Los cambios y los desafíos de gestión de la nueva secretaria de Energía  - Política y Medios
04/10/2022 - Edición Nº5359

ACTUALIDAD

Los cambios y los desafíos de gestión de la nueva secretaria de Energía 

Flavia Royón asume con la reestructuración tarifaria de electricidad y gas modificada y un nivel record de importaciones y subsidios. Nombramientos y recambio político. ¿Cuáles son los próximos pasos de su cartera? 

Por Patricio Ballesteros Ledesma 

 

Más allá de las especulaciones de los últimos días, el organigrama de una de las áreas estratégicas y más críticas del Gobierno modifica el mapa de poder y los padrinos políticos de los nuevos funcionarios. Y una segmentación de tarifas que hará foco en el consumo más que en los ingresos de los usuarios. 

Con la designación de la ingeniera industrial Flavia Royón al frente de la Secretaría de Energía, la ex secretaria de Energía y Minería de Salta se suma a la lista de nuevos funcionarios afines a Sergio Massa, que llegan para apuntalar el arranque de su gestión económica. En la industria la veían más para la Secretaría de Minería, por su plan minero provincial, el impulso al litio y las renovables, pero no acertaron. 

Este lunes, el Ministro de Economía se reunió en su despacho con los funcionarios salientes y los ingresantes, para garantizar una transición ordenada y colaborativa. El encuentro tuvo el objetivo de “analizar el trabajo desarrollado e impulsar las nuevas acciones”, según publicó el propio Massa en su cuenta de Twitter. 

En el área energética, más que en otras reparticiones del Estado, el expertise técnico en los puestos más altos no es tan valorado como la confianza personal o la afinidad política, al menos los hechos en los últimos años así lo demuestran.  

El nombramiento de Royón no sólo provocó la salida de Darío Martínez de ese cargo (con un agradecimiento a la oportunidad del Presidente y la Vicepresidenta, a los que hacía mención sin excepción en todos sus comunicados), sino la renuncia de Federico Basualdo a la subsecretaría de Energía Eléctrica, a la que había llegado de la mano de CFK como referente de La Cámpora y desde donde siempre tuvo cortocircuitos con el ex ministro Martín Guzmán.  

Pero también salió del área el contador Ariel Kogan, mano derecha de Martínez en la gestión diaria, aunque sin cargo en la estructura formal de la Secretaría, asesor energético ad honorem de Alberto Fernández y ex vicepresidente de CAMMESA. 

El reemplazante de Basualdo es el tucumano Santiago Yanotti, también ex vicepresidente de la compañía administradora estatal, que tuvo a su cargo la segmentación tarifaria en la fugaz gestión de Silvina Batakis y tiene como padrino político a su comprovinciano y jefe de Gabinete Juan Manzur.  

 

Nombramientos y permanencias en cargos clave 

Con la llegada de Yanotti podrían cambiar las cabezas al frente de CAMMESA y el ENRE, que hasta ahora tenían como referente al saliente y por extensión a CFK, pero todavía no se hicieron públicas esas decisiones. 

El que sí se refirió este lunes a las incorporaciones fue el propio Manzur, que desde la Casa Rosada, expresó su apoyo a los cambios impulsados por el ministro en Energía y señaló que generan una enorme expectativa los nombramientos de Royón y Yanotti. 

ENARSA continuaría bajo la presidencia de Agustín Gerez, también cercano a la Vicepresidenta, que tiene bajo su órbita en otras obras la gestión y control de la construcción del gasoducto Néstor Kirchner y las represas santacruceñas, obras fundamentales para cimentar el autoabastecimiento de gas y electricidad. 

En la subsecretaría de Hidrocarburos sale la ingeniera Maggie Videla Oporto e ingresa el hasta ahora interventor del Enargas, Federico Bernal, que aunque respondía políticamente a CFK y fue funcionario durante sus mandatos, tenía un vínculo con Massa a través de un empresario de medios. Durante el fin de semana pasado muchos lo daban como un natural reemplazo de Martínez, pero por alguna razón no fue así.   

En Hidrocarburos quedará vacante la Dirección de Economía del área, ya que deja su cargo el funcionario de carrera Sebastián González, aunque su decisión era anterior a estos cambios, y aunque no se nombró un reemplazo podría ser un técnico de la casa. 

En la subsecretaría de Planeamiento Estratégico sale Gonzalo Soriano, que había sido designado apenas quince días atrás en lugar de Javier Papa y ahora podrían reubicarlo en otra función dentro de la Secretaría, e ingresa Cecilia Garibotti, abogada, ex consultora del Banco Mundial y simpatizante del Frente Renovador. 

 

Aumentos de tarifas y segmentación por consumos 

Estos cambios de funcionarios no modifican los grandes problemas y los desafíos que enfrenta el área energética del país, aunque sí podrían provocar una renovación de las estrategias para buscar soluciones y, también, inversiones. 

Por lo pronto se está en el medio de una quita de subsidios, producto de la readecuación tarifaria en gas y electricidad, que a partir del ingreso del ministro Massa al Ejecutivo trajo modificaciones en el esquema anterior, basadas en el consumo real más que en el poder adquisitivo del usuario. 

Es cierto que ya pasó el tiempo de solicitar la permanencia del subsidio estatal, y que más de 4 millones de usuarios no lo pidieron, pero también lo es que con la nueva modalidad serán más los que pagarán un gran aumento en sus facturas. 

El jueves 11, la flamante secretaria Royón hará su debut en una conferencia de prensa para informar en forma oficial la entrada en vigencia de la segmentación, detallar cuánto aumentarán ambos servicios, a partir de qué fecha, con qué gradualidad y el tope de consumo que se aplicará según zona y sector.  

En ese momento, boleta en mano, cada uno de los que ya no tendrán subsidios, que ya no serán un 10% del total sino más del 30% de los usuarios, podrán ver cuánto cuesta su consumo, es decir el precio real sin la cobertura estatal, y qué estrategias pueden implementar en sus hogares para moderarlo.  

Pero también deberán implementar medidas de ahorro los subsidiados eléctricos, porque el mes que superen los 400kw deberán pagar tarifa plena por el excedente. Los que no disponen de gas natural y tienen calefacción, anafes y duchas eléctricas de seguro la tendrán más complicada. 

 

Importaciones récord en el primer semestre 

Las necesidades de dólares para importar combustibles continuarán hasta tanto el país pueda autoabastecerse, y ese es uno de los grandes conflictos de la gestión. Las necesidades de gasoil para abastecer a las centrales eléctricas quedaron aseguradas por la gestión anterior, con un incremento adicional de las importaciones de 1,5 millones de m3.  

Tras los faltantes de este combustible hace un par de meses, que llevaron a especulaciones con estoqueo y sobreprecios, manifestaciones de transportistas en las rutas y hasta un paro del campo, hoy parece haber un abastecimiento normal y eso despeja un conflicto latente. 

Sin embargo, por el clima invernal continúan las importaciones de GNL, que mantienen su cotización internacional en alza (US$880/m3) y consumen un nivel de divisas creciente. La estatal Energía Argentina compró la capacidad de 11 barcos con este fluido por US$640 millones para asegurarse la demanda de julio y agosto. 

Pero si se toman todas las compras al exterior de energía del primer semestre la cifra aumenta a más de US$6.600 millones, un monto que roza el 200% más que en igual período del año pasado. Este nivel de importaciones para la primera mitad del año resulta así como el mayor en tres décadas.  

El despilfarro de los dólares del BCRA de los últimos meses provocó la carencia de fondos para necesidades tan vitales como ésta. En la primera mitad del año, en el rubro Combustibles y Lubricantes se importó gasoil por US$2.670 millones, GNL por US$ 2.421 millones y gas natural por US$735 millones, que en total suman más del 70% de las compras externas del rubro. 

 

Déficit energético y gastos en subsidios 

Los cambios en las licencias no automáticas, las restricciones para compras en el exterior con tarjeta y ahora la revisión de operaciones fraudulentas de comercio exterior buscan enmendar, tarde, una mala gestión previa.  

Más allá de las miles de cautelares judiciales e incalculables maniobras de triangulación, se autorizaron compras dudosas y/o superfluas y se otorgaron millones por servicios de asesoramiento del exterior con criterios poco oportunos. 

Según un informe de la consultora Economía y Energía, dadas las tendencias prevalecientes y los precios vigentes en el mercado mundial se espera para este año un nivel de importaciones energéticas record en torno a los US$13.500 millones, que más que duplican a los US$5.843 millones registrados en 2021. 

De ese modo, el déficit de la balanza comercial energética treparía de US$559 millones en 2021 a US$5.837 millones en 2022, valor solo superado durante el descalabro de 2013 y 2014.  

Y el problema es que el año pasado, por la recuperación económica del 10,3% hubo un superávit comercial, que sin embargo se esfumó a los pocos meses por la enorme salida de divisas, pero este año el saldo no será tan grande y, aunque ahora se decidió cuidar las reservas, en la proyección las cuentas no cierran. 

Casi sin cambios en las tarifas de gas y electricidad, y por la escalada inflacionaria, los subsidios energéticos en 2022 podrían ascender al equivalente a US$15.500 millones, tomando en cuenta que en el primer semestre sumaron US$7.352 millones, según el citado informe sectorial. Con la nueva segmentación tarifaria en marcha, el propio Massa anunció que este año se podrán ahorrar $500.000 millones por la mayor quita de subsidios. 

Importaciones, subsidios, tarifas, grandes obras de infraestructura, expansión de redes, soberanía energética, inversiones, exportaciones son los grandes ejes de la realidad del sector nacional, que la nueva secretaria y su renovado equipo tienen la oportunidad y la responsabilidad de potenciar. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias