Menem y Villarruel, peleados por los anuncios - Política y Medios
14-06-2024 - Edición Nº5978

EL OJO PARLAMENTARIO

Menem y Villarruel, peleados por los anuncios

La ley bases y la reforma fiscal fueron dictaminadas en el Senado. Guillermo Francos tuvo que hacer concesiones que no esperaba y complican el vínculo del Gobierno con algunos sectores del poder, como las mineras. Menem y Villarruel se pelearon por los anuncios y varios senadores se fueron de gira y obligaron a postergar la sesión.

Hay dictámenes 

El Gobierno logró finalmente dictaminar en el Senado la ley de bases y la reforma fiscal e intentará que sean aprobadas en 10 días con modificaciones, para que Diputados lleve a cabo la sanción antes de fin de mes y le permita a Javier Milei firmar el pacto con los gobernadores el 9 de julio.

Para la firma de los despachos fue decisiva una reunión del jefe de Gabinete, Guillermo Francos, con varios senadores que se negaban a suscribir porque pedían nuevas modificaciones o, lo que es más difícil, garantías de que las correcciones serán respetadas en Diputados. 

Las reuniones de comisiones finalizaron con pedidos de cuarto intermedio y cuando la mayoría de los senadores se fueron del palacio, el grupo que se negaba a firmar fue al despacho de Victoria Villarruel a negociar con Francos la letra chica de los proyectos. Tan desprolijo fue el trámite que los dictámenes no se pudieron publicar hasta el día siguiente.

Concesiones finales

Francos llegó al Senado con toda la artillería para dictaminar como sea, harto de esperar semanas para llegar a un consenso. Su concesión más grande fue elevar de 3 a 5% las regalías mineras, un pedido del santacruceño José María Carambia que molestó y mucho a las empresas del sector. El senador pedía un 15%.

La senadora del PRO Guadalupe Tagliaferri pedía garantías de tener la aprobación en Diputados de las modificaciones que impuso al blanqueo, con restricciones para acceder a hermanos de funcionarios e impedir que tengan algún beneficio similar hasta 2038. 

La otra firma que faltaba era la del entrerriano Edgardo Kueider, del bloque Unidad Federal, quien habría negociado temas para su provincia, Entre Ríos, vinculados a la represa Salto Grande. Tagliaferri y Kueider no querían firmar si antes no lo hacía Carambia, quien era un voto decisivo porque comparte la comisión de Legislación General con Martín Lousteau. 

El economista está decidido a no firmar, al igual que su compañero del bloque UCR Maximiliano Abad. Ambos podrían ser votos que no tenga el oficialismo en el recinto, en la sesión del 12 o 13 de este mes. No puede perder ninguno más.

Internas de cartel 

Destrabar el dictámenes no eliminó las internas en el Gobierno: por el contrario, en la noche del miércoles quedaron a la vista. Martín Menem, presidente de la Cámara de Diputados, anunció los dictámenes por twitter minutos después de la reunión de Guillermo Francos con los sensores que se negaban a firmar. 

El jefe de Gabinete había comunicado la noticia a Javier y Karina Milei, quienes le informaron a Menem para que se subiera a los festejos. Lograron indignar a Victoria Villarruel, quien no podía anunciar los dictámenes mientras no tuviera las firmas estampadas en los proyectos. 

La vicepresidenta recién publicó en su cuenta de twitter los dictámenes al día siguiente, con todas las adhesiones necesarias. Se supo que la mayoría de los opositores habían colaborado con firmas en disidencia, que vaticinan pedidos de cambios en la sesión.

Viajes a México

La sesión de la ley bases y la reforma fiscal en el Senado será el 12 o el 13 de junio, aun cuando por la firma de los dictámenes podría ser el jueves 6 de junio. Ocurre que muchos senadores viajaron a México para presenciar las elecciones y tenían pasajes de vuelta el próximo fin de semana, con escalas previas en los Estados Unidos para pasear o visitar a colegas en el Capitolio, según informaron antes de partir.

Entre los viajantes están algunos con votos decisivos, como la neuquina Lucila Crexell. Además, otros aliados no podían estar en Buenos Aires por problemas personales y la sesión fue imposible. El oficialismo aceptó postergar la sesión y se cuidó de no atacar a los senadores que le pueden dar las leyes que necesita. 

Tensión en Diputados 

La Cámara de Diputados tendrá el martes un duelo de sesiones de un final impredecible, debido a los desencuentros de la oposición. El problema surge porque la UCR no quiere compartir estrategia con Unión por la Patria y también sufre la presión de gobernadores y rectores universitarios, que piden demorar la aprobación de proyectos para sumar presupuesto de las casas de altos estudios y restablecer el fondo nacional de incentivo docente.

Estas dos iniciativas forman parte de un llamado a sesión de UP para las 14 horas, junto a los expedientes sobre un cambio de movilidad previsional, que incluya una suba para los jubilados. La UCR, aliado al bloque Hacemos Coalición Federal, sólo quiere tratar estos últimos temas y pidió sesión a las 11 horas. No será fácil llegar a un acuerdo. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias