La martingala de Larreta que puede romper a Juntos por el Cambio - Política y Medios
28-02-2024 - Edición Nº5871

LA INTERNA, DESDE ADENTRO

La martingala de Larreta que puede romper a Juntos por el Cambio

Preocupado por una derrota con Bullrich el jefe de Gobierno contraatacó como más le gusta: anunció la incorporación de Juan Schiaretti y José Luis Espert a Juntos por el Cambio sin siquiera pedirle opinión a la exministra de Seguridad.

Preocupado por una derrota con Patricia Bullrich (que las encuestas que le acercan estiman inminente), Horacio Rodríguez Larreta contraatacó como más le gusta: anunció la incorporación de Juan Schiaretti y José Luis Espert a Juntos por el Cambio sin siquiera pedirle opinión a la exministra de Seguridad.

Contaba con respaldo de Gerardo Morales, presidente de la UCR pero sin dominio de la estructura; un guiño de Elisa Carrió y de un sector del establishment que simpatiza como cordobés.

Bullrich no iba a tolerarlo y, como acostumbra, jugó fuerte: coordinó con el cordobés Luis Juez para que vaya a romper la reunión de jefes de partido en la sede del comité UCR, que iba a definir si se ampliaban las alianzas. En paralelo, viajó a Mendoza para terminar de arruinar todo: "¿Quién discutió con Schiaretti cuando votó en contra de los fondos para la Ciudad?", desafió.

Larreta y Morales ya habían perdido la batalla. La reunión del comité duró menos de 10 minutos y terminó cuando el diputado Federico Angelini, quien reemplazó a Bullrich en el PRO, anticipó que no aceptará ni a Espert ni a Schiaretti.

"Cuando tengas acordado todo con tu partido volvé", lo increpó Miguel Pichetto, quien el fin de semana difundió gacetillas a favor de la ampliación de JxC y participó de las reuniones previas. 

Se despegó de Mauricio Macri, quien no está de acuerdo y jugó en tándem con Bullrich. Tanto que planificó un encuentro con Juez para el día siguiente de la reunión fallida del presidente de partido. El cordobés no salía de su asombro. "Me preparé 24 años para ganarle a Schiaretti y a un mes de competir me piden aliarme con él", se indignaba. 

El comité radical de Córdoba ya había jugado a fondo para acorralar a Morales, con un comunicado el sábado y una carta el lunes al presidente de la Convención, Gastón Manes, hermano de Facundo, el neurólogo y todavía autoproclamado candidato presidencial. Un dato que 

"Reafirmamos la firme y unánime posición de rechazo a la incorporación de la fuerza política que representa el gobernador Juan Schiaretti a la coalición nacional Juntos por el Cambio, a veinte días de la elección provincial que nos enfrenta a ese espacio político", señalaron los radicales cordobeses.

Larreta y Morales habían hecho las cuentas para ganar, pero tuvieron que ceder. En la UCR, la convención tiene representación federal, pero hay muchos nombres cercanos al jujeño y a Martín Lousteau, que en 2021 jugó fuerte para quedarse con el partido.

Pero la rebelión de los cordobeses y también de los gobernadores de Mendoza y Corrientes (Rodolfo Suárez y Gustavo Valés) los dejó en soledad. El plato fuerte será la convención radical del 12, aunque el jujeño asegura que la que se hizo hace un año en La Plata es suficiente para ampliar alianzas.

En el PRO, el jefe de Gobierno tiene más cercanía con los miembros del consejo del partido, pero sólo pueden reunirse si los convoca Angelini, quien avisó que nunca lo llamará y lo desafió a romper el partido. Nunca se animaría: ni siquiera fue capaz de acercarse a la reunión a dar la cara y pelear por su idea. Lo dejó chocar a Morales.

El primer paso del fallido acuerdo se había dado el viernes anterior, en una reunión de jefes de partidos en la que anunciaron a Angelini la intención de ampliar la alianza.

Lo peor vino por la noche, cuando Larreta y Morales trataron que su idea trascendiera. El domingo, el jefe de gobierno la hizo pública en un comunicado y el gobernador en declaraciones periodísticas. Pero no estaba cerrada con un amplio sector de la coalición.

Para Bullrich, fue un movimiento defensivo de la dupla Larreta-Morales, que se pensaba como fórmula para la interna con chance para perder.

Creen que Schiaretti sería su compañero de fórmula para acercarse en la interna y apuntan como gestor del acuerdo al consultor Guillermo Seita, amigo del gobernador cordobés y asesor de Larreta. También tiene muy buena llegada a los principales medios de comunicación, suficiente para que cada movida suya haga ruido. 

La más recordada fue el intento de bajar a Roberto Lavagna de la carrera presidencial de 2019. No lo logró. Esta vez tampoco está consiguiendo ubicar a su amigo donde más quiere. Que es en Juntos por el Cambio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias