Mientras Casa Rosada especula con la aprobación del acuerdo con el FMI, la Cámpora ya fijó su posición - Política y Medios
15/08/2022 - Edición Nº5309

ENTRETELONES DE CASA ROSADA

Mientras Casa Rosada especula con la aprobación del acuerdo con el FMI, la Cámpora ya fijó su posición

Después de la apertura de las sesiones ordinarias, no pasó mucho tiempo para que se repitiera un rumor que no es nuevo en Balcarce 50. “Dijo Alberto que si no le aprueban el acuerdo se va”, se escuchó decir en una de las galerías rosadas a un operador presidencial que parece siempre estar ansioso.

El fin de semana largo abrió el camino para que los WhatsApp de los periodistas acreditados en Casa Rosada se abarrotaran de información proveniente de la Cancillería argentina, que con el correr de las horas iba intentando recalcular su discurso con respecto a la situación en Europa del este. Primero llegaba data sobre colaboración de la diplomacia latinoamericana trabajando en planes de evacuación para ciudadanos de la región atrapados en Ucrania y otras diligencias humanitarias en ese escenario de guerra.

Mientras se informaba que cinco familias argentinas habían sido trasladadas a Polonia, la misma administración se abstenía en la Organización de Estados Americanos, junto a Brasil, Nicaragua y Bolivia, de votar con el resto de los países que componen el bloque, una condena a la invasión "ilegal, injustificada y no provocada" por parte de Rusia, como rezaba el documento. Tengamos en cuenta que pese a las diferencias ideológicas que se adjudican mutuamente, Alberto Fernández y Jair Bolsonaro, fueron los únicos dos presidentes de la región que visitaron hace un mes al polémico Vladimir Putin en Moscú, prodigando, para algunos críticos de esa mirada geopolítica, demasiadas lisonjas ante el cuadro de una invasión que se olía en los ámbitos diplomáticos, y que pocos días después se materializó. En la coyuntura local, fue el mandatario argentino quien quedó peor parado por aquello de ofrecer al ex KGB, que el país fuera la entrada de la Federación en América Latina

Al interior del Frente de Todos se debate la preeminencia de la OTAN en el planeta, y esa influencia que desde occidente atraviesa el oriente y otros territorios. Para quienes tienen esa visión, la alianza militar atlántica es el brazo de los Estados Unidos en tierras europeas. Algo que es sugerido también por ciertos analistas internacionales, que inclusive no tienen nada que ver con los recurrentes axiomas políticos del peronismo en su versión kirchnerista. No faltan en el oficialismo -y en este grupo de estudiosos del mapa global- los que responsabilizan a la North Atlantic Treaty Organization (NATO), de haber acorralado a Putin con el fin de llevarlo a una inevitable jugada bélica que puede complicar su extensa estancia en el Poder.

Más allá de estas disquisiciones endógenas, en materia diplomática son pocos los países que pueden ir contra la corriente, y fue así que a Santiago Cafiero (Ministro de Relaciones Exteriores) no le quedó otra que condenar la “invasión a Ucrania” en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de la Naciones Unidas. Días después, en el Patio de las Palmeras de Casa de Gobierno, el jefe del Palacio San Martín manifestó que "Argentina no considera que las sanciones unilaterales sean un mecanismo para generar paz", e informó en consecuencia con la situación que se va agravando en la zona, que dio instrucciones para que se evacue la embajada argentina en Ucrania y a todo el cuerpo diplomático local.

Todo esto atravesado por el memorándum de entendimiento con el Fondo, que tanto le costó cerrar al sector albertista de la coalición gobernante. Las resistencias del camporismo y la vicepresidenta Cristina Kirchner nunca cesaron. Aunque sobren especuladores que comulgan con la teoría del policía bueno y el policía malo, después de la apertura de las sesiones ordinarias en el Parlamento, que encabezó Fernández sin la presencia de Máximo Kirchner ni Eduardo de Pedro (con un reiterativo anecdotario mediático que sumó análisis gestuales, una provocativa retirada del bloque PRO del recinto, y otros entremeses que hacen al esparcimiento televisivo), no pasó mucho tiempo para que se repitiera un rumor que no es nuevo en Balcarce 50. “Dijo Alberto que si no le aprueban el acuerdo se va”, se escuchó decir en una de las galerías rosadas a un operador presidencial que parece siempre estar entre enojado y ansioso.

Vale decir que, con otros temas que generaron duras diferencias en el FdT, las versiones de “renunciamiento” se volvieron costumbre en Olivos y la sede del Ejecutivo, aunque no siempre lleguen a la tinta, el éter o la TV. A estas alturas nadie se las toma en serio, e inclusive no faltan cristinistas -con despacho en edificio gubernamental- que entre risas responden al desgastado runrún con un: “¡¿Otra vez el pastorcito?!”. Igual siempre hay un actor disponible para el contrapunto, y no faltó un asesor del jefe de Estado que advirtió: “Miren que el perro se acuesta en la última vuelta, ojo!”. Está claro que, en las últimas décadas, el folclore de los dirigentes que susurran en off lo que no se animan a exclamar dando la cara, se ha incrementado de manera exponencial, y certifica que la modalidad es promovida desde las altas esferas con el fin de psicopatear a propios y extraños.

Superado el humor, que a la vez relaja las tensiones cotidianas en Casa de Gobierno, las divergencias en la cuestión de baja de subsidios, ergo: más incremento en las tarifas de gas y de luz, así como requerimientos fiscales del organismo multilateral, hicieron que se potencien los encontronazos entre las facciones con mayores acciones en el frentetodismo.

Aunque el miércoles la presidencia de la Cámara de Diputados aseguraba por la tarde-noche que en horas llegaba el proyecto con el Programa de Facilidades Extendidas para ser tratado en el Congreso, las cosas se extendieron porque se seguía negociando, como explicó la portavoz Gabriela Cerruti en su habitual conferencia de prensa de los jueves, esta vez de manera virtual porque atravesaba un cuadro de COVID.  Sergio Massa apuraba las cosas desde su oficina en Rivadavia 1864 y sumaba a la agenda el programa de encuentros que se van a llevar a cabo la semana próxima con funcionarios como Juan Manzur y Miguel Angel Pesce -del Banco Central-, el representante argentino en el FMI, Sergio Chodos, integrantes del equipo económico, legisladores oficialistas y opositores, y en los días sucesivos: sindicalistas, empresarios, gobernadores, e integrantes de la Comisión de Presupuesto y Hacienda como Carlos Heller y de Juntos por el Cambio, Luciano Laspina.

La Cámpora no detuvo su derrotero y apenas el “albertismo” salió públicamente a decir que ya estaba todo cocinado, subió a su cuenta de Twitter un discurso de Néstor Kirchner, en el que entre otras cosas, el expresidente afirma sentencioso: “Esta deuda ha sido constante vehículo de intromisiones porque está sujeta a revisiones periódicas y ha sido fuente de exigencias y más exigencias, que resultan contradictorias entre sí y opuestas al objetivo del crecimiento sustentable”, y agrega: “Desnaturalizado como está en sus fines, el Fondo Monetario Internacional, ha actuado respecto de nuestro país, como promotor y vehículo de políticas que provocaron pobreza y dolor en el pueblo argentino, de la mano de gobiernos que eran proclamados alumnos ejemplares del ajuste permanente. Nuestro pueblo lo corrobora”.

“¿Te queda claro ahora si vamos a apoyar o no?, respondió por mensaje de texto un dirigente camporista de la Provincia de Buenos Aires que fue consultado por quién escribe esta nota. De todos modos hubo que esperar hasta el viernes para que el texto estuviera terminado, con la famosa traducción de su letra chica, y esa frase-eslogan que genera impotencia en muchos frentistas: “Es el mejor acuerdo posible que se puede haber logrado”.

Massa, acompañado por Manzur en Tucumán, reiteró el pedido de apoyo al principio de acuerdo que hizo el Presidente en el hemiciclo repleto de banderas ucranianas el 2 de marzo. “Apelamos a la responsabilidad de todos, seriedad en el debate, a la búsqueda de una solución para la Argentina, y no de una pequeña diferencia política para posicionarse mejor o peor frente al electorado (en claro mensaje a La Cámpora), sino de tratar un tema que trasciende, inclusive a nuestra generación”.

En una actividad que se hizo en Plaza de Mayo en favor de la paz por lo que ocurre en el viejo continente, y a la que también asistió el diputado de Propuesta Republicana, Cristian Ritondo, fue su par del oficialismo, José Luis Gioja quien expresó: “Creo que hay que acordar con el Fondo, porque hay que taparse la nariz y votar, no es que nosotros digamos, ¡vamos el Fondo, arriba el Fondo! nooo! El Fondo es malo, nunca le hizo bien a nadie”.

Por su parte, el presidente del bloque PRO, a su turno, reclamó al Gobierno que “están cansados de que les pidan ayuda todo el tiempo, te llamen humildemente al diálogo y después lo que hacen es agredirte todo el tiempo”. Con respecto al envío del escrito referido al preacuerdo que tardó tanto en llegar a la Cámara baja bromeó “parece que los trae el General Alais”.

En ese intento de orden de tratamiento, el próximo miércoles (9/03) habría reunión de Comisión para conseguir un eventual dictamen, y el jueves (10/03) una sesión especial para tratar el acuerdo. En ese lapso habrá varias movilizaciones de diferentes sectores, especialmente de izquierda, que marcharán en contra del pacto con la entidad financiera mundial.

Sólo el resultado final parlamentario dará inicio -y alguna certeza quizás- a lo que pueda suceder en la configuración de una coalición que, increíblemente, no concilió al conformarse una estrategia común frente a un problema que inexorablemente sabía que iba a tener que enfrentar. Los amagues, las operaciones y las presiones de las fuerzas en pugna, difícilmente sean una treta que tenga como finalidad cerrar el tema y dejar abierta la esperanza de un 2023 más venturoso para las aspiraciones electoralistas del FdT, por una sola razón, y que tiene que ver con la expresión que usó el histórico dirigente peronista de San Juan, Gioja: “El Fondo nunca le hizo bien a nadie”.     

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias