Macri, el aliado incómodo de Milei   - Política y Medios
15-04-2024 - Edición Nº5918

LA INTERNA, DESDE ADENTRO

Macri, el aliado incómodo de Milei  

Como presidente del PRO, Macri coordinará lo que hasta ahora es una alianza legislativa sin fisuras entre ese partido y el Gobierno nacional. Sus representantes en el Congreso votaron siempre con La Libertad Avanza.

Mauricio Macri relanzó su carrera política esta semana y será protagonista estelar de lo que viene: la gestión presidencial de Javier Milei y las elecciones legislativas de 2025.

Como presidente del PRO, Macri coordinará lo que hasta ahora es una alianza legislativa sin fisuras entre ese partido y el Gobierno nacional. Sus representantes en el Congreso votaron siempre con La Libertad Avanza.

El expresidente podrá definir si esa conducta se mantiene por tiempo indefinido o si en algún momento queda condicionada a participar de las medidas que se toman en la Casa Rosada.

El vínculo entre los amarillos y el Gobierno es fluido. El jefe del PRO en Diputados, Cristian Ritondo, conversa con Milei tanto o más que las autoridades legislativas de La Libertad Avanza, que además se consumen en internas que ni siquiera pueden ocultar.

Macri presionó para que Ritondo fuera presidente de la Cámara de Diputados, pero chocó con la presión de Karina Milei, quien impuso una figura propia. El elegido y protegido por la hermana del presidente fue Martín Menem, su principal socio en la interna del gobierno.

El riojano le cedió a Karina a su tío y principal operador, Lule Menem, para armar en cada juzgado electoral del país el partido político La Libertad Avanza y no volver a depender de otros sellos en la conformación de un frente electoral.

En 2023, Milei no tuvo otra opción y para competir en todas las provincias fue necesario abrir las listas a los prestanombres. Hubo situaciones insólitas como las inhabilitaciones para presentar listas legislativas en Misiones y Santa Cruz, que con los resultados sobre la mesa privó a LLA de cuatro senadores nacionales.

Karina quiere que esas situaciones no se repitan y para eso busca dominar la lapicera de LLA en los comicios de 2025. Junto a Lule, recorren el país en busca de avales.

No siempre les va bien: el último miércoles, el presidente de la Cámara de Diputados tuvo que viajar de urgencia a Córdoba para arreglar los papeles ante la justicia electoral.

El principal referente libertario en esa provincia es el diputado Gabriel Bornoroni, a quien Karina y Menem intentaron imponer como presidente del bloque de Diputados, en reemplazo de Oscar Zago. Se quedaron sin los votos.

La obsesión temprana de Karina por lograr un partido político propio también tiene que ver con Macri: si es la dueña de las listas, el ex presidente también deberá pedirle permiso.

Milei no está interesado en la anticipada resistencia de su hermana. Lo dejó claro desentendiendose del operativo para desplazar a Zago: cada diputado que llamó al presidente, supo que no se molestaría si el jefe de bloque se mantenía en su lugar. Así fue.

El jefe de Estado tampoco se muestra ansioso por tener un partido político propio y, en conversaciones con dirigentes y allegados, remarca que su alianza con el PRO es clave para sostenerse en el poder.

No le molesta reparos a ceder lugares en las listas porque, en definitiva, sólo puede imaginar una mayoría parlamentaria con la ayuda de si los legisladores que tendrá el partido de Macri. Le alcanza con marcarle la cancha al Poder Ejecutivo.

El ex presidente está atento a estas tensiones y listo para dar pelea interna, si hace falta. En la reunión que tuvo con los titulares del PRO de cada provincia armó el terreno para aliarse con LLA. “No nos vamos a fusionar, pero sí trabajar en conjunto”, fue su definición.

No está claro cómo podría ser ese esquema si Karina Milei se queda con el sello de LLA y domina las listas a gusto. En ese caso, Macri debería pedir una alianza entre ambos sellos y dirimir las candidaturas en internas.

Sería un riesgo grande para el presidente, que podría exhibir sus debilidades en provincias donde casi no tiene referentes, pero sí logró votos para ganar las elecciones presidenciales.

Macri está dispuesto a dar todas las peleas. Para presidir el PRO, logró desplazar de la presidencia del partido a Patricia Bullrich, quien peleó hasta minutos antes del cierre de listas para sostener algo de poder. Se conformó con algunas consejerías y la presidencia del Congreso, el órgano deliberativo.

Macri y Bullrich están peleados y tal vez no haya reconciliación posible. Los reproches cruzados tienen como protagonista a Milei.

La ministra le cuestionó al ex presidente no haberla apoyado en la campaña presidencial; y el flamante titular del PRO le achaca haberse sumado al Gabinete libertario sin pedir permiso.

La tensión seguirá y sólo Milei puede apaciguarla. Los necesita a los dos en su equipo. En el formato que sea. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias