Lilita Carrió salió a jugar para rescatar a Larreta - Política y Medios
20-07-2024 - Edición Nº6014

LA INTERNA, DESDE ADENTRO

Lilita Carrió salió a jugar para rescatar a Larreta

Carrió anunció que competirá en la interna presidencial de Juntos por el Cambio, que además tiene anotados a Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

Elisa Carrió anunció que competirá en la interna presidencial de Juntos por el Cambio, que además tiene anotados a Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

Propuso una primaria con listas únicas de legisladores, un traje a medida para renovar a sus diputados, sin importar su performance en las urnas.

Pero la reaparición de la chaqueña tiene, además, la misión de colaborar con Larreta, su principal socio en JxC y que cada vez la tiene más difícil para ganar. Al menos eso dicen las encuestas que le llegan y logra que no se publiquen. 

El jefe de gobierno tuvo un golpe de realismo cuando los intendentes PRO aceptaron el sistema de combinaciones múltiples en el cuarto oscuro, que le impide la exclusividad que pretendía.

Si se negaban podían aparecer sus rivales locales colgados de Bullrich a último momento. Demasiado riesgo.

Mauricio Macri no confirma si se suma a la interna, pero sus movimientos favorecen a la ex ministra de Seguridad. Ubicó a su lado al diputado Hernán Lombardi, su mano derecha desde 2019.  Le reconoce haber gestado las movilizaciones en las plazas que permitieron crecer en la elección general. 

Vidal, quien fuera leal a Larreta hasta el año pasado, ya no oculta que juega a bajarlo con el guiño de Macri. Su nuevo jefe de campaña (si puede tener ese nombre) es Darío Nieto, ex secretario de Macri y su mayor compinche desde que dejó la presidencia.

Macri y Carrió nunca cortaron el vínculo, pero quieren un futuro diferente. El ex presidente no se quiere quedar afuera de la ola derechista que por ahora sólo representa Javier Milei.

Lilita cree que ese camino conduce al caos social y no ganará nadie, o muy pocos, porque el desenlace es la ingobernabilidad.

Antes de anunciar que será candidata a presidenta se reunió con Gerardo Morales, presidente de la UCR y aliado de Larreta en la interna. Acordó sumarse al equipo, que incluye a Martín Lousteau en la Ciudad y a Diego Santilli en la provincia.

Con el “Colo” no habrá problemas en generar una alianza: Carrió nunca digirió a Cristian Ritondo y cada tanto lo acusa de tener malos hábitos. No suele entrar en detalles.

Pero rescatar a Larreta es la misión, porque Lilita sigue teniendo capacidad de daño cuando sale de gira por el país y se convierte en un fenómeno mediático capaz de agitar un clima político local.

Fuera del área metropolitana Bullrich se adueñó del voto PRO, una base electoral que no quiere discutir acuerdos con el peronismo y se anima a la disputa ideológica ilimitada.

Larreta cree que ese camino puede servir para ganar, pero sólo conduce a otro fracaso como el de Macri. El problema es que esa postura no entusiasma al antikirchnerismo, clave para ganar la primaria.

Carrió va por ellos e intentará captar a la UCR conservadora de las provincias, que no congenia con Morales y puede ser un voto oculto y decisivo de Bullrich.

Necesita de la ayuda del jefe de gobierno para movilizarse y cuidar los votos donde no tenga militancia. No le será difícil conseguirla: en el edificio de Parque Patricios siempre hay una ventanilla abierta para la campaña. 

La primaria de Juntos se convierte así en una interna del PRO, con las otras fuerzas del frente aliadas a Larreta y el guiño de los libertarios a Bullrich.

Morales se molesta cuando lo acusan de sumarse al equipo del jefe de Gobierno.  “Pregúntenle a Manes: él tenía que ser candidato a gobernador para potenciar mi candidatura y no sé qué está haciendo”, responde.

El neurólogo, en verdad, no tiene un rumbo claro. Insiste con una aventura presidencial sin respaldo político y, como en 2021, será rehén de lo que la última tertulia radical decida con él.  

El único de boina blanca que apuesta por Bullrich es Alfredo Cornejo, pero dedicará su tiempo a la reelección en Mendoza.

La ex ministra no se preocupa. Si mide bien, cree que los dirigentes locales la apoyarán en las sombras, como pasa en Buenos Aires. Carrió intenta impedirlo. Y por eso es candidata.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias