Guarino declaró sentir “vergüenza” y “dolor”, y afirmó: “Quiero que se hagan cargo de lo que hicieron” - Política y Medios
27/01/2023 - Edición Nº5474

JUICIO POR FERNANDO

Guarino declaró sentir “vergüenza” y “dolor”, y afirmó: “Quiero que se hagan cargo de lo que hicieron”

Uno de los jóvenes sobreseídos en el marco de la causa fue citado a declarar, le envió “condolencias” a la familia de Fernando Baez Sosa y sostuvo: “Todos los días pienso si podría haber hecho algo para que eso no pasara”.

Juan Pedro Guarino, uno de los dos jóvenes que fueron imputados y luego sobreseídos en la investigación por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en la localidad balnearia de Villa Gesell, aseguró este lunes que sintió “hasta vergüenza” tras la agresión de sus amigos al joven.

Además, agregó al declarar como testigo en el marco del juicio que enfrentan sus ocho amigos por el ataque que cuando vio a “Máximo Thomsen al lado de un chico tirado” supuso que “se estaban peleando de vuelta”.

En tanto, otro de los amigos de los ocho rugbiers acusados, Tomás Ítalo Colazo (19) -quien era menor de edad al momento del hecho y nunca estuvo imputado en el caso- dijo recordar haber visto a Fernando “cerca” de los acusados Máximo Thomsen y Ciro Pertossi.

El joven los ubicó en esa situación tras “una pelea” frente al boliche Le Brique y contó que al ver a la víctima caída le puso “el brazo a Máximo en el pecho” y lo tiró “para atrás”, con “la intención de que no se peleen más”.

Si bien estaba prevista para esta jornada la declaración del segundo joven que estuvo imputado en la causa y luego fue sobreseído, Alejo Milanessi, tanto la defensa como el particular damnificado acordaron desistir de su testimonio.

Como consecuencia, el juicio continuaba esta tarde con las declaraciones de algunos de los padres de los rugbiers sometidos a juicio y de otros amigos de los imputados.

El primer testigo de la 11va. jornada del debate fue Guarino, quien en declaraciones que brindó ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores dijo: “Vi a Máximo (Thomsen) al lado de un chico tirado. Me imaginé que se estaban peleando de vuelta, y ya cansado, me fui. Porque habíamos ido de vacaciones a pasarla bien. Ellos ya se habían peleado en otras ocasiones”, señal.

Ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la ciudad de Dolores, Guarino aseguró: “Sentí mucha vergüenza, me da mucho dolor”.

Ante una pregunta del abogado de los padres de la víctima, Fernando Burlando, dijo haberse enterado de la muerte del estudiante de abogacía recién “a la tarde” de ese 18 de enero, de boca de uno de los agentes que procedió a la detención de él y sus amigos.

Consultado sobre su relación con los detenidos, indicó que “no con todos tenía una amistad íntima”, pero sí reconoció que era “amigo cercano” de Luciano y Ciro Pertossi, que Blas Cinalli fue compañero de colegio y que a Máximo Thomsen lo conocía de jugar juntos al rugby.

En un pasaje de su declaración, Guarino fue puesto ante una pantalla para intentar identificar a los participantes del ataque a Fernando y en ningún momento miró a la cara a los rugbiers presentes en la sala de audiencias.

Al finalizar su decaración, el joven dijo unas últimas palabras dedicadas a los padres de Fernando: “Quiero expresar mis condolencias a la familia, que nunca pude hacerlo” (...) “todos los días desde que pasó me pregunto si podría haber hecho algo para que no pasara”.

En tanto, al salir de los tribunales dijo en referencia a los acusados: “Quiero que se hagan cargo de lo que hicieron”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias