Alberto Fernández pierde consenso en el Frente de Todos y Massa se reposiciona de la mano de CFK - Política y Medios
27/01/2023 - Edición Nº5474

ENTRETELONES DE CASA ROSADA

Alberto Fernández pierde consenso en el Frente de Todos y Massa se reposiciona de la mano de CFK

Los últimos 12 meses del FdT en la administración central procuran más incertidumbres que certezas. El binomio Cristina-Massa se consolida, pero tiene varios obstáculos en el camino que resta para finalizar el mandato que le concedió el voto popular. 

Por: Juan Pablo Peralta - DESDE CASA ROSADA

 

Varios de los albertistas que caminan Casa Rosada no entendieron bien por qué el lunes pasado los asesores  de Fernández organizaron un acto para que el Mandatario inaugurara el tinglado de una estación de tren en La Plata. Uno de los hombres que más celebró la llegada del ex jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner en 2019 a Balcarce 50, dijo en uno de los patios internos de la sede del Gobierno: “El Presidente no puede ir a inaugurar un techo! ¡dejáte de joder! Es darle de comer a la oposición y además rebajar la investidura del jefe de Estado al inframundo!!”, gruñó desencajado.

Igual de malhumorado, el funcionario agregó: “Esto no pasó nunca. Jamás alguien que estuvo al frente del Poder Ejecutivo nacional generó tanta desilusión entre su tropa propia, creo que el único caso parecido fue el de Chupete de La Rúa, pero claro, era otro contexto, gobernaban los radicales”, aclaró.

Vale reconocer, que los dichos en off de este dirigente peronista desencantado con Alberto –y que participó en diversas funciones en distintas administraciones peronistas- grafican la sensación que se percibe en la mayoría de los despachos gubernamentales, salvo en el de los que peyorativamente algunos bautizaron “El Frente de los Obsecuentes”. Se refieren con esa descalificación a la mesa chica -cada vez más reducida- que rodea al jefe del Ejecutivo, y que tiene nombres y apellidos muy concretos. Se trata de una burbuja áulica integrada por Julio Vitobello (Secretario General de la Presidencia), Vilma Ibarra (Secretaria Legal y Técnica), Juan Manuel Olmos (Vicejefe de Gabinete), Santiago Cafiero (Cancillería) y Gabriela Cerruti (Portavoz).

Ese primer día de la semana, donde se veían mejores caras debido al triunfo de Argentina frente a México en el Mundial de Qatar, tuvo otro hecho que extendió el efecto que algunos bautizaron “tiro en el pie”. Desde el Gobierno se decidió rendir un homenaje al ex ministro de Salud, Ginés González García. Fue en el marco de una reunión del Consejo Federal de Salud (CoFeSa).

El sanitarista acusado por el llamado “Vacunatorio Vip”, por el que tuvo que renunciar, recibió un reconocimiento y luego, en rueda de prensa con los acreditados en Rosada (que no tuvieron acceso a cubrir la actividad) manifestó que “no se arrepiente de nada, uno siempre piensa que podría haber hecho más, pero soy consciente que busqué vacunas por todo el mundo y al principio estaba muy difícil”.

El ex ministro agregó que “no hubo vacunatorio VIP de ninguna manera, eso no fue así. Eso fue un hallazgo periodístico que significó mucho más que un problema con la Justicia, sino un problema mediático”, cerró, para dar pie a quien lo continuó en la cartera, Carla Vizzotti, que entre sonrisas reconoció que la idea de honrar a Ginés fue de ella.

El martes se conoció otra noticia negativa para el Gabinete de Fernández. Alexis Guerrera anunció que dejaba el ministerio de Transporte por problemas de salud. Así se sumaba a los 22 cambios que tuvo la Jefatura en menos de tres años. Sólo quedan en sus cargos desde la llegada al poder el 10 de diciembre de 2019: Juan Cabandié (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible), Matías Lammens (Turismo y Deporte), Eduardo de Pedro (Interior), Tristán Bauer (Ministerio de Cultura), y Gabriel Katopodis (Obras Públicas). Esta nueva salida sigue erosionando la autoridad y capacidad de mando del titular del Poder Ejecutivo.

Una de las actividades del presidente Fernández en esa jornada calurosa, fue recibir a integrantes del Consejo Empresarial de Chile. Con esa delegación llegó a Balcarce 50 su ex mano derecho, Juan Pablo Biondi, quien ocupaba la Secretaría de Comunicación y Prensa de la Presidencia. A muchos llamó la atención la presencia del hombre que fue expulsado elípticamente por CFK (acusado de operar contra ella y su fuerza política), y que hoy es mala palabra entre las huestes “cerrutistas”.

De todos modos, su entorno salió a explicar que el encuentro que tuvo el ex “vocero” (que no voceaba) con el Presidente en su despacho, no fue más que una reunión de tipo personal. Despejar dudas sobre su posible retorno fue prioridad para la portavocería albertista. 

A mitad de semana se realizó una nueva reunión ministerial convocada por Juan Manzur, en la que no volvió a participar Sergio Massa, desinteresado -desde que asumió- por esos desayunos que, según gente del Palacio de Hacienda, considera “improductivos” porque le quitan tiempo a la hora de maniobrar en la tormenta.

Al terminar, y en conferencia de prensa, el jefe de Gabinete respondió a Política&Medios con respecto a la decisión que dictaminó la Corte Suprema de su provincia que lo habilitó para ser candidato a vicegobernador (detrás de Osvaldo Jaldo) en las elecciones del 14 de mayo del año que viene. El funcionario respondió: “Hoy sí hubo un fallo de la Corte de la provincia en la cual los cinco miembros ratificaron que no hay ninguna objeción en el caso que se decida que pueda ocupar un cargo electivo. Pero es prematuro todavía para hablar de la política, el Gobierno está enfocado en la gestión”. 

Quien escribe este artículo aprovechó la presencia de Victoria Tolosa Paz ante los periodistas para preguntarle sobre la posibilidad de que el Potenciar Trabajo sea desenganchado del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil. La ministra expuso que los montos de esos planes sociales se definirán en un órgano consultivo a conformarse en 60 días entre la cartera que ella dirige, Trabajo (Kelly Olmos) y Economía (Massa) con la UTEP. Es decir que será una paritaria entre el Estado y la Economía Popular. 

En ese contexto, Eduardo de Pedro hizo una apasionada defensa de la senadora Kirchner en referencia a la posibilidad de que el martes 6/11 sea condenada por la causa Vialidad. El titular de la cartera de Interior declaró que “están persiguiendo a la dirigente de mayor volumen político nacional” y criticó duramente al Poder Judicial y a los medios que no comulgan con la ex mandataria y su núcleo duro. También dejó abierta la posibilidad de que haya movilizaciones para repudiar el fallo.

Después de su episodio de gastritis erosiva con sangrado, la Unidad Médica Presidencial autorizó al Primer Mandatario a viajar el jueves a San Luis con el fin de encabezar la entrega de la vivienda número 70 mil (según datos oficiales). Allí departió con el gobernador Rodríguez Saá, el flamante ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Santiago Maggiotti y su par provincial de Obras Públicas e Infraestructura, Alberto Rodríguez Saá (hijo).

Por la tarde, ambos brindaron una rueda de prensa, donde entre risas, negaron una fórmula electoral conjunta, y hasta se dedicaron a hablar sobre la performance del seleccionado nacional. Mientras tanto, en la Cámara baja, diputados oficialistas y opositores casi se iban a las manos en un acting violento que puso como prioridad los intereses de los bandos encontrados por sobre los proyectos que había que tratar. Un grotesco espectáculo que se vio en las pantallas de TV durante 48 hs, y del que la ciudadanía tomó nota.

De vuelta en Casa de Gobierno, Fernández firmó la paritaria docente con sindicatos y el ministro de Educación, Jaime Perczyk. La misma alcanzará el 114% en febrero de 2023. Número que los gremialistas, en su mayoría cercanos al Gobierno, vieron como positivos. Luego, el Presidente tomó juramento al nuevo titular de Transporte, Diego Giuliano, quien después de asumir habló con la prensa acreditada.

En ese contexto, expuso que tratará de seguir por la senda de salir de las distorsiones en las tarifas en todo el país; anunció que continuará el plan de sumar la tarjeta SUBE a más distritos; apuntó que seguirá el diálogo con los más de 40 gremios del sector, y minimizó las denuncias por trenes de larga distancia -que pese a la demanda- salen vacíos. El dirigente renovador informó que ahora se implementa un sistema “superador” de “reconfirmación del pasaje de 72 horas antes del viaje”

En el Salón Blanco estuvieron los principales funcionarios del Gobierno y muchos familiares y amigos del recién llegado. Al que se vio muy relajado y sonriente estrechando abrazos, sacándose selfies, apretando cachetes y narices, fue a Sergio Massa, que celebró de esa manera el hecho de retener esa cartera, que estuvo bajo su égida desde el principio del mandato del Frente de Todos, en un principio con el fallecido Mario Meoni, al que se recordó y aplaudió en el evento.

Pese a la breve agenda presidencial del viernes, en la que Fernández entregó los Premios Houssay, Jorge Sábato, y la distinción Investigador de la Nación -en el auditorio del Centro Cultural de la Ciencia- el clima se puso denso ante la amenaza de las organizaciones sociales oficialistas que prometen dejar el Gobierno si se avanza con las políticas que Tolosa Paz, Massa y Olmos intentan imponer con respecto a los planes sociales.

En particular, en lo concerniente al cierre de cupos del Potenciar Trabajo, el desenganche del Salario Mínimo a la hora de fijar los incrementos frente a la inflación, y al hecho de haber liberado el secreto fiscal para dar de baja del beneficio a muchas más personas de las que dijo Tolosa, a quien junto a Pérsico (Secretario de Economía Social) se denunció por los delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público y malversación de caudales públicos.

El autor de la iniciativa, otra vez fue Guillermo Marijuan, el mismo que obró igual frente al supuesto cobro irregular de planes sociales. Tema que salió a la luz cuando se dio a conocer un informe de la AFIP de Carlos Castagnetto, que según trascendidos periodísticos, hablaba de 250 mil personas que compraron dólares o que declararon bienes personales mientras accedían a la ayuda, algo prohibido por ley en los términos de la asistencia. La ministra del área negó esa cifra y señaló que se darían de baja, luego del entrecruzamiento de datos, unos 2.243 planes.

Juan Grabois (Movimiento de Trabajadores Excluidos) y otros referentes de sectores que permanecen sumidos en la pobreza, reclaman que los topes y las auditorías se hagan sobre los abultados sueldos de funcionarios, legisladores, jueces, fiscales, comisarios, de quienes fugan dólares al exterior, y todos aquellos que se autoconceden privilegios.

Por ese motivo la semana terminó con una tensa asamblea en el Puente Pueyrredón y una movilización a la sede de Desarrollo Social. Un peligroso juego que Fernández y sus leales endurecidos pretenden jugar sobre el cierre del año, en un diciembre caliente que se puede complicar cuando el exitismo mundialista se acabe.

Este conflicto tiene como telón de fondo el realineamiento del Movimiento Evita y su brazo sindical –la Unión de Trabajadores de la Economía Popular- con Cristina Fernández de Kirchner.

“Cuando estás a meses de las elecciones nacionales no tiene porqué llamar la atención lo que pasa. Los compañeros apoyan al que tiene los votos en el peronismo, Alberto no los tiene, Cristina sí”, subrayó un dirigente que pisa territorio bonaerense y sabe que Emilio Pérsico y sus fieles huelen el ocaso de Alberto Fernández, así como la posibilidad de ganar posiciones en el Conurbano en alianza con el kirchnerismo, al que hasta hace unos meses, aborrecían en privado.

Los últimos cónclaves entre el Secretario general del Evita y la Vicepresidenta encendieron las luces rojas en Rosada, donde ya se mira con resignación toda chance reeleccionista y se usa la lapicera para firmar gastos superfluos que generan un fuerte repudio social, como la compra de un nuevo avión presidencial que le costará al Estado argentino 25 millones de dólares. Una decisión que Fernández ejecuta mientras su administración limita a todos los argentinos el ahorro en esa moneda por la escasez de divisas que tiene el Banco Central en sus reservas.

Con el antecedente de estos tres difíciles y conflictivos años, los últimos 12 meses del FdT en la administración central procuran más incertidumbres que certezas. El binomio Cristina-Massa/Massa-Cristina, se consolida, pero tiene varios obstáculos en el camino que resta para finalizar el mandato que le concedió el voto popular. 

La principal dificultad que está en consideración de la sociedad es la Economía. “Para eso está Sergio, que sabe hacer las cuentas”, apuntó irónicamente Fernández en la jura de Giuliano. Un Fernández al que no le gusta nada quedar fuera de foco -y que a criterio de los peronistas que ya no confían en él- procurará, por resentimiento o impericia, ser parte del problema y no de la solución.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias