La tragedia de Bahía Blanca en un país con padre ausente  - Política y Medios
19-04-2024 - Edición Nº5922

ACTUALIDAD

La tragedia de Bahía Blanca en un país con padre ausente 

El nuevo gobierno elude responsabilidades y piensa al Estado como una institución molesta que sólo sirve para generar déficit fiscal.

El nuevo gobierno elude responsabilidades y piensa al Estado como una institución molesta que solo sirve para generar déficit fiscal. La más simple de las definiciones, enseña que el “Estado” es una forma de organización social, que cuenta con instituciones soberanas, que regulan la vida de una cierta comunidad de individuos en el marco de un territorio nacional.

Argentina es un Estado soberano compuesto por 23 provincias y un distrito federal. A su vez, cada una de estas provincias se organiza en municipios, partidos o departamentos. Todos quienes habitamos el Estado Argentino nos reconocemos en los símbolos patrios, nos apasionamos cuando juega nuestra selección, coincidimos en que las Malvinas son argentinas y nos conmovemos cuando alguna tragedia enluta alguna zona del país. 

Esta forma de organización social supone la construcción de vínculos solidarios entre todas las partes que dan sentido al “Estado”. Vínculos de solidaridad que se expresan especialmente ante la tragedia. Todos los presidentes de la república, en algún momento de su mandato, tuvieron que enfrentar una inundación, un sismo, una sequía, un tornado, que castigó a alguna provincia o ciudad. 

El domingo pasado, Javier Milei llegó a Bahía Blanca para enfrentar la primera crisis humanitaria de su flamante gobierno. Un temporal dejó 13 muertos. Lo que iba a ser una fiesta de fin de año para un grupo de patinadoras, terminó siendo una tragedia para toda la comunidad.

Para llegar hasta el centro de operaciones, que Municipio y Provincia montaron inmediatamente, Milei debió transitar por calles desoladas donde se amontonaban los autos unos contra otros, vidrieras de comercios estalladas, chapas enroscadas en los árboles como si fueran de papel, viviendas con techos volados y paredes semi caídas. Nada de esto conmovió al primer mandatario. 

"Saldrán adelante con los recursos existentes", dijo Milei en conferencia de prensa ante la mirada atónita de Federico Susbielles, el nuevo intendente de Bahía Blanca.  

La reconstrucción de la ciudad demandará al menos 30.000 millones de pesos. "La situación del temporal que atravesamos es gravísima y estamos empezando a mensurar lo que va a hacer la etapa de reconstrucción, fueron afectadas más de 10.000 viviendas" explicó Susbielles el último miércoles, tras el relevamiento de los daños materiales. 

A casi una semana del temporal, se logró restablecer casi el 70% del servicio de energía eléctrica a partir del trabajo de 75 cuadrillas, y aún el servicio de trasporte urbano funciona con frecuencias de sábado. 

Para paliar la difícil situación que atraviesan los habitantes de los barrios periféricos cuyas viviendas quedaron destruidas, el municipio elevó a 25 mil pesos la tarjeta social y abrió un registro de voluntarios, que ya son cientos, que están colaborando en la reconstrucción de los hogares. 

"A las multinacionales que trabajan hace muchos años en Bahía Blanca les voy a dar un plazo de 24 horas para que le confirmen a los bahienses cuál va a ser el aporte que van a dar para salir de esta situación. Si en 24 horas no tengo respuesta, voy a enviar al Concejo Deliberante un proyecto de tasa excepcional para que colaboren con la reconstrucción de la ciudad”, intimó el intendente, a la vez que le solicitó a Acindar y las grandes empresas proveedoras, que prioricen “por razones humanitarias”, a Bahía Blanca para la entrega de chapas y materiales de construcción. 

El objetivo es reconstruir en 72 horas 440 viviendas en módulos básicos de 20 metros cuadrados. 

"Al otro día del temporal fue salir a la calle y ver el barrio dado vuelta, muchas casas sin techo. Salimos a repartir sándwiches y mucha gente me decía: por ahora no quiero porque todavía no puedo comer, estoy angustiado'", cuenta Graciela Escale, que tiene un comedor comunitario en el barrio Miramar, uno de los más castigados por el viento de más de 150 kilómetros por hora del sábado. 

"Hay gente que quedó sin ningún recurso. Abastecemos lo más que podemos. No hacemos excepciones, hoy todos estamos en necesidad", reflexiona mientras reparte platos con guiso caliente bajo la lluvia. 

Genera tristeza y dolor ver el panorama del Club Olimpo. “Quedó todo detenido en el tiempo y con signos de destrucción”, cuenta un cronista local. 

“Todo pasó a las 19.25, vimos como el techo se infló para afuera, volvió hacia atrás, se partieron los vidrios y se derrumbó todo arriba de las personas que estaban ahí” contó Jennifer Pérez, testigo del derrumbe que costo la vida a 13 bahienses.   

El jueves se habilitaron los edificios escolares que estaban en condiciones de retomar las actividades de finalización de ciclo lectivo y personalidades destacadas de la ciudad, entre ellos Manu Ginóbili, Pepe Sánchez, Lautaro Martínez, Germán Pezzella, Abel Pintos, Agustín "Rada" Aristarán, Gastón Duprat, Alejandro Montecchia, los hermanos Guido y Catalina Pella, Valentina Costa Biondi, Rodrigo Palacio, Santiago Álvarez Fourcade y Paula Eyheraguibel, comenzaron una campaña de donaciones bajo el lema “Fuerza Bahía”. 

En este contexto de desesperación y desastre suena aterradora la frase "saldrán adelante con los recursos existentes". No hay manera de hacerlo sin el apoyo del Estado Nacional. Es por eso que el gobernador Axel Kicillof, que se constituyó en el lugar y se puso al frente del comité de crisis desde el primer momento, le pide a la Nación 10 mil millones de pesos para la reconstrucción de Bahía Blanca. 

“El pedido se puede traducir en materiales o una partida financiera para que la Provincia pueda hacer frente a la situación” explicó el ministro de Gobierno bonaerense, Carlos Bianco. 

“Se está pidiendo que la Nación envíe chapas y algunos elementos necesarios para reparar sobre todo las voladuras de los techos, no solo en la zona de Bahía, sino también en Tres Arroyos, Monte Hermoso, Chasicó, Villarino Norte y el Conurbano", puntualizó el funcionario. 

El intendente Federico Susbielles también le pidió un aporte del tesoro nacional (ATN) para paliar la situación.

Provincia y municipio no hacen más que reclamar lo que les corresponde. El gobierno nacional dispone de un fondo, que corresponde a las provincias, para atender situaciones de emergencia y desequilibrios financieros de los gobiernos provinciales. El Estado nacional no puede estar ausente ante tragedias de la magnitud que afronta hoy Bahía Blanca y la provincia toda. Nada se soluciona diciendo “no hay plata”. 
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias