El Gobierno modera aumentos de energía porque estima suba de inflación y déficit fiscal en julio - Política y Medios
24-07-2024 - Edición Nº6018

FRENO A TARIFAZOS

El Gobierno modera aumentos de energía porque estima suba de inflación y déficit fiscal en julio

Decidió no incrementar otra vez las tarifas de gas y electricidad el mes próximo y vuelve a postergar la actualización del impuesto a los combustibles líquidos para bajar el impacto en el IPC, pese a que desde el lunes subirán las naftas y el gasoil hasta un 7% en los surtidores de todo el país.

Por Patricio Ballesteros Ledesma

 

Como junio es un mes con mayores gastos en el año, el Gobierno se enfrenta a la posibilidad real de tener que anunciar un déficit fiscal, más allá de todas estrategias que lleva adelante desde que asumió con enormes recortes en todas las partidas, posponer el pago de deudas y licuar los ingresos de la mayoría de los trabajadores activos y pasivos.

En particular, por el pago del medio aguinaldo a los empleados públicos y a los beneficiarios del régimen de la seguridad social, el propio presidente Javier Milei  le adelantó a los mercados, a los empresarios y al FMI que tras cinco meses de números positivos, en junio habrá números rojos en las arcas públicas.

Además, para no engordar la inflación, que este mes marcaría un rebote en V frente al índice de mayo y podría generar una inercia hacia adelante, dejará para el futuro la actualización de las tarifas de electricidad y gas, justo en el inicio del período invernal que es cuando más se utilizan ambas energías en los hogares para enfrentar el frío.

Por el mismo motivo, y aunque se autorizó un aumento del precio de las naftas y el gasoil de hasta el 7% desde la próxima semana, nuevamente el Gobierno decidió posponer el incremento del impuesto a los combustibles líquidos previsto desde el primer día del mes próximo, que iba a significar un 115%.

En realidad el Gobierno estableció una mínima suba de los tributos que tendrá un impacto de sólo 1% en los surtidores ($11/litro), en lugar del 18% proyectado. Sin embargo, a ese porcentaje se le debe agregar un 2% adicional por el crawling peg implementado por Economía  y otro 2% por el incremento de los precios de los biocombustibles para mezcla. De este modo, las naftas y el gasoil aumentarán entre 5% y 7% a partir del lunes 1 de julio.

Por su lado, y por la abrupta caída de ventas en las estaciones de servicio, principalmente por el desplome de la versión premium de las naftas, que cayó un 21% en mayo pasado, las petroleras se fijaron un tope del 7% de incremento como compensación.

Para pasar estos porcentajes a números, al menos de la compañía con mayoría estatal en los surtidores de CABA, hay que saber que la nafta súper de YPF hoy vale $905, mientras que el gasoil cuesta $941, según la web surtidores.com.

Pero si se aplica una suba de alrededor del 6% en promedio, esas dos variantes de combustibles pasarán a valer $960 y casi $1.000, en cada caso. Por otro lado, la nafta premium de YPF que hoy cuesta $1.117/litro pasará a valer unos $1.300, y el gasoil grado 3 (Euro) subirá de $1.196 a $1.270.

La decisión de postergar la aplicación total del ICL y al dióxido de carbono se fijará en los próximos días nuevamente a través de un decreto, tal como ocurrió en mayo pasado, y en junio con el Decreto 466/2024. 

Como parte de la estrategia para frenar la inflación y no seguir derrumbando el poder adquisitivo de los hogares, ayer el ministro Caputo también ratificó que no habrá incrementos en las tarifas de electricidad y gas a nivel domiciliario reflejadas en las facturas del mes que viene  tal como se venía adelantando desde el mes pasado.

El Gobierno modificó a principio del corriente mes los topes de consumo máximos subsidiados y las bonificaciones sobre los precios mayoristas de energía eléctrica y gas natural para los usuarios N2 (ingresos bajos) y N3 (ingresos medios), de acuerdo al Período de Transición establecido por el Decreto 465/24.

Según esa norma la readecuación establecida marca el inicio de un proceso para pasar de un régimen de subsidios generalizados a uno focalizado, en el que el usuario final pueda conocer el costo del kW de electricidad y m3 de gas natural que es idéntico para todos.

Además, según el decreto, así se podrá determinar cuál es la asistencia que brinda el Estado a los usuarios según su capacidad de pago y que alcanza hasta un límite de consumo limitado mediante el reconocimiento de un pago menor (bonificación).

En principio, esta decisión de no aumentar en julio no significa más que un mero diferimiento, ya que las modificaciones tarifarias sí se verán reflejadas en las facturas de agosto, salvo que la Secretaría de Energía vuelva a evaluar otra prórroga en la indexación en acuerdo con las expectativas inflacionarias del Ministerio de Economía. 

En función de lo decretado. y a modo de ejemplo, tomando un consumo promedio de 250 Kw el aumento en las diferentes categorías será diferente. Los clientes N 1 (ingresos altos) con una factura de $24.710 pasarán a pagar $30.393 pesos (aumento del 23%). Y en julio, si mantienen el mismo consumo, pagarán esa misma cifra, es decir $30.393 pesos. Alcanza a un total de 1,5 millòn de hogares.

Los clientes N 2: (ingresos bajos) pasarán de una factura promedio de $6.295 a $12.527 (suba del 99%). Comprende a 1,9 millón de hogares. Y los clientes N3 (ingresos medios) pasarán a pagar de $6.585 a $16.857 (aumento 156%). Abarca a 1 millón de usuarios domiciliarios.

Cabe aclarar que para los usuarios de energía eléctrica N1 no hay topes, los N3 cuentan con 250 kWh/mes (se reemplazaron los 400 kWh/mes) y los  N2 tendrán un máximo de consumo subsidiable de 350 kWh/mes-

En el caso de las tarifas de gas natural tampoco tendrán aumento los consumos de julio. Es decir que el usuario pagará exactamente lo mismo que en junio, siempre y cuando su consumo sea el mismo. 

De acuerdo a la comunicación oficial, se establecieron para junio aumentos en el cuadro tarifario establecido del gas de 9,2% para el segmento N1, del 33% para N2 y del 10% para N3, lo que demuestra una clara regresión de la adecuación de las tarifas con mayor impacto en los sectores de ingresos bajos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias