Plan federal público y privado de inversiones en aeropuertos por $85.400 millones  - Política y Medios
18-05-2024 - Edición Nº5951

ACTUALIDAD

Plan federal público y privado de inversiones en aeropuertos por $85.400 millones 

Ese es el monto comprometido por el Gobierno y la concesionaria Aeropuertos Argentina 2000 para retomar y ampliar las obras en el sector en todo el país hasta 2024. La conectividad glocal como estrategia y el boom de pasajeros en temporada invernal. 

Por: Patricio Ballesteros Ledesma 

 

Tras las restricciones e inconvenientes de la pandemia, que afectaron fuerte al negocio aerocomercial global y provocaron la paralización de los vuelos regulares, en forma paulatina se fueron restableciendo los servicios aeroportuarios, los obras de mantenimiento y modernización de las terminales y las ventas de pasajes por negocios y placer. 

A nivel local hubo líneas aéreas que quedaron en el camino, como algunas low cost, pero también se tuvieron que retomar tareas de inversión en infraestructura de los aeropuertos de todo el país, algunas incluso que se habían detenido al final del gobierno de Mauricio Macri. 

“Allí por mediados de 2019, las dificultades socioeconómicas de la Argentina, los efectos de malas decisiones políticas y económicas habían interrumpido la cadena de pagos para la obra pública”, recordó Alexis Guerrera, ministro de Transporte nacional este lunes en Buenos Aires.  

Sus palabras se oyeron en la apertura de la Asamblea y Conferencia Anual del Consejo Internacional de Aeropuertos, en donde se congregaron las principales autoridades, ejecutivos y expertos en aviación de la región, y donde el funcionario detalló la vital importancia del sistema de aeropuertos y además realizó un importante anuncio. 

El Gobierno nacional prevé invertir en lo que resta del año $16.700 millones en infraestructura aeroportuaria mediante el Plan de Desarrollo Federal y para el 2023 un monto adicional superior a los $40.000 millones.  

Además, a estas cifras se debe agregar la inversión directa de $28.700 millones comprometida por el concesionario Aeropuertos Argentina 2000 y la generación de 15.000 nuevos puestos de trabajo. 

 

Retomar obras paradas y sumar nuevas 

El funcionario explicó que por la crítica coyuntura macroeconómica de aquel momento, “a las empresas se les dificultaba el acceso al crédito y al financiamiento, y eso generó una crisis singular en la que todas las obras del sector aeroportuario fueron perdiendo impulso hasta detenerse”. 

En la misma línea, dijo que “el ejemplo más evidente, más simbólico y tal vez más doloroso, no solamente a nosotros como Estado sino también a Aeropuertos Argentina 2000, es la nueva terminal de partidas del aeropuerto internacional de Ezeiza, una obra que se paralizó en septiembre de 2019”. 

Sin embargo, a pesar de las dificultades políticas y económicas previas, se tomó la decisión de retomar esa obra y muchas otras que habían sido suspendidas en un contexto de fuerte recuperación del mercado interno, en el que es clave garantizar la conectividad del país con las regiones y con el mundo. 

De acuerdo con las estadísticas de su cartera, este año se registró un nuevo récord de pasajeros en los centros invernales, con once aeropuertos superando niveles pre pandemia en julio, cuando se movilizaron casi dos millones de personas que recorrieron los aeropuertos de todo el país”.  

Incluso, desde el área de Turismo nacional, se informó hace unas semanas el récord de ventas de pasajes aéreos de Aerolíneas Argentinas para la tercera edición de Previaje en curso. 

 

La aviación comercial en tiempos de crisis 

Durante la pandemia, y más durante la cuarentena estricta, todos los aviones permanecieron en tierra, con un enorme lucro cesante para las líneas aéreas, sin percepción de ingresos y con costos de mantenimiento y laborales que afrontar. La asistencia del Estado con los ATP y los RePro permitió a muchas empresas soportar el embate. 

Pero además no hay que olvidar a los pasajeros varados dentro del país sin poder retornar a sus hogares y los que quedaron dispersos por todo el mundo, a los que el Gobierno tuvo que asistir desde las embajadas e ir a buscar con vuelos especiales para repatriarlos.  

Y ni que hablar del enorme esfuerzo logístico que implicaron los viajes oficiales a Rusia, primero los sanitarios para las pruebas de laboratorio y la firma de contratos, y otros destinos para obtener las vacunas contra el coronavirus e insumos médicos. 

Por otro lado, viendo el fuerte impacto en el operador privado de 35 terminales, durante la pandemia se otorgó la prórroga del contrato de concesión de Aeropuertos Argentina 2000 hasta 2038, con el objetivo de compensar los efectos negativos y, al mismo tiempo, generar una recuperación del sector para el beneficio de los pasajeros. 

“Tal vez, lo único positivo en el sistema de aviación y aeroportuario que nos dejó la pandemia fue haber podido trabajar en el Aeroparque Jorge Newbery, donde llevamos adelante el mayor hito del sector aeroportuario en los últimos 50 años”, confesó Guerrera, durante la conferencia.  

Se refería la transformación que tuvo como eje la construcción de una nueva pista y de una nueva terminal internacional que duplica en capacidad operativa y que puso de nuevo al nodo de Palermo en el mapa de los vuelos internacionales. 

Cuando hace dos semanas recorrió el avance de las obras de la planta baja del sector de arribos internacionales, el ministro comentó que esta nueva terminal cuenta con una inversión de $1.400 millones y beneficiará a cerca de 200.000 pasajeros mensuales. 

 

Un plan federal de recuperación post pandemia 

Desde esta perspectiva, y haciendo memoria sobre lo sucedido, ahora que la normalidad intenta instalarse y que, aún con las restricciones de la situación económica actual, más personas buscan realizar viajes de trabajo, estudio y turismo, este volumen de inversión pública y privada en el sistema es vital. 

Pero como la mirada del Gobierno nacional no se limita sólo a lo que sucede en la ciudad de Buenos Aires, se lleva adelante un ambicioso plan de desarrollo federal que contempla obras en todo el territorio nacional.  

De ese universo se destacan algunas de las obras en ejecución en los aeropuertos de Posadas, Santa Rosa, San Rafael, Jujuy (donde se inaugurará la nueva torre de control la semana próxima), Ezeiza, San Juan, La Rioja, Bariloche (inaugurado este año) y se continúan haciendo tareas en Iguazú. 

Para el 2023 se planifican una serie de grandes obras en 15 terminales de pasajeros, 9 pistas, 10 calles de rodajes, 13 plataformas y 16 nuevos balizamientos, informan desde el Ministerio de Transporte. 

Además se sumarán obras de infraestructura en 25 de los 55 aeropuertos del sistema nacional, que incluyen infraestructura de mantenimiento y servicios de apoyo, inversiones en mejoras eléctricas, puntos de vuelcos, torres de control, entre otras obras que coadyuvan a potenciar y mejorar el desarrollo del sistema. 
 

Mayor conectividad, mejores servicios y más seguridad 

Así, no sólo se trabaja en infraestructura física junto al Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA), sino también articulando con la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) se actualiza la infraestructura tecnológica y edilicia con obras de modernización y refacciones de torres de control en Tucumán, Río Grande, Mar del Pata, Morón, Resistencia y Posadas. 

Por otro lado, se creó un procedimiento para que los aeropuertos informen su demanda energética y así los explotadores aeroportuarios podrán detallar cada 6 meses sus consumos de electricidad, agua, gasoil, nafta, GLP y gas natural. 

En su discurso en la Conferencia, el ministro remarcó que “con firme decisión política y estrategia, articulando el sector público y privado, logramos mayor conectividad, mejores servicios, mayor capacidad operativa, mejor experiencia y más seguridad”. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias