El Senado está cerrado y el juicio político podría caer - Política y Medios
18-05-2024 - Edición Nº5951

EL OJO PARLAMENTARIO

El Senado está cerrado y el juicio político podría caer

Sergio Massa apeló a las arengas, pero pidió que el Congreso no abra ni para tratar los temas que afectan a Milei, quien ya coordina con el PRO una agenda pero prefiere no romper. El Senado está cerrado y el juicio político podría caer.

 

Massa de arenga

El candidato presidencial de Unión por la PatriaSergio Massa, dedicó parte de su agenda final de la campaña a motivar legisladores oficialistas, temeroso que más de uno se confiara y se relajara en momentos claves.

“A ver si entendemos: esto esta parejo, hay que ir casa por casa y buscar voto por voto y explicarle a la gente lo que se puede perder si gana Milei”, fue el instructivo de Massa en una reunión con diputados oficialistas luego de asamblea que proclamó los resultados de las primarias.

Sugirió, por ejemplo, contarle a la gente como puede ser su vida sin una escuela en cada barrio; o tener que pagar costosos tratamientos médicos. “La paridad será hasta el último día”, advirtió.

 

Milei y el PRO

Dos horas de discusión entre los jefes de bloque de Diputados fueron suficientes para acordar un documento común para pedir por la liberación de los rehenes argentinos en manos de Hamas, la organización que el último 7 de octubre atentó contra Israel.

La reunión surgió tras un pedido de sesión de Javier Milei y el bloque PRO, que ya actúan en equipo, y solicitaba tratar proyectos para presionar a la cancillería. Uno de ellos pedía la interpelación de Santiago Cafiero.

Milei no se la hizo difícil a las autoridades del Frente de Todos, que negoció con la presidenta de la Cámara Cecilia Moreau, el jefe de la bancada, Germán Martínez; y Cecilia Penacca. El libertario tuvo la asistencia de su par Carolina Píparo y de Cristian Ritondo, jefe del PRO, convertido en un asesor full time del economista desde 23 de octubre.

La discusión más fuerte fue porque la alianza PRO-LLA pedía incluir el derecho a defensa a Israel, lo que el oficialismo aceptó, pero sólo aclarando que se ratificaba la última resolución de la ONU que el cese de hostilidades.

 

Senado cerrado

“No estamos consiguiendo apoyo”, reconoció Anabel Fernández Sagasti, referente del Frente de Todos de la Cámara alta, luego de que la banca de la mujer, una comisión con las representantes femeninas, aprobara un dictamen para convertir en ley un plan de protección a mujeres que son víctimas de violencia de género.

No hubo presencia de la oposición, pese a las gestiones del Frente de Todos, que esperaban al menos la ayuda de la UCR, que nunca llegó. Por la misma razón será difícil que el Senado abra la puerta hasta el 10 de diciembre, porque el oficialismo tiene dos bancas vacías.

Una es por la enfermedad de José Uñac, quien luego será reemplazado por su hermano; y otra por la muerte del fueguino Matías Rodríguez. Sin ellos, no hay chances de sesionar sin ayuda al menos un voto opositor.

 

Agenda Anti Miliei 

Sergio Massa prefirió esperar al ballotage para activar en el recinto de diputados la agenda anti Milei, un grupo de proyectos que apuntan a exponer algunas propuestas incómodas del libertario. El principal es el financiamiento educativo, que propone ampliar las partidas en este rubro en 2 puntos del PBI (de 6 a 8).

El dictamen tuvo la firma de diputados del PRO, que de esta manera quedarían expuestos ante sus socios de LLA cuando el proyecto se daba en el recinto. La UCR también apoyó. Pero los partidos chicos que podían garantizar el quórum prefirieron no exponerse antes de las elecciones.

Así se lo hicieron saber a Massa, que ordenó no convocar a la sesión para evitar exhibir faltas de respaldo, como la de los diputados cordobeses cercanos a Juan Schiaretti y Martín Llaryora, que siguen jugando a dos puntas. El ministro prefiere esa puesta en escena post 19N, si ya es presidente.


Juicio político, en  veremos 

El oficialismo quedó encerrado en un dilema difícil de resolver el proceso de juicio político contra los cuatro jueces de la Corte suprema: recibió un fuerte presión de los magistrados previa a la última semana de las elecciones y, para quedar fuera de la polémica, optó por pedirle a Alberto Fernández que prorroga las sesiones ordinarias hasta el 9 de diciembre.

De esta manera, se podrá dictaminar hasta el 30 de noviembre, o sea, 10 días después del ballotage. No está claro si Massa acepta los cuatro dictamenes de acusación contra los jueces que prepara el oficialismo, aun cuando sus dos diputados de la comisión, Ramiro Gutiérrez y Micaela Morán avalaron las actuaciones. Será motivo de otra discusión.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias