Casi el 80% de la carne argentina de exportación se destina al mercado chino - Política y Medios
27-02-2024 - Edición Nº5870

INDUSTRIA FRIGORÍFICA

Casi el 80% de la carne argentina de exportación se destina al mercado chino

Con volúmenes que se incrementan mes tras mes, tras el lock down en importantes ciudades del gigante asiático, se espera recomponer los valores por tonelada. Cuáles son las expectativas para el resto del año y el objetivo de volver a los US$400 millones en ventas.

Por Patricio Ballesteros Ledesma

 

La industria frigorífica exportadora argentina manifestó su confianza en una mejora del comercio con China, tras volver a participar de la feria agroalimentaria Sial China 2023, la más importante del continente asiático, con 34 empresas locales en un importante y convocante stand de 1.100 m2.

Este sábado cerró sus puertas en Shanghái el evento que no se realizaba con visitantes extranjeros desde 2019 y los exportadores de carne argentina celebraron el regreso en forma presencial al país asiático, que recién está transitando los primeros meses de post pandemia.

Para los asistentes quedó demostrado que la demanda china está garantizada y que el mercado no tiene techo. Pero también quedó claro que los consumidores recién están transitando el camino hacia una normalidad tras el covid, por lo que la actividad económica aún no se recuperó totalmente.

“Vi una cantidad impresionante de compradores recorriendo la feria, con los frigoríficos desbordados de gente. Y más allá de que los precios no eran los esperados vimos otros aspectos muy positivos, por ejemplo que con las acciones de promoción que venimos realizando en los últimos años crecen las consultas y el interés por los cortes de alta calidad”, aseguró Jorge Grimberg, presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina.

“China es el país que requiere más alimentos, en particular productos cárnicos bovinos, y al que le estamos mandando el 75% de las exportaciones actuales”, le comentó a Télam desde allí el consejero de esa entidad Mario Ravettino. 

El también titular del consorcio exportador cárnico ABC fue más allá, en cuanto a las expectativas que despierta en la industria local el incremento en los volúmenes enviados y su continuidad en el mediano plazo, tras casi tres años en que el mercado chino estuvo aislado y casi parado por el coronavirus. 

En el futuro se va a mantener en los niveles que le estamos exportando o tal vez más, en la medida del crecimiento de su producto interno y el acceso de la población china al consumo masivo de alimentos", estimó el ejecutivo.

La otra esperanza es la mejora de los precios del producto en ese mercado, que se mantuvieron deprimidos el año pasado por la fuerte mejora del tipo de cambio del yuan que afectó a los importadores, y por el reingreso de Brasil como proveedor firme y de gran escala.

Los precios no están repuntando en ese mercado porque todavía no logran retomar el ritmo de crecimiento doméstico que tenían antes de la pandemia, de hecho hay regiones que recién están saliendo del aislamiento, y porque a nivel interno tienen bastante satisfecha la demanda actual del producto. 

"China es el país importador de carnes a nivel mundial y esa tendencia va a continuar, pero hoy están bien abastecidos y las compras que están haciendo son compras para el futuro”, aclaró a la agencia oficial desde Shanghái el vicepresidente del IPCVA Daniel Urcia.

La industria frigorífica local de exportación no desconoce que la población china va a seguir creciendo e incorporando como desde principios de siglo cada vez más proteína animal en su dieta. “Muchos lugares todavía están cerrados y cuando se dé esa reapertura creo que vamos a volver a los valores que se obtenían hasta 2019”, comentó el ejecutivo.

Pero además, China no tiene posibilidades de autoabastecerse de carne de origen bovino en gran escala, como sí lo viene haciendo con los pollos y cerdos de producción propia, y más que nada gracias a las importaciones de soja para su alimentación.

Está claro que en volumen el gigante asiático es y será el principal socio comercial de la industria cárnica local de exportación, pero en valor la Argentina obtiene la mejor cotización de sus subproductos bovinos con la llamada cuota Hilton que llega a Europa y la cuota Estados Unidos, que tienen una tipología premium, precios diferenciales aunque un volumen comercial anual limitado.

Por el contrario, otros mercados, como China, Israel y Alemania representan importadores de gran demanda, de otro tipo de cortes, que más allá de su calidad tienen valores por tonelada muy inferiores y fluctuantes frente a los especiales, y que fueron muy afectados a partir de la pandemia.

La Argentina exporta hacia ese mercado carne congelada sin hueso, carne refrigerada sin hueso y hueso congelado, que en 2022 significaron ventas por 495.000 toneladas por algo más de US$380 millones, sobre un total país de exportaciones cárnicas de US$3.454 millones el año pasado, según estadísticas del IPCVA.

Desde el consorcio exportador ABC saben de la importancia del gigante asiático como comprador por volumen, pero así y todo consideran que la Argentina tiene que reposicionar la marca país en ese mercado, para que sus productos tengan valores equivalentes a los de sus principales competidores cárnicos a nivel global.  

“Tenemos que preocuparnos por exportar lo que sabemos producir, lo que el productor se dedica a producir y el industrial quiere trabajar, el novillo argentino, que ha logrado un reconocimiento en el mundo entero”, aclaró Ravettino.

Los precios, que en las últimas semanas habían bajado, no acompañaron las expectativas de los exportadores y por eso es que hubo mucha cautela en las operaciones cerradas durante la feria.

Desde el IPCVA informaron algunos de los valores negociados en las rondas de negocios: Shink/Shank (garrón y brazuelo) y rueda (cortes del cuarto trasero) a US$5.500 la tonelada, 6 cortes de vaca a US$4.700 y Chuck & Bade (cortes delanteros) a US$4.600.

En el Sial China se pudo comprobar que la carne argentina ya ocupa un lugar por derecho propio y que crecen las consultas por cortes de calidad. En el Pabellón Argentine Beef, ubicado en el Nuevo Centro Internacional de Exposiciones de Shanghái, los representantes de los frigoríficos mantuvieron reuniones con los compradores locales y los agasajaron con bifes a la parrilla en el restaurante oficial.

“En los últimos cinco años el crecimiento de la carne premium en China ha sido exponencial. El importador chino ya empieza a distinguir calidades y hay lugar para que la carne argentina también se desarrolle en ese segmento”, explicó Alejandro Salemme, de la Asociación Argentina de Angus. 

Por su lado, Mariano Grimaldi del Frigorífico Logros comentó que “la marca ya está instalada, está en nosotros que podamos como productores y como país sostenernos en el tiempo: la carne argentina tiene su lugar”.

Y el empresario Hugo Borrel (h) de ArreBeef concluyó que “lo bueno es que la carne argentina de una vez por todas ya está bien posicionada, tiene un nombre propio y hemos hecho un trabajo junto al IPCVA”.

Hace quince años casi ningún exportador argentino pensaba en Oriente y mucho menos en la República Popular China. Los primeros pasos en ese mercado los dio el IPCVA en 2005 y con mucha más fuerza a partir de 2009. En 2012 se logró la apertura sanitaria de ese mercado y entre 2013 y 2015 las exportaciones crecieron lentamente pero en forma sostenida. 

En 2016, impulsado por las acciones promocionales que continúan en la actualidad y gracias a una demanda creciente por el progreso de la economía local, el mercado chino literalmente explotó y desde entonces no para de crecer. 

Desde ese entonces hasta hoy, la Argentina se convirtió en uno de los principales proveedores mundiales de un mercado que permite que todos los jugadores relevantes del sector hagan buenos negocios.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias