Arranca un nuevo sistema de importaciones para cuidar los dólares  - Política y Medios
22-07-2024 - Edición Nº6016

ACTUALIDAD

Arranca un nuevo sistema de importaciones para cuidar los dólares 

Para administrar con un criterio de prioridades el uso de divisas y mitigar los recientes desvíos, la AFIP y la Secretaría de Comercio crearon un nuevo régimen que reemplaza al anterior desde el lunes próximo. Las modificaciones en detalle. 

Por Patricio Ballesteros Ledesma 

 

La nueva normativa entró en vigencia ayer, con su publicación en el Boletín Oficial, pero se aplicará a las registraciones desde el próximo lunes 17 de octubre. 

El objetivo adelantado por el ministro de Economía la semana pasada es administrar con extremo cuidado la escasez de divisas del país. Y hoy, con esa idea en mente, Sergio Massa se encuentra nuevamente en Estados Unidos con una nutrida agenda comercial buscando agrandar la “fábrica” de dólares. 

Mediante la Resolución General Conjunta 5271/2022 de la AFIP y la Secretaría de Comercio se creó el Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA), que reemplaza al Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), heredado del gobierno de Mauricio Macri. 

Esta semana, con el ingreso de un nuevo desembolso del FMI (US$3.570 millones), sumado a los US$8.000 millones del dólar soja, después de mucho tiempo las reservas de divisas del Banco Central superaron los US$40.000 millones. Sin embargo, esa cifra no habla de abundancia sino apenas de recuperación.  

Basta pensar que una cifra similar se encuentra en el país fuera del sistema financiero, y que más de US$200.000 millones no declarados de argentinos descansan en paraísos fiscales y no aportaron un centavo en impuestos a nivel local. 

 

Previsibilidad y trazabilidad como prioridades 

La prioridad declarada desde el Gobierno es que no falten dólares para importar máquinas, herramientas e insumos insustituibles que no tengan fabricación nacional para las industrias y empresas que los soliciten.  

Pero con la información anticipada requerida por el nuevo régimen, ahora se busca previsibilidad y trazabilidad en las operaciones de importación y en los pedidos de divisas. 

Atentos a la reactivación en muchas actividades y al crecimiento experimentado por otras, el objetivo es que el grueso de las importaciones implique consolidar a sectores productivos e incluso propender a la generación de más puestos de trabajo. 

Por eso es que en anteriores resoluciones se sugirió que las multinacionales pidan fondos a sus casas matrices para afrontar los pagos, consigan financiación externa por sus compras en el exterior y hasta se estableció un plazo de un año para entregar los billetes.  

Además, ahora se autoriza expresamente el uso de dólares propios no registrados, para importar insumos para la producción y la compra o construcción de viviendas, previo informe a los organismos competentes. 

 

Las micro devaluaciones de los tipos de cambio 

En línea con esta idea es que ahora hay más de una decena de tipos de cambio, que en lugar de generar un salto devaluatorio general, acomodan el valor del dólar a diferentes necesidades o períodos, como el turista o el soja.  

O los tres incorporados esta semana, cada uno con su cotización diferencial más impuestos (shows, mundial, bienes de lujo). Resulta increíble que hace pocos meses se usaba el dólar tarjeta para pagar cuotas de propiedades en países vecinos al tipo de cambio oficial, ni que hablar de la compra de barcos y aviones de lujo. 

Por otro lado, las divisas son muy necesarias para la importación de combustibles y de energía, al menos hasta que el gasoducto Néstor Kirchner permita sustituirla en gran parte e incluso exportar.  

Además, el nivel de reservas es uno de los puntos relevantes del acuerdo con el FMI y, a nivel interno, fortalece al Gobierno ante la presión constante desde diferentes sectores por el tipo de cambio y eventuales corridas cambiarias. 

La Dirección de Comercio Exterior de Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) destaca en un breve informe las medidas relevantes sobre el nuevo sistema de importaciones ya en vigencia. 

 

La normativa técnica del nuevo régimen 

· Las SIMIs que hasta el 12 de octubre estaban en situación oficializada u observada, pasarán al estado anulado, debiendo iniciarse nuevamente el trámite mediante el sistema SIRA. Las que se encuentren en estado de salida mantienen su validez, excepto para aquellas declaraciones SIMI que la Dirección General de Aduanas considere que debe aplicárseles las validaciones indicadas en el punto b) del artículo 7º de la presente norma, referidas al Perfil de Riesgo Aduanero, las cuales volverán al estado oficalizado, a efectos de ser reevaluadas. 

· Se deberá presentar la declaración a través del SIRA y tendrá una validez de 90 días corridos desde que tiene la condición de salida. La prórroga aparentemente será tomada automáticamente para este sistema si es presentada de conformidad a la Res. 523/17 por un plazo de 90 días. 

· Igual que en la SIMI, los terceros organismos accederán a las informaciones de cada operación a través de la ventanilla única de comercio exterior. Dichos organismos deberán expedirse en un lapso no mayor a 60 días. Sin embargo, los plazos podrían extenderse si el organismo lo considera pertinente. 

· Se podrá contar con la declaración en estado de oficializada, previo al arribo al territorio aduanero, permitiendo realizar las tareas de control en forma anticipada, pero para poder oficializar el despacho aduanero, la SIRA deberá estar en estado salida. 

· Los análisis de la AFIP para generar la declaración SIRA, serán: La situación del sujeto, a partir de la información de sus registros; el perfil de riesgo, que implica conocer si el importador ha realizado operaciones de sobrefacturación, subfacturación, o ha desvirtuado el régimen con prácticas abusivas en proceso de investigación en la interposición de medidas administrativas o judiciales con relación a las operaciones, y la capacidad económica financiera del importador. En ambos casos el operador podrá manifestar su disconformidad si no supera dichos controles. 

· Luego de ese control de la AFIP, la Secretaría de Comercio analizará las presentaciones y las destinaciones de importación realizadas por el importador. Éste deberá informar el plazo de días corridos entre el despacho oficializado y la fecha que estima pagará al exterior a través del mercado libre de cambios (MLC). La Secretaría de Comercio y el BCRA evaluarán la información e informarán la fecha en la que se permitirá el acceso a dicho mercado. El importador deberá informar, en caso que la operación no acceda al MLC, si será cancelada con moneda extranjera en tenencia propia. 

·Las situaciones de excepción, incluidas importaciones que no requieran acceso al MLC, los manuales de uso de los sistemas involucrados y las pautas de gestión de las declaraciones efectuadas a través del SIRA serán publicadas en el micro sitio respectivo disponible en la web de la AFIP. 

·También se incorpora al nuevo sistema el pago de servicios al exterior denominado SIRASE, Sistema de Importaciones de la República Argentina y Pagos de Servicios al Exterior, que también deberán presentarse con el nuevo formato y sufrirá los controles de AFIP como el CEF y análisis de la situación del sujeto a partir de la información disponible en sus registros. 

· Mediante la nueva normativa también se crea la Cuenta Corriente Única de Comercio Exterior, donde los bancos deberán consultar y registrar el importe en pesos del total de cada una de las operaciones. Venta de moneda extranjera, divisas o billetes para cancelar operaciones previamente aprobadas de SIRA/SIMI en estado de salida, SIRASE en estado de aprobada, despachos de importación oficializados y destinaciones ZFI de Zona Franca. 

· El interesado podrá consultar, en forma previa a la realización de la operación cambiaria, el resultado de la validación sistémica del documento que da origen a la operación y para eso deberá acceder al servicio denominado “Cuenta Corriente Única de Comercio Exterior”, a través de la web de la AFIP. 

· La AFIP evaluará los datos ingresados y emitirá la respuesta de acuerdo con la información en sus propias bases de datos. Validado: indica que los datos ingresados superaron los controles sistémicos, asignándose a la operación un número de transacción. Con Inconsistencias: indica que no se han superado los i controles, detallando el/los motivo/s correspondiente/s. Ante esta última respuesta, el adquirente podrá consultar los motivos de las mismas en el Sistema Informático MALVINA (SIM), a través de la aplicación Mis Operaciones Aduaneras (MOA), o en el SIRASE, según corresponda. De subsanarse la situación, el contribuyente podrá formalizar una nueva solicitud. 

 

Parar la fuga de divisas y bajar la incertidumbre 

Como puede verse, y es usual en cualquier régimen comercial, la información es áspera y bastante técnica. Sin embargo, para todo aquel que esté obligado a adquirir bienes o servicios con moneda extranjera es fundamental ver los cambios. 

Lo cierto es que con el anterior sistema se colaron solicitudes por miles de millones de dólares al mes, que en muchos casos resultaron en verdaderas estafas o fraudes, más allá de la dudosa prioridad de esas compras de bienes y servicios del exterior. 

Si el anterior régimen resultaba poco eficiente o hubo irregularidades le corresponde a la justicia establecer responsabilidades y penas. Pero lo que no puede ocurrir es que se cambie un sistema para que nada cambie.  

Y que la mayoría de la población, peor aún los que no reciben ni consumen dólares, tenga que padecer la incertidumbre por una constante fuga de divisas y la reiterada restricción externa. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias