristina admitió que “no va a haber un 9 de Julio completo” hasta que la Argentina no recupere las Islas Malvinas.

“Nos falta aún un cacho de independencia. No va a haber un 9 de Julio completo hasta que no recuperemos nuestras Islas Malvinas. No sé si lo verán ustedes, pero sí lo verán ustedes que considero mis hijos y nietos, pero las vamos a ver nuevamente formando parte de nuestro territorio, no tengan dudas”, aseveró.

“También han comenzado a comprender allá, en el Reino Unido, que es indispensable establecer un diálogo entre la República Argentina y el Reino Unido, según surge de consultas de opinión. Pero no para que nos den la razón sino para que nos sentemos a dialogar como establece la resolución 2065 de la ONU, y cientos de otras de la Celac, OEA y Mercosur, por ejemplo”, afirmó la mandataria.

Cristina habló de los “mártires” de 18 años que “sin ningún tipo deentrenamiento” los llevaron a luchar en un “territorio inhóspito, sin abrigo y sin comida”, y también de que fue un gobierno militar de facto y no un gobierno democrático elegido por su pueblo el que utilizó a estos jóvenes, “como carne de cañón de aventuras y horrores”.

“Aquellos jóvenes que estuvieron en las trincheras, quienes se hundieron en el (crucero) Belgrano, fueron los verdaderos héroes de las Malvinas, y también los verdaderos mártires en la lucha por la independencia territorial argentina”, reconoció Cristina, que también mencionó el hecho de que en los 33 años que siguieron a la guerra “500 ex combatientes se han suicidado”, lo que demuestra cabalmente “el horror de la guerra”.

La Presidenta recordó cómo vivieron los patagónicos aquella guerra, siendo sus habitantes los que más cerca estuvieron territorialmente de ese horror, con simulacros de bombardeos, sirenas y la permanente amenaza de que los ingleses iban a bombardear Río Gallegos (Santa Cruz).

También se llamó “la presidenta malvinera” y recordó que era una de los pocos gobernantes que podían “mirar de frente” a los combatientes y veteranos porque fue durante su gobierno y el de su esposo, Néstor Kirchner, que se reconocieron sus derechos y se volvió a instalar la cuestión Malvinas a nivel nacional e internacional.

“Siéntanse orgullosos, Argentina es un ejemplo en derechos humanos, y también en respeto y honor a nuestros combatientes”, manifestó.
Cristina mencionó una carta de la embajadora argentina ante el Reino Unido,

Alicia Castro, en la que le contaba que tras reunirse con un miembro de la cámara de los lores, los representantes de ese comité se acercaron a los argentinos para decirles que teníamos razón en cuanto al reclamo de pedir que nos sentemos a discutir.

Cristina citó al parlamentario británico del partido Laborista, John Prescott, que fue viceprimer ministro en la época de Tony Blair, que cuestionó que su país, el Reino Unido, gastara “65 millones de libras por año ayudando a isleños británicos”, por lo que desde 1982 se habrán gastado “más de un billón de libras para mantener a esos 2.000 isleños, es decir 500.000 libras en cada uno”.

“Hemos adelantado mucho, era impensable una lectura de éstas, y esto es el resultado de una política de Estado, permanente y coherente”, dijo.
También advirtió que hoy el problema para las grandes potencias “son los enfrentamientos con movimientos fundamentalistas” y no los enclaves colonialistas, de los que “hoy quedan 17 en el mundo, 10 de ellos del Reino Unido”.

“No nos vamos a dejar arrastrar por ninguna provocación, porque tenemos chapa, historia, política de convivencia y dialogo, porque vamos a seguir reclamando en todos los foros internacionales”, dijo, y agregó que “la hora de los pueblos termina finalmente sonando en todas partes, más temprano que tarde”.

“Que destinen más dinero en sus jóvenes, y no lo malgasten acá, y nos dejen sentar a dialogar para encontrar una solución. No queremos pelear con nadie, defendemos desde las ideas y la política, no la guerra”, aseveró, y recordó que en Argentina “viven muchos más ingleses que en las Islas Malvinas”, y que lo hacen “maravillosamente”.

Fuente: Télam

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias