El Gobierno nacional se aferra a los superávits gemelos para salir a flote - Política y Medios
24-07-2024 - Edición Nº6018

CUENTAS FISCALES

El Gobierno nacional se aferra a los superávits gemelos para salir a flote

Los consiguió al eliminar gastos que no considera responsabilidad del Poder Ejecutivo y a la baja generalizada de los subsidios desde inicios del año. Sin embargo, las demás variables se desdibujan y la vulnerabilidad social crece.

Por Patricio Ballesteros Ledesma

 

La suba del dólar blue por encima de $1.300 y la caída en la cotización de los bonos y acciones da una muestra del humor del mercado. También está la presión creciente del agro para que el Gobierno le ofrezca una mejora del tipo de cambio para liquidar sus cosechas, al mismo tiempo que el FMI le pide que suspenda al dólar blend que les ofrece a las agroexportadoras hasta ahora.

La inflación del mes pasado continuó la senda a la baja, aunque ya se descarta a nivel oficial y desde las consultoras privadas un rebote del índice para los próximos meses. Tras la última revisión el FMI envió el desembolso por US$800 millones acordado pero no tiene en sus planes nada adicional, mientras que China aceptó renovar el swap como una muestra de buena voluntad oriental. Pero las reservas igual no crecen.

De todas maneras, lo que sí crece es el descontento social, no sólo porque Javier Milei recortó gastos más de la cuenta (se le fue la mano, según sus palabras) y suma nueva deuda para cerrar sus números, sino porque la situación de desfinanciación al sector público nacional y, además, el envío de fondos a las provincias a cuentagotas aumenta los desequilibrios en todas las jurisdicciones.

Con poco bueno por mostrar, tras la aprobación de la nueva fórmula jubilatoria, y aunque continúa pujando en el Congreso porque se aprueben la Ley de Bases y el paquete fiscal y no se rechace el DNU 70/2023 aún vigente, el Gobierno nacional se aferra a los superávits gemelos por quinto mes consecutivo como los flotadores de su gestión que en t. 

Esos gemelos positivos que los economistas locales y el board del FMI veían como insostenibles, y muy orientados en su impacto inmediato hacia los sectores más vulnerables, pero que aún con protestas sociales y sectoriales desde el Poder Ejecutivo Nacional insisten con sostener como sus mayores logros. 

Y es lógico, tras años de desequilibrios reiterados y déficits casi permanentes, aunque se basen en una represión fuerte del gasto y la inversión desde el Estado, el diferimiento y quita en las deudas públicas, y la supresión casi total de los subsidios económicos, forzar todo para mostrar superávit primario y fiscal es la gran apuesta de cara a los que esperan beneficiarse con el gran ajuste, tanto a nivel local como externo.

En esta línea, el Ministerio de Economía informó ayer que durante mayo el Sector Público Nacional registró un superávit financiero de $1.183.571 millones, producto de un superávit primario de $2.332.205 millones y de intereses de la deuda pública neto de pagos intra-sector público, que alcanzaron los $1.148.634 millones.

En un contexto de ingresos que superaron ampliamente los niveles previos, obviamente en términos nominales tras la devaluación del 12 de diciembre pero no a nivel real en todas las recaudaciones, el Gobierno enfatiza su compromiso con el equilibrio fiscal, lo que determinó que se mantenga el nivel de gasto sostenible en el mediano y largo plazo.

Desde Economía se reafirma que ese resultado es consistente con el ordenamiento de las cuentas fiscales nacionales ligado, principalmente, a la eliminación de gastos que no hacen a las funciones esenciales del PEN y a la reducción de subsidios económicos. Esta no esencialidad del Estado está claro que es una posición política y que, por otro lado, es discutida en su nivel y alcance por casi todos fuera del oficialismo.

Así y todo, el SPN registró cinco meses consecutivos de excedente financiero por primera vez desde el 2008, acumulando un superávit luego de intereses equivalente a aproximadamente 0,4% del PBI en lo que va del 2024 (superávit primario de aproximadamente 1%). Con jubilaciones mínimas de miseria, coparticipación acotada, un brutal recorte de gastos y una depresión económica inédita es lógico alcanzar ese objetivo.

De esta forma se continúa mostrando en los hechos el sendero de consolidación y ordenamiento fiscal, dicen desde Economía, al mismo tiempo que desde la oposición y otras visiones económicas señalan que no hay tal excedente financiero sino gastos no ejecutados, pase de deuda del BCRA al Tesoro nacional, licuación de ingresos y aspiradora de pesos provocada por el Gobierno. 

En cualquier caso, en su intento por mostrar estos números como grandes logros, desde la cartera de Luis Caputo detallan que los ingresos totales del SPN en mayo alcanzaron los $9.204.125 millones (+298,2% i.a.), con una recaudación tributaria que presentó un crecimiento de 314,1% i.a., explicado principalmente por la variación del Impuesto a las Ganancias, al comercio exterior y del Impuesto PAIS.

Con respecto a Ganancias se presentó una variación positiva interanual del 624,7%, debido al vencimiento de los saldos de las declaraciones juradas de las sociedades con cierre de ejercicio en diciembre de 2023. Por el lado del comercio exterior, los derechos de exportación crecieron 445% i.a. (+$605.773 millones). 

Por su parte, el Impuesto PAÍS registró un incremento de $515.201 millones, mientras que entre los tributos ligados a la actividad económica interna cabe mencionar la recaudación correspondiente al IVA neto de reintegros ($952.842 millones, +207,6% i.a.) y débitos y créditos ($408.654 millones, +187,3% i.a.). 

Por otro lado, los ingresos correspondientes a los Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social se incrementaron en $1.580.354 millones (+232,7% i.a.). Además, durante el mes de mayo las rentas de la propiedad crecieron $320.666 millones (+203,3% i.a.).

En el quinto mes del año, los gastos primarios del Sector Público Nacional alcanzaron los $6.871.919 millones (+168,5% i.a.). En lo que se refiere a las prestaciones de la Seguridad Social, las mismas ascendieron a $2.555.298 millones (+212,4 % i.a), producto del impacto de la fórmula de movilidad aprobada por la Ley 27609 y el DNU 274/24, que adecuó la mencionada fórmula para que los aumentos jubilatorios acompañen la evolución de la inflación y otorgó una compensación adicional de 12,5% para todos los pasivos bajo ese régimen. 

Sobre este último punto, desde Economía aclaran que ese concepto no incluye el refuerzo de ingresos previsionales (más de $334.268 millones). Considerando el bono otorgado a las prestaciones de la Seguridad Social, las mismas se incrementaron en 220% i.a. Por otra parte, las remuneraciones alcanzaron los $939.207 millones (+221,6% i.a.), producto de los incrementos otorgados en el marco de las políticas salariales acordadas.

Las transferencias corrientes alcanzaron los $2.768.983 millones (+187,1% i.a.). Aquellas correspondientes al sector privado presentaron un crecimiento de $2.419.887 millones (+206,1% i.a.). Entre ellas se encuentran las inherentes a las prestaciones sociales, que incluyen el mencionado refuerzo de ingresos otorgado a jubilados y pensionados, las prestaciones del PAMI y las asignaciones familiares (donde la Asignación Universal para Protección Social fue incrementada un 100% en enero mediante Decreto 117/2023).

También enlistan los programas de Política Alimentaria (con un incremento en la Tarjeta Alimentar del 119% entre enero y mayo, según la Resolución 3/2023, la Resolución 11/2024, y Resolución 111/2024) y el Plan 1.000 días (incrementándose el valor de la prestación en un 500%, mediante la Resolución 1062/2024).

Por su parte, las transferencias corrientes al sector público realizadas en mayo alcanzaron los $348.026 millones (+$175.520 millones; +101,7% i.a.), entre las que se destacan las asistencias financieras a universidades por $247.512 millones (+206,4% i.a.). Finalmente, los subsidios económicos crecieron en $675.872 millones (+156,8% i.a.), donde los energéticos se incrementaron $588.769 millones (+163,8% i.a.), mientras que los destinados al transporte lo hicieron en $81.783 millones (118,2% i.a.).

Todos estos números que muestran crecimientos esconden una realidad que debe ser puesta en relieve. En primer lugar que, para los ingresos tributarios, el crecimiento nominal se da en gran medida por la fuerte devaluación, ya que a nivel interanual en términos reales hay bajas, como en la recaudación del IVA por quinto mes consecutivo.

Y por el lado del debe, que el Gobierno se maneja con un presupuesto predevaluación armado por la anterior administración, que ésta decidió prorrogar y que, aún así, está subejecutando. Por lo tanto, no sólo se achicaron al mínimo todas las partidas, automáticas y discrecionales, también se suspendieron las inversiones públicas y se difirieron una parte importante de las deudas, como las de CAMMESA con las generadoras energéticas y las del BCRA con los importadores y los bancos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias