Monedas estables: cómo funcionan y cuáles son las más populares - Política y Medios
28/09/2022 - Edición Nº5353

ACTUALIDAD

Monedas estables: cómo funcionan y cuáles son las más populares

La caída de la paridad de la moneda estable UST ha dado que hablar en los últimos días, y es importante aclarar por qué genera tanto ruido, de qué tipo de activo estamos hablando y cuáles son las diferencias con otras monedas.

Por: Dolores Collazo. (Estudio Comunicación, me dedico al Marketing Digital y me considero una apasionada de la tecnología blockchain)

 

Las monedas estables son versiones de monedas fiduciarias basadas en cadenas de bloques, lo que significa que son programables y pueden interactuar con aplicaciones basadas en cadenas de bloques y contratos inteligentes.

Son activos digitales que intentan ofrecer estabilidad de precios a los inversores, ya sea al estar respaldadas por activos específicos o al usar algoritmos para ajustar su oferta en función de la demanda, y juegan un papel intermediario entre las monedas como el dólar, el euro, etc., y aquellas que son digitales como bitcoin o ether.

[Tipos de monedas estables]

Existen dos grandes grupos diferenciados que emplean estrategias distintas para asegurar que se mantenga esta paridad: por un lado están las stablecoins ‘colateralizadas’ (o respaldadas), que están asociadas a otro valor externo (ya sea una moneda ‘fiat’, otra criptomoneda u otros bienes) para aportarles estabilidad. Dentro de este primer grupo, encontramos tres categorías:

  • Respaldadas con monedas ‘fiat’

Las monedas estables respaldadas por monedas fiduciarias mantienen reservas en monedas fiduciarias como el dólar estadounidense. Por cada token en circulación, las monedas estables con respaldo fiduciario a menudo tienen un dólar en reserva, ya sea en efectivo o equivalentes de efectivo.

Bajo este enfoque se encuentran grandes empresas o bancos que tienen un trust, fideicomiso o una cuenta resguardada por garantías bancarias, donde hay dólares en donde cada dólar que entra o sale de esa cuenta se suma o quema un token.

El caso más destacado es el de Tether, construida en 2014 y con una valuación actual que ronda los 2.600 millones de dólares.

Para usarla, los clientes pueden depositar dólares estadounidenses en la plataforma y recibir a cambio ‘tokens’ de la compañía, llamados USDT,  que pueden utilizar como cualquier otra criptomoneda, ya sea para intercambiar bienes en las plataformas digitales que la acepten o para invertir.

La compañía afirma que cuenta con suficientes dólares “de reserva” que sirven de garantía de depósito para los usuarios de la plataforma. La idea es que, siempre que lo deseen, los usuarios deberían poder volver a intercambiar sus USDT por dólares sin verse afectados por fluctuaciones de precio como las que suelen darse en las otras criptomonedas gracias a que el precio de estas criptomonedas está virtualmente “anclado” al del dólar.

  • Respaldadas con otra criptomoneda

Existen otras monedas estables que se manejan con el mismo sistema de colateralización, pero usando otras criptomonedas para mantener su valor estable.

Un ejemplo es DAI, una criptomoneda que emplea la plataforma Ethereum y el valor del 'ether' para mantener su criptomoneda “pegada” a la del dólar. En este caso los usuarios no compran directamente la criptomoneda DAI, sino que la “generan” a cambio de dejar un depósito bloqueado en una relación de 3 dólares en esta moneda recibiendo 1 dólar DAI. Esta condición se da para evitar que la fluctuación del 'ether' produzca volatilidad en su ‘stablecoin’, los usuarios deben dejar en depósito más 'ethers' de los necesarios. A este mecanismo se le llama “sobrecolateralización” e implica dejar un exceso de depósito a cambio de algún tipo de financiación para reducir el riesgo.

  • Respaldadas con otros bienes (oro, inmuebles, etc.)

En estos modelos la criptomoneda mantiene su valor estable al “anclarlo” al precio de un bien como el oro.

Los activos físicos, como los metales preciosos, el petróleo y los bienes inmuebles, se utilizan para respaldar monedas estables respaldadas por materias primas. El oro es la materia prima más comúnmente garantizada. Sin embargo, es necesario comprender que estos productos básicos pueden fluctuar y fluctuarán en precio y, por lo tanto, pueden perder valor potencialmente.

Por otro lado, se encuentran las monedas estables algorítmicas o híbridas son monedas estables que se basan en algoritmos complejos para mantener sus precios estables, equilibrando de manera efectiva los fondos retenidos en la cadena de bloques a través de contratos inteligentes con la oferta y la demanda para mantener la estabilidad de precios.

Un ejemplo de este grupo es USDX, que emplea algoritmos para mantener el precio del ‘token’ “pegado” al del dólar para controlar su estabilidad. En este caso, el sistema opera de manera descentralizada gracias a ‘smart contracts’ que regulan su funcionamiento.

[¿Qué sucedió con UST y Terra?]

La cotización de Terra perdió casi todo su valor en las últimas 48 horas, luego del colapso de la stablecoin algorítmica UST, de Terraform Labs.

El ecosistema de LUNA funciona con un sistema de doble token, LUNA y UST. Éste último buscaba ser una stablecoin con paridad 1 a 1 con el dólar, y lo estaba logrando hasta el pasado lunes.

Si queres entender más sobre cómo era su funcionamiento aquí te dejo este video explicativo:

https://www.youtube.com/watch?v=LQwxscEqtgc

Temas de esta nota:
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias