El cierre de listas en las redes sociales: el cimbronazo acaparó la discusión pública - Política y Medios
22-07-2024 - Edición Nº6016

ALCANZÓ AL 94% DE USUARIOS

El cierre de listas en las redes sociales: el cimbronazo acaparó la discusión pública

Decenas de millones de usuarios fueron alcanzados por el debate político al momento de definir candidaturas. Massa fue el epicentro de menciones tras el anuncio que sacudió la escena.

El cierre de listas de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) presentó al electorado cimbronazos como la repentina aparición de Sergio Massa como principal candidato del oficialismo, y algunas novedades como los cuadros radicales que completaron las fórmulas de Juntos por el Cambio encabezadas por Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta. Pero ¿cómo se vivió en el submundo digital?

No es ninguna novedad que la discusión política hace rato tiene un nodo neurálgico en las redes sociales, donde la opinión es visible ante diferentes públicos y desde hace años se trabaja en la promoción e instalación de posturas, ideas, actitudes colectivas frente al fenómeno político.

Las recordadas “granjas de trolls” en las que  Marcos Peña, invirtió montos millonarios, y donde se creaban y ponían a interactuar a granel usuarios spam de redes sociales con el objetivo de minar determinados debates públicos con opiniones favorables al entonces Gobierno de Cambiemos, son tan sólo un caso testigo.

En la actualidad, por caso, el principal canal de comunicación externa del ministro de Economía y ahora precandidato a presidente por Unión por la Patria, Sergio Massa, es desde hace tiempo su usuario oficial de Twitter. Allí vuelca las principales novedades de gestión y anuncios de relevancia, exacerbando una tendencia cada vez más común entre la dirigencia política y las figuras públicas en general.

La situación trae intranquila a buena parte del periodismo mainstreem, que históricamente se vio beneficiado de la primicia en off por sus oportunos vínculos con las entrañas de la acción política.

Esto tiene su relación causal con otro proceso simultáneo que viene impulsando con ritmo vertiginoso el desarrollo y creciente adopción de redes sociales: la tónica de la discusión pública se volvió multipolar en los últimos años, y ya no es monopolio de los medios masivos de comunicación.

Un informe de Social Listening publicado recientemente por la consultora Taquion afirmó que la conversación sobre el cierre de listas en las elecciones alcanzó a más del 94% de los usuarios de redes sociales del país. De 36,3 millones, unos 34 fueron observadores o partícipes del debate.
 

El monitoreo de menciones a Sergio Massa de Google Trends.

Entre el 19 y el 25 de junio pasados, unos 2 millones de usuarios promovieron el intercambio publicando respecto al tema, redondeando unas 4 millones de menciones a los nombres de algún candidato o candidata; y alcanzando en su viralización a los mencionados 34 millones.

Como era de esperar, el epicentro de menciones fue el ministro de Economía, Sergio Massa, que sacudió el escenario político el pasado viernes cuando, ya en horas de la noche, se anunciaba una “lista de unidad” que lo llevaba como candidato a presidente del oficialismo, acompañado por el ministro de Defensa, Agustín Rossi.

El canal elegido fue la cuenta de Twitter de Unión por la Patria; y el nombre del ex presidente de la Cámara de Diputados de la Nación fue publicado 682 mil veces durante el período mencionado

Como consecuencia de la maniobra, la ya madura precandidatura de Daniel Scioli y la aún fresca postulación del ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, se vieron desplazadas en nombre del verticalismo visceral que distingue al movimiento peronista.

La “unidad” finalmente no sería tal, debido a la negativa de un cuadro perteneciente al Frente de Todos pero ajeno a la doctrina justicialista, el referente del Frente Patria Grande, Juan Grabois.

El dirigente social anunciaba, minutos después del comunicado de Unión por la Patria -y también a través de su cuenta de Twitter- que no acataría la decisión ya comunicada. “No se confundan. Yo cumplo mi palabra. Vamos a las PASO. Voy a ser candidato. Tenemos el derecho constitucional”, escribió.

Detrás del líder del Frente Renovador, en el orden de mayores menciones continuó la precandidata de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, con 473 mil. Le siguió su contrincante de interna, Horacio Rodríguez Larreta (330 mil); Javier Milei de La Libertad Avanza (224 mil), y el mencionado Juan Grabois, con 159 mil menciones.

Por debajo de las 50 mil, se ubicaron en este orden: Myriam Bregman (FIT-U); Gabriel Solano (FIT-U); Juan Schiaretti (Hacemos por Nuestro País), y Guillermo Moreno (Principios y Valores).

La determinación de Grabois tenía un alcance de 2,2 millones de usuarios este martes por la mañana.

Cabe recordar que durante el fin de semana, tanto Bullrich como Rodríguez Larreta anunciaron sus compañeros de fórmula, ambos del riñón de la Unión Cívica Radical (UCR), en el marco de una interna que se presenta reñida. El ex diputado nacional Luis Petri acompañará a la ex ministra de Seguridad de la Nación, mientras que el gobernador jujeño, Gerardo Morales, irá en la lista del jefe de Gobierno porteño.

Los anuncios propulsaron notablemente las menciones de ambos dirigentes, aunque el del presidente del partido centenario venía siendo tendencia desde hace varios días por la convulsión social y feroz represión ejecutada en Jujuy ante el intento de reforma constitucional, que cautivó al país entero.

Al abordar los soportes virtuales en que se concentró la discusión, la red social del “pajarito” acaparó la inmensa mayoría de las menciones: el 79% de ellas tuvo lugar en Twitter. Algo que explica el por qué de la adopción creciente de la plataforma por parte de la dirigencia política para la comunicación.

Un 10% de las apariciones de los nombres de los protagonistas en la red se dieron en portales de noticias; el 8% en Facebook y un 3% en Instagram, revelando la asimetría del carácter político que revisten las plataformas de META con la adquirida en el pasado reciente por el magnate Elon Musk.

El gran terreno ganado por la virtualidad en los debates públicos ya no es ninguna novedad, y se puede asimilar fácilmente al proceso análogo que atraviesa la socialidad, la actividad laboral, el ocio y la producción y consumos culturales.

La situación obliga a mantener un ojo siempre atento al ecosistema de redes sociales, aunque tomando entre pinzas las conclusiones: las menciones, como la tecnología en general, no tienen un significado intrínseco. Muchas de las opiniones volcadas se encuentran viciadas de intencionalidad -en ocasiones, con toda una logística sincronizada detrás- o desnaturalizadas por la capa de invisibilidad que habilita la virtualidad.

Las plataformas vendrían a ser a menudo más un campo de batalla por la producción e imposición de sentidos dentro de la discusión pública que un termómetro del ánimo social. Sin embargo, queda cada vez más claro que es un campo que ningún espacio subestima ni está dispuesto a relegar.

Inestimable es la importancia que puede adquirir, por ejemplo, en días de una veda electoral que los candidatos deberán respetar pero de la cual el universo de usuarios virtuales se escurre entre el anonimato. Serán semanas de efervescencia, creatividad y profundización de discursos en el mundillo virtual. Pay attention.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias

Más Noticias