Malpeli: “El principal desafío de la política es volver a acercarse a la gente, se ha alejado” - Política y Medios
19-04-2024 - Edición Nº5922

ENTREVISTA

Malpeli: “El principal desafío de la política es volver a acercarse a la gente, se ha alejado”

El diputado bonaerense compartió en diálogo con PyM una serie de reflexiones sobre la coyuntura política, los desafíos del peronismo en provincia y en la capital bonaerense, su labor legislativa y la posible candidatura presidencial de Massa.

En el ocaso de un 2022 turbulento, donde los coletazos de la pandemia de Covid-19 aún se sienten con fuerza en las realidades socioeconómicas y productivas a nivel global, y en cuyo marco inició una guerra que afectó la economía a nivel global disparando situaciones inflacionarias, nuestro país comienza a preparar unas nuevas elecciones generales.

El 2023 será escenario de unos comicios donde las gestiones que atravesaron esta crítica situación sanitaria, económica y social buscarán poner de relieve la capacidad de maniobrar en un contexto atípico a todas luces, mientras las oposiciones intentarán capitalizar esta realidad.

En este marco, desde PoliticaYMedios entrevistamos al diputado bonaerense del Frente Renovador en el Frente de Todos, Juan Martín Malpeli, para conocer su perspectiva sobre la coyuntura política y sus desafíos, sus proyectos parlamentarios, la relevancia del Frente Renovador dentro de la coalición y el armado del peronismo en la ciudad de La Plata.

[Entrevista]

-Iniciando por lo más inmediato, en esta semana se podría avanzar con la Ley de Presupuesto 2023: ¿cómo vienen avanzando los diálogos con la oposición y en particular con Juntos por el Cambio para arribar a un acuerdo?

-En principio, se viene charlando mucho. Tanto las autoridades de los bloques, los presidentes de las Cámaras, como también autoridades de la gobernación, como el ministro de Economía (Pablo López) y funcionarios del Ministerio, vienen dialogando con el bloque de la oposición en busca de un acuerdo que permita que acompañen y voten el proyecto.

Se habla sobre algunas modificaciones que lógicamente pide la oposición, pero la realidad es que no escapa a lo que fueron las preparaciones de todas las sesiones del año: muy trabadas, siempre buscando consenso para poder sacar leyes importantes para la Provincia. Algunas se lograron, otras no -como ocurrió con la posposición de la Ley de jubilación para empleados del Banco Provincia-; y esto demuestra que hay una oposición que, más que ser constructiva, ante cada Ley que necesita el gobernador va a buscar permanentemente la negociación hasta la última instancia sin importar tanto el proyecto.

Nosotros esperamos que la Ley de Presupuesto se apruebe lo antes posible, es fundamental para todo Gobierno. Yo he sido oposición y creo que en ese rol hay que plantear las diferencias, si las hay, que hay que plantear incorporaciones si las tienen, sobre todo defendiendo a los distritos donde se tienen intendentes. Pero tienen que acompañar, porque es una Ley elemental para cualquier Gobierno de cualquier color político: para tener previsibilidad, trabajar con la certidumbre incluso para los 135 intendentes que tiene esta provincia.

Sin presupuesto el gobernador no sabe cuanta plata girar, no sabe cuánto destinar a cada área, tiene que trabajar con el presupuesto anterior y todo se vuelve muy engorroso. Yo no creo que pase eso, creo que la oposición al final va a tener esa cordura que viene teniendo, como la tuvo el año pasado. Pero bueno, se estira en base a pedidos, algunos coherentes y otros -a criterio mío- no tanto.

-¿El conflicto actualmente está trabado en los fondos destinados para obras, verdad?

-Sí, el título del conflicto es ese. Hay conflictos que no salen tanto y se charlan en las reuniones, pero si uno tiene que buscar ese título de las diferencias que se mantienen hoy, tienen que ver con el FIN (Fondo de Infraestructura Municipal) y el Fondo de Seguridad, fundamentalmente.

En el primer planteo las posiciones estuvieron lejanas, y con el correr de las reuniones se fueron acercando, hasta el día de hoy, donde todos creemos que hay un acuerdo en puerta que nos beneficia a todos. Coincidimos en que la oposición también tiene una responsabilidad en poder mechar algunas cuestiones y poner un poco de sentido común para que las discusiones no sean tan largas.

-Entrando en la labor que desarrollas con tu equipo, y revisando algunos de los proyectos en puerta, es llamativa la impronta que tiene la temática medioambiental en su intersección con el diseño urbano: ¿cómo avanzan o qué recepción vienen teniendo, por ejemplo, proyectos como el de Protección del Cinturón Frutihortícola?

-Buenísimo desde lo político, desde lo social. Desde toda la gente interesada en el desarrollo del cordón frutihortícola, en particular de los productores. También en lo político con el ministro de Agricultura de la Provincia, con la Secretaría de Agricultura de la Nación, que se han mostrado muy contentos con el proyecto.

Separo lo político de lo legislativo porque después lo legislativo tiene sus tiempos, de presentación, estado parlamentario, girarlo a las diferentes comisiones de trabajo, hasta que las diferentes comisiones le dan dictamen favorable y que puedan volver al recinto para votarla y que pase a la Cámara de Senadores. 

Nosotros lo que buscamos con ese proyecto y con varios otros es apuntar al cuidado del medioambiente y de nuestro entorno, enganchado en el caso del cordón de la Ciudad de La Plata, junto a Florencio Varela, Berazategui, -que tienen el cordón frutihortícola más grande del país y de sudamérica- con la producción que nosotros mismos consumimos.

Uno ve en el caso de La Plata a un Gobierno con un claro interés sobre el desarrollo de complejos urbanos, en particular desarrollos urbanos cerrados, que van empujando al cordón frutihortícola cada vez más atrás, para destinar las tierras más cercanas a la ciudad al desarrollo inmobiliario. La consecuencia es que se van acaparando tierras muy aptas para la producción agrícola y el cordón se desplaza hacia zonas donde la tierra ya es diferente, los costos varían. Cosas que a veces la propia gente que desarrolla esos emprendimientos o la que los ocupa no se da cuenta, que por ejemplo son los productos que ellos mismos van a consumir a diario los afectados.

A veces con el sentido común alcanza y en otras ocasiones no, por eso lo que buscamos con este proyecto -que ojalá llegue a ser Ley, y sino que mueva un poco esta temática- es poner sobre la mesa esta problemática; contemplando que hay Gobiernos como el de La Plata o el de Mar del Plata, que también tiene su cordón, que han mostrado esta tendencia al desarrollo urbano sobre áreas productivas.

Como ahí hay una especie de enlace entre la planificación urbana, que depende del municipio, y el uso de la tierra que depende de provincia, vimos la posibilidad de impulsar este proyecto.

-Hay varios proyectos que van en ese sentido, en trabajar en esa articulación entre provincia y municipio para evitar que los desarrollos inmobiliarios impacten negativamente en el ambiente, trabajando también desde estímulos y compensaciones. Se nota una tendencia en esa línea...

-Claro. El del cordón se engancha con otro proyecto que presentamos para que los desarrolladores urbanos realicen una compensación ambiental para el entorno por cada emprendimiento. No significa que estemos en contra del desarrollo urbano, pero no puede darse sin pensar en el de al lado, avasallando a las poblaciones aledañas, valorizando tierras que venden más caras y perjudicando al entorno.

Esta compensación se está cobrando ya, pero es un poco a criterio del Municipio, no se aplica tanto. Entonces también tratamos de utilizar el permiso de uso de tierras que tiene que dar provincia para que esos desarrollos aporten a las necesidades de las poblaciones aledañas, que muchas veces son de barrios vulnerables con diferentes necesidades.

Y este trabajo en esa dirección tiene varias razones. La principal es que nos interpela la cuestión del medio ambiente como a mucha gente. Es cuestión de entender que si seguimos haciendo lo que hacemos, agredimos nuestro entorno

A la par de esto, presidimos la Comisión de Derechos Humanos y trabajamos mucho en este sentido. También estamos avanzando en la conformación de proyectos que buscan generar puentes entre los programas de asistencia social y el empleo formal, con capacitaciones mediante, que permitan el desarrollo hacia un empleo formal y paralelamente a la eliminación de esos programas. Ahí se trabaja fuertemente con los institutos de capacitación y formación. Y en base a las diferentes áreas uno va formando un perfil.

También entran muchas veces proyectos desde afuera, no sólo en este despacho sino que me consta que varios legisladores lo hacen. Vienen, explican, nos interesa y de pronto el equipo legislativo se pone a trabajar en eso. Por ejemplo, así surgió un proyecto que lo terminamos presentando a la par con un senador de Juntos por el Cambio, porque se acercaron a varios despachos, que es el que impulsa la creación un Colegio de podólogos.

-Hablabas de los desarrollos inmobiliarios urbanos, y es un tema que el bloque del FdT también trabaja mucho en el Concejo Deliberante: ¿hay una comunicación para trabajar complementariamente en este sentido con los concejales?

-Sí, totalmente. De hecho el proyecto de Ley de Protección del Cordón Frutihortícola nace a partir de una convocatoria del bloque de concejales a los tres legisladores platenses, Lucía (Iáñez), Ariel (Archanco) y yo, a una reunión con productores. Hay una comunicación permanente. El propio proyecto se lo giré a los concejales para que lo vean y que agreguen lo que consideren, sabiendo que obviamente se votan cosas distintas en los dos recintos y que en el Concejo tenemos minoría y difícilmente se apruebe algo que vaya contra los intereses del Municipio.

Pero hay una cuestión muy política en esto. De darnos cuenta, de empezar a persuadir a la sociedad, de empezar a cuidar nuestros lugares de producción incluso pensando en nuestro propio consumo. Entonces lo compartimos con los concejales, que tal vez están más día a día en contacto con la calle.

-Actualmente la posición del bloque de Concejales del FdT en La Plata es desfavorable, con una minoría que no le permite imponerse o hacer fuerza contra proyectos oficialistas. ¿La única manera de modificar esto es mediante los votos en 2023?

-Matemáticamente sí, es así. Yo creo que así y todo hay que plantear siempre políticamente -y el bloque lo hace de hecho-. Muchas veces es más dar la discusión de cara a la sociedad que internamente en el seno legislativo. Sabiendo que con esta composición vas a perder la mayoría de las votaciones, hay que discutir mucho y se pueden conseguir cosas, como ha pasado en el presupuesto que se consiguió una partida importante para el desarrollo de muchos barrios vulnerables de la ciudad, que muchas veces están olvidados.

Pero no todo pasa por si conseguís votarlo o no. Hay que mostrar de cara a la sociedad por qué se trabaja y a veces no terminas ganando en las votaciones, pero sí en la calle, por así decirlo. 

-Cada vez falta menos tiempo para el proceso electoral y de hecho muchos dirigentes ya han iniciado sus campañas: ¿cómo ves el escenario político de La Plata de cara a las elecciones de 2023 en el FdT? Una coalición con mucha representación desde sectores muy distintos en la capital bonaerense.

-Yo en particular lo veo difícil. No porque haya mucha representación, o muchos potenciales candidatos o candidatas. Creo que eso es bueno. Sería más preocupante que no tengamos candidatos. Pero sí me gustaría ver en algún momento de la trayectoria de cara a las elecciones esa síntesis que necesita todo frente político.

Lo veo difícil, se está trabajando, hay intención de hacerlo. Creo que también hay un porcentaje de ayuda que va a dar el ordenamiento en la provincia y en la nación en el armado. Pero la responsabilidad mayor es de quienes somos dirigentes en la ciudad de La Plata, de entender que en algún lugar tiene que haber una síntesis. No sé si síntesis de candidatos, no soy de los que piensan que hay que limitar la cantidad de candidatos. Pero, en definitiva, si hay muchos es porque la síntesis no fue tan exitosa.

Llegado el caso, si con ese trabajo no alcanza, se dirimirá con los mecanismos que se tenga que dirimir, como las PASO; y llegaremos con el proyecto logrando una síntesis forzada -por así decirlo- a través de los mecanismos que tenemos para elegir candidaturas.

-Las PASO fueron tema de debate y objeto de polémica en los últimos meses, con las intenciones de suprimirlas que impulsaron dirigentes y fuerzas políticas: ¿qué expectativas tenés sobre lo que pueda pasar en la provincia al respecto?

-Yo creo que se van a realizar. No hay intenciones sólidas de no hacerlas. Particularmente no es de mi agrado la forma en que se implementan las primarias. No es que estoy a favor entre la interna cerrada, como se hacía antes, pero sí me parecería bueno hacer un mix entre la interna del partido o del frente y las PASO. De la otra forma era muy cerrada, y a veces se decía que se proscribían candidatos y tenía ese tipo de conflictos.

Con primarias es muy abierta, porque vos tenés a toda la ciudad definiendo los candidatos del partido o del frente y al mes tienen que estar votando de nuevo casi por lo mismo. La PASO termina siendo una competencia entre los dos o tres referentes de cada partido o frente. Yo no estoy de acuerdo con las PASO desde que se implementaron, pero por la forma en que se hizo. Ahora también se agregan los costos, pero ese es un tema coyuntural. En definitiva, no creo que se vayan a eliminar porque no sólo no hay tiempo para hacerlo, sino que más bien no veo las intenciones.

-¿Consideras que después de 2023 se podrían llegar a remover o modificar las primarias?

-Yo lo que creo que la reforma política en general es necesaria. Las secciones electorales han ido cambiando, las poblaciones han cambiado y a veces queda desfasado. Junto a varios legisladores, intendentes y la gobernación estamos apuntando en la posibilidad de una sección capital ampliada, con Berisso, Ensenada, Punta Indio, Magdalena, que creo que sería bueno.

Por diputados pasó en su momento un proyecto de Ley de regiones productivas en vez de secciones electorales, y repito: esto forma parte de una reforma política general que tiene que estar en constante revisión. Es parte de la actividad política y sobre todo legislativa. Todo va cambiando en la escena política, hoy hablamos prácticamente de manera exclusiva de frentes políticos. Y dentro de esto, entran las PASO también. De hecho cuando salió estuve a favor de esa herramienta, pero no del mecanismo que se terminó implementando.

-Yendo particularmente a lo partidario: ¿cuál es el valor agregado que identificas que aporta el Frente Renovador al Frente de Todos?

-Primero creo que aporta valor agregado como cualquier otro partido del frente. Y no lo digo porque suene lindo, sino porque es real. Justamente la conformación del frente tiene como objetivo que cada partido vaya añadiendo valor agregado al frente.

Partiendo de esa base, lo que tenemos quienes conformamos el Frente Renovador y en particular Sergio Massa, que es el conductor, es la coherencia que viene llevando desde el 2012 a la fecha en sus planteos. Nos hemos mantenido aún guardando en algunos casos diferencias fuertes con socios políticos o compañeros del Frente de Todos. Lo hemos planteado con respeto y nos han escuchado y respetado nuestra posición en esos casos también.

El ejemplo más visible fue la votación por la reelección indefinida en la Provincia de Buenos Aires, donde el sub bloque del Frente Renovador votó distinto al bloque del FdT y no hubo problemas. No por eso nos enojamos, ni peleamos ni discutimos. Mantuvimos esa postura y los demás socios entendieron esa votación disidente.

Hoy mismo, muchas de las iniciativas que viene implementando Sergio Massa en el Ministerio de Economía las viene impulsando hace mucho tiempo. Como el Precios Justos, el diálogo con los productores; esta postura de que no se puede hablar con algunas partes sí y con otras no, tiene que ser con todos -siempre priorizando una justicia redistributiva-. Se viene planteando desde 2013 y Sergio las viene manteniendo, entendiendo que esto ahora se charla dentro de una coalición.

Massa tiene ese título que los miembros del FR acompañamos y con el que muchos compañeros del FdT están de acuerdo, que implica que las disidencias nos tienen que fortalecer; si todos pensamos lo mismo el valor agregado no es tanto.

-¿Le ves perfil presidenciable a Sergio Massa?

-Sí. Después dependerá de él, que ha tomado una responsabilidad muy grande hace tres meses. Yo lo veo muy consustanciado con esa responsabilidad, sabiendo lo que tiene que hacer (que no es nada fácil), poniendo todo lo que tiene que poner en un país complicado; donde muchas veces hay actores que -queriendo o sin querer- te juegan en contra. Y él mismo ha dicho que su objetivo presidencial, que existe y lo tiene, lo pone un poco al costado en pos de enfocarse en su labor de hoy.

Después, si va a ser candidato a presidente en 2023 o 2027, es algo que depende de las coyunturas políticas, no siempre depende de uno mismo. Obviamente nosotros (Frente Renovador) tenemos intenciones, creo que nosotros más que él todavía, pero no porque no tenga el perfil. Creo que es uno de los grandes dirigentes que tiene el Frente de Todos y que puede llegar a conducir una opción electoral, para el año que viene o las próximas elecciones.

Él, Kicillof -a quien apoyamos para una reelección en la provincia pero que tranquilamente tiene un perfil presidenciable-, Wado de Pedro, la misma Cristina -que hoy se corre o se autoproscribe por lo que todos ya sabemos-, no voy a descubrir el perfil que tiene. Por suerte tenemos 3, 4 o 5 candidatos y de ahí, como en lo local, tenemos que llegar a un poder de síntesis. Desde el Frente Renovador sí creemos que Sergio está capacitado y es una de las personas adecuadas para conducir el frente.

-Como representante y también como platense, ¿cuáles consideras que son los principales desafíos del Frente de Todos en sus dos roles -de oficialismo en PBA y oposición en La Plata- en la recta final de menos de un año de cara a las elecciones? 

-Yo creo que el principal desafío -en realidad de la política toda, pero hablo del FdT porque es donde me desarrollo- es volver a acercarse cada vez más a la gente. Yo creo que la política se alejó de la gente o se viene alejando en los últimos años. Hay un sinfín de 'por qué', para mí tiene que ver con ir a ese lugar más cómodo, con que la gente se va orientando mucho hacia posiciones muy extremas y a veces es muy difícil entrar a un lugar donde hay una postura muy extrema en contra.

Es un cúmulo de cosas, no hay un responsable en particular. Pero sí creo que en general la política se ha alejado de la gente. Hacemos cosas más para adentro, las redes son para mostrarnos entre nosotros. Así que me parece que es eso, que el desafío que tiene la política y en particular el Frente de Todos, del cual soy parte, es abrir cada vez más las puertas y las ventanas a la calle. Ir más al territorio; y no caer tanto en esta pelea permanente, de horadar al contrincante -del mismo frente y del opuesto-.

Obviamente que tiene que haber una competencia, pero no se puede vivir constantemente en esa clave. Se necesita más consenso, más acuerdo. Eso la gente lo va viendo. Tanto en la provincia como en La Plata. Yo veo una ciudad muy alejada de la gente. Muy ordenadita en algunos lugares puntuales, como lo que ahora se denomina La Plata Soho, City Bell, y no mucho más.

Y ordenado entre comillas, porque poner conitos y macetas no es ordenar. Hay un espacio público muy deteriorado, veredas que se caen a pedazos. Los árboles destruidos, que las tormentas tumban de a decenas en la ciudad -por esto viene también el proyecto de Ley del Censo de Árboles-. No se resuelve todo pintando una bicisenda y poniendo conitos; pero aún así eso sólo se hace en algunos lugares puntuales. Nosotros como oposición tenemos que velar e impulsar porque el intendente -hoy Julio Garro, mañana quien sea- se acerque a la gente. Igual los concejales, los legisladores.

En la provincia yo creo que el gobernador lo hace, la verdad que admito que tenemos un gobernador muy cercano a la gente; que la recibe, la escucha, camina por la calle. No está encapsulado ni viviendo en Capital Federal como ha ocurrido con otros gobernantes. Pero bueno, también los legisladores, funcionarios, todos tenemos que acercarnos. Y esto tiene que ver con no despreocuparte porque a vos donde estás te llega el agua mineral, porque esa es una realidad tuya. Yo creo que el desafío de la política radica en acercarse más a todas las realidades.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias