La mamá de Ángeles Rawson sobre el juicio por el crimen de Báez Sosa: “Recibirán las condenas que se merecen” - Política y Medios
27/01/2023 - Edición Nº5474

SU PALABRA

La mamá de Ángeles Rawson sobre el juicio por el crimen de Báez Sosa: “Recibirán las condenas que se merecen”

Jimena Aduriz mostró su apoyo a la familia del joven asesinado en Villa Gesell y contó el horror que vivió en carne propia por la muerte de su hija.

La mamá de Ángeles Rawson, Jimena Aduriz, se sinceró sobre lo “absolutamente intimidante” que es para los padres de las víctimas enfrentarse a un juicio, haciendo referencia al caso que se está tratando en los Tribunales de Dolores por el asesinato de Fernando Báez Sosa.

“Acá hay dos cosas importantísimas: primero, que uno vuelve a escuchar, en un ambiente absolutamente intimidante, una sala chica, donde uno está frente a los asesinos de su hijo o de su hija, que ellos nunca los habían visto. Después, están los jueces, los defensores, los fiscales. Yo no les puedo explicar el nivel de estrés y el nivel de todos los sentimientos más terribles que hay declarando en esa situación”, detalló Aduriz.

Además, en medio del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, la madre de Ángeles Rawson, la joven asesinada en 2013 por el portero del edificio en donde vivía, publicó una sentida carta en sus redes sociales para mostrar su apoyo a la familia del chico de 18 años. Silvino Báez y Graciela Sosa están transitando desde el lunes el duro proceso de vivir el debate oral en los Tribunales de Dolores.

En cuanto al mensaje, Aduriz confirmó que “salió de una” y la impulsó la urgencia de apoyar a los padres de Fernando. “Fue una claridad muy contundente porque las personas que la leyeron se sintieron movilizadas, pero lo que escribí es así. Es muy importante, muy reconfortante el acompañamiento de la sociedad”, remarcó en exclusiva.

También revivió la experiencia del juicio a Jorge Mangeri, que se llevó a cabo hace ocho años. “Para mí fue, en principio, terrorífico, porque uno dice ‘necesito calmarme, bajar la ira’ porque eso, como dije en la carta, lo tenés que hacer con templanza y en silencio, porque vos no podés, en un tribunal, hacer comentarios o manifestaciones, porque te sacan”, explicó.

Fue tremendamente exhaustivo todo lo que me preguntaron. Después, a lo largo de las 32 audiencias, yo fui escuchando cosas que no sabía, que es lo que les está pasando a Graciela y a Silvino. Tienen que escuchar a las personas que asistieron a Fernando, escuchar el ensañamiento con que le pegaron a Fernando, ver videos, escuchar los detalles de la autopsia, todas esas cosas que, al principio, no las vivís”, señaló.

En cuanto a su decisión de asistir a todas las audiencias, Jimena Aduriz recalcó que es muy importante y apoyó la decisión de los Báez Sosa de hacer lo mismo. Aseguró que lo hizo en su “rol de madre”. “En mi caso, dije ‘yo la voy proteger a mi hija yendo a todas las audiencias y no dejando que se salgan en ningún momento de su rol, como no la pude proteger de que Mangeri la matara’. Entonces estuve dos meses estudiando la causa y fui”, subrayó y dio la razón: “Cuando es tu hijo el que está en el cajón, estás ahí y tenés una fuerza tan grande porque además la presencia de los padres humaniza el tribunal, porque incluso la misma defensa se controla”.

 

Después del juicio

Después del juicio, cuando termina la batalla judicial, la mamá de Ángeles dijo que se siente “un pequeño alivio”, “pero los hijos no vuelven”. “Este año, que empiezo a transitar el décimo año de la muerte de Ángeles y el octavo año del juicio, la extraño más que en los primeros años”, aseguró.

Sin embargo, aconsejó a todos los padres de las víctimas que es necesario “resignificar la pérdida”, enfocar el amor por los hijos o familiares perdidos en personas que lo necesitan, en acompañar a otros que han sufrido la misma tragedia “paralelamente a la búsqueda de justicia”.

Asimismo, Aduriz ratificó su fe en Dios y cómo esto le permitió sobrellevar la ausencia de Ángeles. Sabe que la verá de nuevo, pero es consciente de que tiene “mucho trabajo” por hacer. “Tengo que honrar su legado, ayudar a otras personas que están transitando lo mismo que yo, tengo el trabajo de enseñar que también el amor y el perdón son válidos”, admitió.

Acerca del perdón, explicó que es “una construcción” y lo expuso como algo personal. “Yo trato de construir todos los días el perdón a Mangeri. Hay días en que no lo tengo, como por ejemplo, el 1 de enero, que es el día que él cumple años y que mi hija no. Esos días me enojo muchísimo y vuelvo a empezar, pero también perdonar muchas situaciones que me surgieron a partir de lo que hizo Mangeri que también quedaron bastante impunes. Creo que es importante liberarse, no quedarse sumidos en el resentimiento y en el rencor, pero es mi percepción”, sentenció.

Por supuesto, trabajar en el perdón, no significa dejar de lado la justicia, y aclaró: “Él (Mangeri) tiene que cumplir, lo mismo que estos chicos, porque hubo un acto criminal acá, con mucha alevosía, donde se llevaron una vida. No estamos hablando de cosas menores, de gente que ‘se equivocó’, no, son delitos, no mezclemos las cosas. Son instancias que se trabajan más a posteriori, cuando ya llega la calma después de que se logra la justicia o que se atraviesa el proceso judicial”.

 

“Los hijos no vuelven”

El juicio por el asesinato de un hijo es volver a vivirlo, pero con más horror. Los momentos más crudos de esos instantes que nos cambiaron la vida. Es enfrentar al asesino, conocer detalles escalofriantes, ver videos de la muerte o de los instantes previos, escuchar a la defensa que en su estrategia intenta derribar la verdad y, todo eso, manteniendo la templanza y en silencio”, expresó Jimena Aduriz en su cuenta de Facebook.

“Es una de las situaciones más revictimizantes sino la más cruel que puede vivir un ser humano y aunque se logre justicia, los hijos no vuelven”, agregó.

Jimena sostuvo que el inicio del juicio a los rugbiers imputados por el homicidio de Fernando Báez Sosa, con amplia cobertura mediática, la tiene “obviamente conmovidísima” y que le trajo “muchos recuerdos” sobre lo que ella misma vivió en 2015 en el juicio a Jorge Mangeri, el femicida condenado a prisión perpetua por el crimen de su hija.

Sólo le ruego a Dios que en este penar, Graciela y Silvino tengan la fortaleza para transitarla. Como tantos otros padres. Y como tantos otros que ni siquiera llegan a esta instancia o llegan y no tienen justicia”, cerró la carta.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias