Inflación, ingresos y reservas: los desafíos de Sergio Massa para tratar de estabilizar la economía   - Política y Medios
15/08/2022 - Edición Nº5309

ANÁLISIS

Inflación, ingresos y reservas: los desafíos de Sergio Massa para tratar de estabilizar la economía  

Los anuncios de nuevas medidas del ministro al asumir, para clarificar las expectativas de todos los sectores. La situación fiscal, el superávit comercial, las maniobras de comercio exterior, la segmentación de subsidios y la referencia a la dolorosa pobreza.  

Por Patricio Ballesteros Ledesma 

 

A diferencia de cuando se presentó la fugaz ministra Silvina Batakis, rodeada de funcionarios del Ejecutivo, el miércoles pasadas las 20 horas Sergio Massa se presentó solo ante una gran concurrencia en el microcine del Palacio de Hacienda. 

Tras unos agradecimientos y consideraciones de forma, el nuevo ministro repasó la coyuntura de potencias europeas con problemas energéticos y resaltó como contraste el potencial argentino en recursos como el litio y los hidrocarburos. 

Además hizo mención a las proteínas y la economía del conocimiento como sectores generadores de riqueza y, además, proveedores de divisas. 

“La Argentina es un país con recursos en vías de desarrollo, no un país rico. La riqueza la tenemos que construir entre todos y todas: gobierno y oposición, empresario y trabajadores, campo e industria, organizaciones sociales y de la sociedad civil”, detalló. 

Lo bueno, lo malo y las primeras medidas 

Se refirió a “la doble cara de la Argentina, que crece al 6% anual y genera empleo, pero que tiene una enorme desconfianza en su moneda, desorden del gasto, brechas de inversión pública y una enorme injusticia en la distribución del ingreso”. 

También remarcó que hay que “enfrentar la inflación con determinación, porque es la mayor fábrica de pobreza que puede tener cualquier país” y aclaró que “el conjunto de políticas y medidas con el que vamos a trabajar en esta etapa tiene como objetivo combatir este flagelo”. 

Su idea es mirar lo económico-productivo desde dos ejes: uno vinculado a principios y otro a motores. En el primer caso; orden fiscal, superávit comercial, fortalecimiento de reservas y desarrollo con inclusión. Y en el segundo; inversión, producción, exportaciones y defensa del mercado interno. 

El ministro aclaró que las medidas del día de la fecha son las primeras de una sucesión que se irá anunciando en las próximas semanas, porque la solución no es mágica. 

Y además hizo referencia a “un camino de inclusión, que permita que la transformación de recursos en riqueza nos lleve a superar el dolor que representa como sociedad, la pobreza e indigencia con las que convivimos”. 

Cuatro decisiones claras de orden fiscal 

Se cumplirá la meta de déficit fiscal primario del 2,5% del sistema público nacional, establecida por el Presupuesto que tuvo que salir por DNU ante el rechazo del Congreso. Se harán todas las correcciones necesarias, porque el orden permite ser previsibles y cumplir la palabra. 

En segundo lugar, el ministro le dio la instrucción al secretario de Hacienda de no utilizar el saldo de adelantos del Tesoro para lo que resta del año, y el próximo lunes se hará un reintegro por US$10.000 millones al BCRA, en un camino de cancelación que se procurará continuar. 

La tercera medida es confirmar el congelamiento de la planta del Estado para todos los sectores de la APN centralizada, pero además cada jurisdicción será responsable de las empresas descentralizadas, que también estarán alcanzadas por esta limitación. 

La última tiene que ver con el encarecimiento global de la energía y el agua, entre cuatro y diez veces según la zona geográfica del mundo. En relación a los subsidios a nivel local, se observó que 4 millones de usuarios de gas y electricidad no los solicitaron y entre los 9 millones que si lo hicieron se va a promover el ahorro en el consumo. 

Nuevos regímenes para el comercio exterior 

Con referencia al superávit comercial, se va a proteger cada dólar de cada argentino y en esa línea se implementarán varias medidas para aumentar las exportaciones, y además controlar abusos en las importaciones. 

Se van a promover por DNU regímenes para los sectores de agroindustria, minería, hidrocarburos y economía del conocimiento, para todo lo que representa un incremento de las ventas al exterior, salvo el capítulo impositivo que deberá pasar por el Congreso nacional. 

Como se detectaron mecanismos de abuso por parte de empresas mediante triangulación, con subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones, se va a abrir un registro por 60 días para que esas 722 empresas que realizaron más de 13.000 operaciones rectifiquen su posición frente a la Aduana. 

Se va a financiar la financiación de exportaciones, no sólo con el objetivo de aumentar el volumen sino incrementar la cantidad de empresas argentinas que vendan al exterior. Se lanza un programa de créditos a tasas promocionales y un esquema de garantías para primeros exportadores. 

Como complemento, se pondrá en marcha un sistema de trazabilidad para el comercio exterior, con la idea de tener un mayor control y transparencia en el uso de las divisas para las importaciones, desde la solicitud hasta la liberación habrá plazo, fechas y autorización. 

El fortalecimiento de las reservas es clave 

Este miércoles se acordó un esquema de adelanto de exportaciones con las cadenas de valor del agro, la pesca, la minería y otros sectores, que ingresarán en los próximos días un total de US$5.000 millones para engrosar las reservas del BCRA. 

Por otro lado, se avanza en el desembolso de US$1.200 millones de organismos internacionales por programas vigentes y otros en estudio, y en pocos días se firmará con la CAF un aporte adicional por US$750 millones. 

Se evalúan cuatro ofertas de Repo (operación de venta con garantía de recompra), de tres instituciones financieras y un fondo soberano, para fortalecimiento de las reservas y recompra de deuda soberana, y que se resolverán en las próximas tres semanas. 

La última medida en esta área surge tras la reunión con las autoridades del FMI, y que mantiene el compromiso de la entidad de continuar con los desembolsos previstos en el acuerdo firmado con el país. 

Recuperar ingresos y reorganizar planes 

El 10 de agosto se anunciará el índice de movilidad jubilatoria, pero con un refuerzo que les permita a los jubilados y jubiladas superar el daño producido por la inflación. 

En segundo lugar, el jueves próximo se convocará a entidades empresarias y de los trabajadores a los efectos de asegurar un mecanismo que permita la recuperación de ingresos del sector privado, que en la franja de $50.000 a $150.000 están muy perjudicados. Además, el Estado abordará un reestudio del sistema de asignaciones familiares vigente. 

Se va a encarar una política de reordenamiento de los planes sociales, poniendo el foco en tres ejes principales: la vuelta al mercado del trabajo, el fortalecimiento del trabajo cooperativo y asociativo, y la protección de aquellas situaciones de grupos con vulnerabilidad. 

El 15 de agosto, el Ministerio de Desarrollo Social iniciará una auditoría que realizarán las universidades: quien no cumpla recibirá la suspensión del plan y en paralelo se van a cruzar las liquidaciones del programa con la base de datos de la ANSES. “Nuestra idea de país es que el plan sea la emergencia y el trabajo lo permanente”, aclaró Massa. 

Se iniciará la unificación de todos los programas de crédito que tiene Estado nacional en uno solo, que se llamará Crédito Argentino y que unificará todas las políticas de financiación para los sectores productivos, pymes y el comercio.  

Sin implicar mayores gastos para el Tesoro, el fondeo de este programa unificado aplicará $400.000 millones hasta fin de año. “Estamos convencidos que tenemos que sostener nuestro crecimiento y la tasa de empleo”, sostuvo el ministro. 

La convocatoria a los legisladores y la Mesa de Enlace 

Se va licitar el segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner, que enlaza Saliqueló y San Gerónimo, con financiamiento privado y reafirmando el desarrollo de la matríz energética nacional. 

Por otro lado, se pone en marcha un programa para fomentar el desarrollo de 70.000 nuevos programadores en el plazo de un año, con la idea de que el talento de los jóvenes ofrece una oportunidad de vender trabajo argentino al mundo. 

Sobre las dudas provocadas por la gran concentración de vencimientos de deuda en pesos de los próximos meses y la voluntad del Gobierno de cumplir sus compromisos, se lanzó un canje voluntario de la deuda de los próximos 90 días. Esta posibilidad, que dura hasta el martes 9 de agosto, ya tiene compromisos de adhesión de más el 60%. 

Finalmente, el ministro hizo dos convocatorias personales. A sus colegas del Congreso les pidió el rápido tratamiento de las leyes que benefician en términos impositivos a la construcción, a la bio y nanotecnología, a la agroindustria y a la industria automotriz, porque son grandes generadores de empleo y crecimiento. 

Y también le propuso a la Mesa de Enlace (del campo) sentarse a trabajar juntos, para el desarrollo de ese sector tan potente que integran los productores argentinos. “Nuestro objetivo es crecer con inclusión y vinimos a trabajar para eso”, concluyo el ministro.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias