La doctrina Kodos: dos minorías intensas que ya no tienen vocación de mayorías, se disputan el poder - Política y Medios
27/01/2023 - Edición Nº5474

OPINIÓN

La doctrina Kodos: dos minorías intensas que ya no tienen vocación de mayorías, se disputan el poder

Dos minorías intensas que ya no tienen vocación de mayorías, se disputan el poder. Ambas consideran que todavía es posible situar a los dos representantes máximos de ambas alianzas políticas en un ballotage, para poder expresarle a la ciudadanía al igual que Kang y Kodos.

Por: Nicolás Mujico - Politologo UBA- Maestrando en Defensa Nacional UNDEF

La persistencia de Cristina Kirchner como líder dentro del Frente de Todos, y Mauricio Macri con su pretensión de principal accionista de Juntos por el Cambio, plantea dificultades para el recambio dirigencial en ambos frentes políticos. Las supuestas intenciones de ambos de candidatearse en el 2023, a pesar del rechazo mayoritario que se ubica en casi dos tercios del electorado de manera sostenida para cada uno de los ex presidentes, plantea interrogantes acerca de cuál es la hipótesis sobre la cual descansan sus proyectos políticos presidenciales que- a priori- parecerían irracionales.  

Si bien lo más probable es que se trate de especulaciones para negociar mejores listas y cargos -y obturar el surgimiento de nuevos liderazgos-, no hay que descartar la posibilidad de que se lancen a un todo por el todo en un silencioso juego de espejos, en el que necesariamente tiene que existir un acuerdo tácito. La hipótesis es la de la doctrina Kodos, de difícil aplicación en este momento, dado el incierto juego electoral, la aparición de candidatos y la apertura de terceras y aún cuartas vías electorales.  

Para poder plantearle a la ciudadanía el dilema de votar entre Kang o Kodos, es necesario que exista bi-partidismo. La posibilidad de un ballotage genera esa opción. El acto de Cristina del 17 de noviembre tuvo ese fin, aunque no parece lograr el efecto deseado. En La Plata CFK desplegó su enorme poder de movilización, inauguró un discurso moderado pensando en una contraparte radicalizada, y recuperó la centralidad política intimidando a todos aquellos que tengan algo de iniciativa política y devolviéndolos al mundo de la especulación, la venalidad y la obsecuencia de la que el peronismo parece no poder salir. No es una estrategia nueva. Tiene como antecedentes el acto de Argentinos Juniors protagonizado por Máximo Kirchner en 2014, donde además de ser el punta pie inicial de la carrera política del hijo de Cristina, tuvo como resultado el baño de humildad que desmovilizó al peronismo. Un segundo antecedente, fue el lanzamiento de “Sinceramente” en la feria del libro, con los primeros guiños hacia los gobernadores peronistas, a Alberto Fernández y a otros viejos ministros de Néstor Kirchner a los cuales había sometido a un largo exilio político. El discurso de Cristina sugiere un escenario en donde su oponente tendrá que tomar una posición ideológica cercana a Milei. No obstante, el acto, no logró ser más que un festejo institucional del peronismo bonaerense. Para superar los límites provinciales, necesita si o si que Kang se fortalezca.  

La contraparte tiene el escenario mucho más complejo. La lógica del accionista mayoritario, dueño del PRO, se encuentra ahora con desafíos constantes. En primer lugar, ser dueño del PRO no le garantizaría ser dueño de Juntos por el Cambio. Sin embargo, no hay que descartar que, a pesar de todo, exija lealtad a su jefatura, y se lance a la carrera presidencial, buscando un acuerdo con Javier Milei, y haciendo saltar por el aire todas las primigenias alianzas de sus adversarios que hoy comienzan a verse en juego. Las posibilidades de ordenar al radicalismo son casi nulas, por lo que se encuentran obligados buscar otros aliados. A su vez, disciplinar a su tropa tampoco es fácil, pero no imposible. La búsqueda de extremar su discurso, la negativa a ceder la ciudad o perderla en manos de las alianzas que Horacio Rodríguez Larreta está dispuesto a firmar en búsqueda del premio mayor, podría ser incentivo suficiente para lanzarse a un todo por el todo.  

Mauricio tiene en su frente interno a sus principales enemigos; Cristina, también. Más compleja la situación de la Vicepresidenta, quien siendo aún parte del oficialismo, tendría de todos modos que bajar a Alberto, quien por motus propio, no puede hacerlo por lo menos hasta último momento si es que quiere llegar a terminar su mandato medianamente ordenado. Este pequeño detalle, le plantea un enorme problema al Kirchnerismo. La necesidad de tiempo y la imposibilidad de conseguirlo. La necesidad de despegarse del gobierno y la evidente participación en él.  

La doctrina Kodos está en problemas, sin embargo, constantemente se presenta y demuestra plena vigencia. La posibilidad de un Ballotage es tentadora. Todo tercer sector un inconveniente. Los que no se acomodan, ponen en riesgo la estrategia general. Tengan un porcentaje pequeño o grande, todos molestan. El acto del 17 de noviembre, a pesar de lo multitudinario, fue un acto del peronismo bonaerense. El Kirchnerismo caza en el zoológico o revela sus límites (o sus verdaderas pretensiones). Macri o Larreta, por su parte, tienen un problema similar en relación al radicalismo. La salida al interior continúa siendo dificultosa.  

Dos minorías intensas que ya no tienen vocación de mayorías, se disputan el poder. Ambas consideran que todavía es posible situar a los dos representantes máximos de ambas alianzas políticas en un ballotage para poder expresarle a la ciudadanía, al igual que Kang y Kodos. ¿Qué van a hacer, a alguien tienen que votar? 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias