Provincia adentro: así se vivió el Censo en Mar del Plata, Bahía Blanca y Olavarría - Política y Medios
25/06/2022 - Edición Nº5258

BUENOS AIRES

Provincia adentro: así se vivió el Censo en Mar del Plata, Bahía Blanca y Olavarría

PolíticayMedios acompañó a los censistas en distintas ciudades del interior bonaerense para vivir junto a ellos la tarea que el miércoles desde la sede central del INDEC, el presidente Alberto Fernández calificó como "ejemplar".

Por: Miguel Di Spalatro

 

Este 18 de mayo, el día emuló un domingo. Con negocios cerrados y muy poca circulación en las calles, la postal se repitió en cada ciudad de la Argentina. Corazón adentro de la Provincia de Buenos Aires, en parajes rodeados de naturaleza o en grandes ciudades, hombres, mujeres y hasta niñas y niños esperaron ansiosos al censista.

En esta oportunidad el Censo ocupó el centro de la escena. En sus versiones anteriores, otros acontecimientos preocupaban a la ciudadanía. En el de 1980 el país sobrevivía a los coletazos de la última dictadura; en 1991 la Argentina estaba tratando de salir de la hiperinflación; en el 2001 el Censo fue un mes antes de que estallara la crisis social y política y ya los ánimos estaban caldeados. Durante la encuesta del 27 de octubre de 2010, falleció el expresidente Néstor Kirchner.

Este miércoles el paro de colectivos anunciado y ya levantado por la UTA, no logró desplazarlo de los principales titulares. Los censistas comenzaron su labor a primera hora de la mañana. Detrás de la calma aparente se movilizaron más de 600 mil personas para censar con unos 37 millones de cuestionarios más de 15 millones de viviendas en todo el país, incluidas las de islas y parajes rurales, para verificar la cantidad de población que en las proyecciones para este año fue estimada en más de 46 millones de habitantes.

PolíticayMedios acompañó a los censistas en distintas ciudades del interior bonaerense para vivir junto a ellos la tarea que el miércoles desde la sede central del INDEC, el presidente Alberto Fernández calificó como "ejemplar".

En la balnearia ciudad de Necochea, el operativo estuvo a cargo de la inspectora de educación de nivel primario, Nancy Almassio. Paula, una de las censistas que trabajó con Nancy, debió afrontar un momento difícil cuando un hombre mayor se descompensó mientras contestaba las preguntas al recordar a su compañera recientemente fallecida.  “Por suerte a esa casa habíamos concurrido con mi compañero, que es médico y pudimos contener al señor”, dijo Nancy, con alivio. En su recorrida Paula, se sorprendió por la curiosidad de los vecinos: “Cuando censaba al de al lado los vecinos salían a la puerta, ansiosos porque les toque”.

En Necochea trabajaron 1.600 censistas y todos destacaron la buena organización y la agilización que significó el censo digital. En Olavarría los censistas también destacaron el uso del formulario virtual. “Las personas mayores optaron por el presencial, pero los de mediana edad y los jóvenes ya tenían su código y eso facilitó mucho el trabajo”, explicó Alejandra, una de las 2.230 censistas que hicieron el relevamiento en la ciudad del cemento.

El 40% de los olavarrienses ya había completado su formulario para el miércoles por la mañana. El encargado de brindar datos cuantitativos del operativo presencial fue el jefe distrital de educación, Julio Benítez. La visita casa por casa en el distrito arrancó el 9 de mayo con las viviendas colectivas y la ruralidad.

En Tres Arroyos, el partido se dividió en 23 fracciones, incluidas las localidades vecinas. 34.330 viviendas fueron relevadas. Vanesa Borda es jefa de departamento municipal del operativo y brindó un dato interesante sobre lo que sucede en la zona rural de la capital del trigo: “Algunos lugares que estaban marcados como casas, en realidad eran tinglados o galpones porque ese relevamiento se hizo de forma satelital. Son domicilios históricos y se realizó un recorrido que duró 10 días. Los censistas han intentado conseguir contactos telefónicos de las personas que viven en los campos y de los dueños. Ha sido un trabajo bastante arduo y largo. Lo que vemos es que cada vez viven menos personas en la zona rural”, reflexionó.

Sobre el relevamiento realizado en la zona rural, Vanesa Barani, inspectora jefe distrital y encargada de la coordinación del sector educativo, resaltó: “Se pudo hacer un mejor recorrido, lo que no quita que el censo rural sea complejo, porque hay que ir y encontrar a las personas que viven en el campo. Hubo más viviendas colectivas que las que estaban registradas en la cartografía que recibimos previamente. Seguramente Tres Arroyos tenga más viviendas colectivas que antes”.

En cuanto a la zona urbana, el 50% de la población de Tres Arroyos se censó de manera virtual.  Al final de la extensa jornada Vanesa concluyó: “Ha sido una jornada muy productiva, con el compromiso de muchas personas”.

En Mar del Plata el día amaneció gris y frío, lo que no impidió que los censistas salieran a las calles, alegres por ser parte de un acontecimiento que no se volverá a vivir hasta dentro de diez años.

En las primeras horas de la mañana, la ciudad estaba igual que en los días más duros del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) decretado por la pandemia. Por la Avenida Colón, Lourdes, identificada con su pechera, verificó los papeles pegados en las puertas de los edificios. Algunos previsores dejaron la información del censo virtual pegada al vidrio y aprovecharon el feriado para quedarse un rato más en la cama. “Por ahora todos hicieron el censo digital, así que me facilitaron el trabajo”, dijo Lourdes, que tenía a su cargo la labor de relevar 42 viviendas.

Valentina y Lucas son primos. No se anotaron por el dinero que se pagó a los censistas sino para colaborar y no quedarse afuera de un acontecimiento que no se repetirá en años. “Arrancamos temprano con los trámites, fuimos a retirar el material a los colegios donde teníamos que ir. La esperé a ella para hacerlo juntos”, contó Lucas. Ambos tenían que encuestar 45 departamentos. “El portero se encargó de avisar en todos los departamentos que estaba la censista y acá casi todos habíamos hecho el censo digital”, aportó Andrea, vecina del Parque Luro. 

El director provincial de Estadística del Ministerio de Hacienda de la provincia de Buenos Aires, Diego Rusansky, destacó el censo digital: “Algunos censistas terminaron a las 11 de la mañana porque 30 de las 32 casas que tenían que censar ya lo habían hecho por Internet”.

En Bahía Blanca no todo funcionó bien. No todas las viviendas recibieron la visita del censista y los reclamos se multiplicaron por las redes sociales. Además, los y las bahienses se quejaron porque las vías de comunicación oficiales no funcionan. Vecinos aseguran que el mail [email protected] rebotaba las comunicaciones y que el 0800-345-2022 daba ocupado.

Sin embargo, esta versión fue desmentida por Claudio Martini, titular de la Jefatura Regional Nº22, quien aseguró que en el 99,9% de los casos, los censistas fueron bien recibidos y añadió que “los docentes y voluntarios demostraron buena predisposición además de haber realizado un intenso trabajo previo”.

Bahía contó con unos 8 mil censistas, que recorrieron 153.222 viviendas de las cuales se estima que el 18% están desocupadas y prefirió el censo digital el 54,2% de los bahienses.

Con una mirada panorámica, el director del INDEC, Marco Lavagna, destacó "la calidad" del operativo del Censo Nacional 2022, al que calificó como "muy ordenado”. Adelantó además que “la semana que viene es la semana de la supervisión y la recuperación donde se atenderán los casos de las viviendas que han quedado pendientes".

Un miércoles de compromiso ciudadano que se ha calificado como “fiesta cívica”. Y podría serlo a no ser por las cuentas pendientes que aún tenemos como sociedad y que nos recordó desde Los Hornos una nota pegada en la puerta de una humilde casa en calle 140 y 69 'Presunta desaparición forzada'. ¡Acá tendría que vivir un hombre!".

El mensaje del hijo de Julio López al censista que nos ubica en un país donde 30.400 desaparecidos por el terrorismo de Estado entre 1976 y 1983 no serán censados jamás al igual que los más de 8.000 muertos en democracia entre 1983 y 2022 por todas las fuerzas de seguridad estatales en cárceles, comisarias, por gatillo fácil y por otras formas de desaparición y muerte de personas por el aparato represivo del Estado en todos sus niveles.

Un miércoles gris y frio de alegrías, emociones y recuerdos que vibraron entre timbre y timbre de los censistas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias