Cercanía, territorio y medios: la apuesta final de Patricia para no quedar fuera del ballotage  - Política y Medios
20-06-2024 - Edición Nº5984

LA INTERNA, DESDE ADENTRO

Cercanía, territorio y medios: la apuesta final de Patricia para no quedar fuera del ballotage 

"La idea es dar mensajes claros, de autoridad, pero también de previsibilidad", es la frase repetida en el bunker de JxC, donde funciona la máxima que también existe en Unión por la Patria: atacar los planes de Milei, pero nunca a él, porque quienes se identifican con su figura sienten el golpe. 

Patricia Bullrich lanzó su estocada final para no quedar fuera todo, con un cóctel que incluye nuevos asesores en comunicación audiovisual, recorridas por el país y la ayuda, en la que medida que lo consiga, de los gobernadores de Juntos por el Cambio, los que están y los que fueron elegidos. 

Parece mucho, pero no precisa menos quien, según los últimos sondeos que circulan por los equipos de campaña, está lejos de llegar a un ballotage y si sigue perdiendo votos le permitirá al liberario Javier Milei ganar en primera vuelta. Al igual que Sergio Massa, Bullrich aceptó que al economista, cuanto más se le pega, más se lo ayuda. Pero tampoco le sirve no polarizar nunca con él si no quiere frenar la fuga de votos. 

Los heridos de la interna del PRO la acusan de haber destrozado a Horacio Rodríguez Larreta y favorecer sólo a Milei. Los números de las primarias y de las encuestas no dicen lo contrario. Patricia enfrenta esos ataques casi en soledad, con un minúsculo grupo de colaboradores. 

En la última semana sumó como directora de comunicación a Federica Suárez Santiago, una especialista en contenidos audiovisuales, encargada de filmar los videos de los spot y también en las redes sociales, donde el ejército de trolls del PRO viene perdiendo terreno contra el de los liberales, manejado por Fernando Cerimedo. 

"La idea es dar mensajes claros, de autoridad, pero también de previsibilidad", es la frase repetida en el bunker de JxC, donde funciona la máxima que también existe en Unión por la Patria: atacar los planes de Milei, pero nunca a él, porque quienes se identifican con su figura sienten el golpe. 

El problema de Bullrich es que no puede polarizar con un rival y olvidar al otro, porque necesita que los dos bajen para colarse en un ballotage. Con el triunfo de Milei en las primarias, la apuesta de capturar sólo a liberales ya no da resultado. 

La campaña territorial de Bullrich incluyo un colectivo, denominado "La patoneta", con el que sólo recorre zonas cercanas a Buenos Aires, con algún periodista a bordo para tener el diario de Yrigoyen. 

Intentará mostrarse cercana a la gente, pero también más popular y austera, para tener alguna chance de atraer a votantes de bajo poder adquisitivo, que no la consideran. Esa franja se divide entre Massa y Milei. 

El otro bastón de Bullrich en esta etapa son los intendentes y gobernadores, actuales y electos, que pueden aportar logística para la campaña, una imagen de triunfalismo que ella perdió y, lo más importante, agregar votos. 

Su incursión por Chaco tuvo ese objetivo y no le pudo ir mejor. Levantó la mano del nuevo gobernador, el radical Leandro Zdero, quien en el escenario contó que Bullrich fue quien apuntaló su candidatura presidencial. 

Después la sumó a sus ruedas de prensa y hasta le armó un acto en Corrientes con el gobernador Gustavo Valdés, padrino político de Zdero. Auxilios así espera Bullrich de otros mandatarios provinciales. "Vamos a volver con gobernabilidad", repite cada vez que pisa un escenario con uno de ellos. 

Pero ningún sondeo da cuenta de que el voto a un gobernador se traduzca en una opción familiar en la contienda nacional. Sino Milei no hubiera ganado en 17 provincias. Hay casos llamativos como San Luis, dónde Claudio Poggi triunfó en la elección por JxC, pero en la general el libertario arrasó. El último fin de semana, el diputado también copó las calles puntanas.

Bullrich tampoco puede descuidar Buenos Aires, dónde Carolina Píparo, de LLA, le disputa el voto a Néstor Grindetti. Necesita el respaldo del derrotado Diego Santilli, pero no lo tiene: como Larreta prefiere dejarla caer..

El jefe de Gobierno ya no lo disimula y se fue a New York está semana para ignorar cualquier actividad de campaña. No cicatriza su derrota en la interna contra Bullrich, quien tampoco capitalizó su victoria. Así está JxC.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias