Flavia Royón sostuvo que el nuevo esquema tarifario “fomenta un uso más racional y sustentable de la energía” - Política y Medios
03/10/2022 - Edición Nº5358

SUBSIDIOS

Flavia Royón sostuvo que el nuevo esquema tarifario “fomenta un uso más racional y sustentable de la energía”

El Gobierno nacional presentó este martes la actualización de la asignación de subsidios sobre los servicios de luz y gas: “Queremos que estén destinados a quienes los necesitan”.

La secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón, destacó este martes que el “plan de Tarifas Justas y responsables” busca “cuidar a quienes más lo necesitan y construir un Estado eficiente”, tras el anuncio del nuevo esquema de implementación de subsidios en las tarifas energéticas.

Acompañada por la presidenta de AYSA, Malena Massa, la salteña sostuvo que “no es un aumento de tarifas sino una redistribución de subsidios”, y remarcó la importancia de “instalar la educación del uso sustentable y racional” de los tres servicios involucrados.

Según precisó más tarde a través de un comunicado, “esta actualización está basada en la justicia social y la equidad, con una distribución más justa” y recordó: “Hoy el 50% de la población de mayores ingresos recibe el 60% de los subsidios”.

Sobre los resultados, explicó que va a generar un ahorro fiscal de 47.500 millones de pesos en 2022 y 455.000 millones en 2023.

“Ningún beneficiario de tarifa social o familia que lo necesite perderá el subsidio. El objetivo es aplicar un esquema más justo para que los subsidios lleguen a quienes más lo necesiten”, aclaró, advirtiendo que “los usuarios de mayores ingresos no tendrán subsidiado su consumo”.

Respecto a  los usuarios de ingresos medios, indicó que “se establecen topes de consumo mensuales que varían según la región y categoría de usuario”, y que “el estado subsidiará hasta un determinado consumo, y el excedente -solamente- se pagará con tarifa plena”.

Sobre el final del texto, Royón reafirmó que el nuevo esquema “fomenta un uso más racional y sustentable de la energía” y enfatizó: “Tanto el agua, como el gas y la electricidad, son recursos que debemos cuidar entre todos y todas. Es un esquema federal que contempla la realidad de cada argentino y argentina”.

En esa misma línea, afirmó que el Gobierno tiene “una política de cuidado hacia los y las argentinas para que esta actualización contemple el acceso a precios lógicos y asequibles de la energía”, concluyendo: “Queremos Tarifas Justas y que los subsidios están destinados a quienes realmente los necesitan”.

[Los criterios principales]

La segmentación respeta el criterio fijado en el decreto 332/2022, por el que se establecen tres niveles de usuarios según su capacidad económica, que pasará a complementarse con el criterio establecido según niveles de consumo.

En el caso de la energía eléctrica el tope de consumo será de 400 kwh mensuales (550 kwh en zonas sin servicio de gas de red) y en el caso del gas será variable, según categorías y subzonas en todo el país.

Según el subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal, el tope se fijará tomando como referencia “el volumen equivalente al 70% del promedio entre los umbrales mínimo y máximo de cada categoría”, mientras el 30% excedente quedaría exento de subsidios, que se quitarán de manera escalonada hasta completar el 167% del precio mayorista del gas.

Según se precisó, los tres niveles de usuarios estarán determinados de la siguiente manera: el Nivel 1, integrado por los usuarios de mayores ingresos y gente que no solicitó su registración. El Nivel 2, que representa a los usuarios de menores ingresos registrados y que, “provisoriamente se incluirán beneficiarios de la tarifa social”; y el Nivel 3, con usuarios de ingresos medios.

GAS

En lo que respecta a usuarios de gas natural, se registraron 269.725 usuarios correspondientes al primer nivel; 2.880.090 en el segundo; y 2.599.550 al tercero.

No obstante, la cantidad de gas demandada por los hogares no se encuentra relacionada con el nivel de ingresos y se vincula directamente con condiciones climáticas, cantidad de participantes del hogar, características constructivas de la vivienda y la eficiencia de los equipos domésticos.

Para el Nivel 1, habrá una quita total del subsidio, por lo que la factura del gas subirá 167%. Para el Nivel 3, se subsidiará un volumen equivalente al 70% del promedio de los umbrales mínimo y máximo de cada categoría y subzona, mientras que el excedente no será subsidiado. Para el Nivel 2, los usuarios no tendrán actualización de las tarifas.

Se detalló además que los aumentos para los Niveles 1 y 3 se aplicarán gradualmente en 3 bimestres (a partir de los consumos del 31 de agosto, octubre y diciembre). En el caso del Nivel 1, los aumentos se aplicarán de manera gradual por bimestre a partir de septiembre (noviembre y enero posteriormente) implicando un aumento promedio cercano a los $500 por mes por escalón y $500 por mes acumulado en los tres bimestres.

En el Nivel 3 se plantea tres aumentos con una aplicación gradual por bimestre a partir de septiembre implicando un aumento promedio cercano a los $ 165 por mes por escalón y $ 500 por mes acumulado en los 3 bimestres

ELECTRICIDAD

En cuanto a la segmentación de subsidios de energía eléctrica, en el RASE se han anotado 8.890.998 de energía eléctrica: del Nivel 1: 399.156 (4,49%); Nivel 2: 5.040.120 (56,69%); y Nivel 3:3.451.722 (38,32%). El tope de consumo será de 400 kWh mensual por hogar, mientras que para las localidades que no cuenten con gas natural por redes el tope se incrementará a 550 kWh.

AGUA

Respecto a la segmentación de subsidios al agua, actualmente se cuenta con 11 coeficientes zonales definidos que permiten administrar la carga tarifaria de manera progresiva, “generando un sistema de subsidios intratarifarios entre los usuarios con distintos niveles socioeconómicos”.

Así, se realiza la quita del subsidio en tres zonas que AYSA agrupó de acuerdo a su código de zonificación que tiene en su marco regulatorio.

Los usuarios del nivel alto tienen quita total del subsidio desde 1 de noviembre. Los usuarios de medio y bajo tendrán una quita en forma progresiva y se saca en forma definitiva en marzo del 2023. Los bajos continúan con un 15 % hasta mayo del año que viene.

Por su parte, las personas que tienen tarifa social o comunitaria quedan afuera de este esquema, mientras que los usuarios que consideren que necesitan solicitar la tarifa social, pueden pedirla.

La tarifa es progresiva y se adapta a la necesidad del usuario, y se aseguró que solo 15% del universo de hogares que tiene AYSA (3 millones y medio), va a verse afectado por la eliminación del subsidio en noviembre.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias