Macri desinfla su candidatura y se pliega a la resistencia de los halcones - Política y Medios
18-05-2024 - Edición Nº5951

LA INTERNA, DESDE ADENTRO

Macri desinfla su candidatura y se pliega a la resistencia de los halcones

Quienes frecuentan a Mauricio Macri no lo imaginan en la competencia electoral. Hay dos elementos que lo marginan: no se preocupó por iniciar una recaudación de campaña y ningún dirigente llamó a un operativo clamor para potenciar su candidatura.

Quienes frecuentan a Mauricio Macri no lo imaginan en la competencia electoral. Hay dos elementos que lo marginan: no se preocupó por iniciar una recaudación de campaña y ningún dirigente llamó a un operativo clamor para potenciar su candidatura.

Se preocupó por mantener su liderazgo con cumbres en Villa La Angostura, a las que no faltó nadie. Desde los candidatos presidenciales Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, hasta Miguel Pichetto, el más empecinado en tenerlo en la cancha.

Nadie se llevó una definición sobre su futuro, ni pidió permiso para seguir con sus planes. El ex presidente planea un viaje a Europa en marzo, para alejarse del momento más ríspido de la interna de Juntos y volver cuando haya que tomar definiciones.

Es ahí cuando podría plegarse a la rebelión final de los halcones, el grupo de ultras que confronta con Larreta desde el 10 de diciembre de 2019 y se identificó con Bullrich, hasta convertirla en candidata presidencial.

Lo lograron, pero perdieron varios soldados en el camino por las artes del jefe de Gobierno para reclutar dirigentes. Florencia Arietto y el diputado Waldo Wolff fueron los pases que más golpearon a la ex ministra.

Arietto, que antes de recalar en el PRO fue kirchnerista y massista, se fue del búnker de Patricia después de no poder integrar la lista de diputados.

Pero recién la última semana le aportó escándalo a su salida: acusó a Bullrich de haber provocado las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel durante los operativos de 2017.

El diputado Fernando Iglesias la cruzó con furia y ella filtró un chat con insultos. Por si faltaba algo a la interna que, por el tono que alcanzó, sólo puede podría Macri. Si quiere.

Pero sabe que las cartas están echadas. Larreta tiene el respaldo de la dirigencia PRO y la simpatía de buena parte del círculo rojo. Bullrich llega mejor a una parte del electorado macrista y puede capturar el voto liberal en un ballotage.

Cuando Macri camine por el viejo continente, la batalla entrará en su tramo final y ya no habrá reglas. Si es que las hubo hasta ahora. ¿De dónde surgieron las filtraciones que complicaron al diputado Gerardo Milman y al ex ministro de Seguridad Marcelo D’Alessandro? No pocos creen que de la interna PRO.

Semejante desorden necesita un líder que al menos evite que la sangre llegue al río, en una elección que se inicia con un altísimo porcentaje de ciudadanos desconectados de la política.

Macri intentará serlo y sacar alguna ventaja, como quedarse con los candidatos de la provincia y la Ciudad.

Parece un acuerdo tácito, pero tiene el mal recuerdo de 2021, cuando Larreta se plantó e impuso a María Eugenia Vidal en tierra porteña y a Diego Santilli en Buenos Aires.

Los macristas creen que esta vez se impondrá y al menos generará condiciones para que Jorge Macri sea el candidato en la Ciudad y en Provincia gane Cristian Ritondo, quien mutó a halcón hace poco sólo para recibir su padrinazgo.

La rebelión de los halcones, así la llaman, tuvo su primer golpe en la cumbre de Olavarría, cuando intendentes y dirigentes cercanos a Bullrich defendieron su candidatura y pidieron una libre asociación de boletas.

Esto es, poder compartir papeleta con los dos candidatos presidenciales, quienes luego deberían caminar los distritos para disputarse el voto PRO.

Larreta no quiere, porque confía en su capacidad de financiar campañas locales que lo incluyan. El círculo rojo y el presupuesto porteño son sus armas. Además, pretende acordar con la UCR, que tiene buena llegada en las zonas rurales de la provincia.

Pero necesita un respaldo de la dirigencia PRO de la provincia y no parece fácil de alcanzar. Si en Ciudad se replica el esquema que se habló en Olavarría, Jorge Macri tendrá más chances porque el PRO mide por sí mismo en la Ciudad más que cualquier candidato.

En ese esquema Martín Lousteau podría quedar desplazado. Todo lo que quiere Macri, si es que no puede definir quién es el próximo presidente. Él no parece dispuesto a intentarlo. Prefiere prenderse en la rebelión de los halcones.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias