Renovables: planean parques de generación eólica y fotovoltaica con mayor producción local - Política y Medios
04/12/2022 - Edición Nº5420

ANÁLISIS

Renovables: planean parques de generación eólica y fotovoltaica con mayor producción local

El Gobierno lanzó un clúster nacional con 6 provincias y una inversión equivalente a US$1.000 millones para la construcción de instalaciones y equipos con al menos un 50% de componentes fabricados en el país. ¿Cuáles son los objetivos de fondo?

Por: Patricio Ballesteros Ledesma

 

Una parte cada vez más importante de la electricidad que se consume al encender una lámpara o cualquier electrodoméstico provienen de la energía del sol y del viento. Y este cambio también tuvo su complemento con la masificación de la iluminación LED y los aparatos con eficiencia energética.

No es algo en lo que se para a pensar casi nadie al accionar el interruptor, pero ambas fuentes renovables ganan cada año una mayor participación entre las fuentes energéticas de las que dispone la matriz eléctrica nacional y, por lo tanto, los consumidores de energía de todo el país.

De hecho, el año pasado se dio la mayor demanda de electricidad en la historia del país y, dentro del consumo general, la energía de origen eólico y fotovoltaico alcanzó en promedio el 13% del total. Puede parecer poco, pero hace apenas cinco años era cero.

La tecnología que contribuyó con mayor generación de fuentes alternativas en 2021 fue la energía eólica con el 74%, seguida por la fotovoltaica solar con un 13%, los pequeños aprovechamientos hidráulicos aportaron el 7% y las bioenergías sumaron un 6%, según datos de CAMMESA.

Lo importante aún no es la cantidad sino la calidad, en el sentido en que las fuentes renovables, como no generan gases de efecto invernadero en su generación como sí lo hacen los hidrocarburos, permiten la generación eléctrica limpia y la progresiva sustitución del petróleo, el gas y el carbón como energías primarias.

Su crecimiento tanto a nivel local como global tiene, más allá de la finitud relativamente próxima de las fuentes convencionales, el objetivo de disminuir en forma paulatina y definitiva su uso para dejar de liberar CO2 a la atmósfera e instalar un nuevo paradigma de generación de electricidad con bajo o nulo impacto ambiental.

Claro que en la actualidad casi el 70% de la energía primaria usada para generar electricidad proviene de los hidrocarburos pero, como ya se firmaron compromisos internacionales y aprobaron leyes locales, el objetivo es llegar a la descarbonización en el 2050. 

[Esfuerzo público y privado con un interés común]

Y ya para el 2025, según el Acuerdo de París sobre Cambio Climático y la ley nacional sancionada en 2015, el plan es llegar al 20% de generación eléctrica por fuentes renovables. La Argentina es uno de los firmantes de ese compromiso y la idea es poder alcanzar el porcentaje en la fecha establecida, algo que ya se logró en picos de generación pero no en forma constante.

Los otros temas que han complicado en los últimos años al sector público y privado son la limitada disponibilidad de divisas para la importación de equipos y partes de ambos sistemas y la reducida capacidad de almacenar la energía para sortear su intermitencia.

“Venimos de una experiencia que quedó trunca y tuvo muchas limitaciones en materia de energías renovables, que ha sido el plan Renovar, durante el gobierno anterior”, comentó el ministro de Desarrollo Productivo nacional Matías Kulfas en la presentación. 

“Ese plan estuvo diseñado y estructurado en torno a dos premisas que fueron el germen del problema: la dependencia del financiamiento externo y la incorporación de equipos de generación importados”, puntualizó el funcionario.

Sobre ambas limitantes se viene trabajando y ya surgieron alternativas con vistas a solucionar ambos problemas dentro de las posibilidades disponibles. Sobre el último punto ya se está construyendo la primera fábrica de celdas y baterías de litio, con materia prima local, un desarrollo tecnológico de la empresa pública Y-TEC y en terrenos de la Universidad Nacional de La Plata.
    
En cuanto al primer punto, y más con las restricciones que imponen los pagos en dólares a los acreedores privados y el FMI, en enero de 2022, el Gobierno anunció el lanzamiento del Clúster Renovable Nacional, un organismo público-privado que potenciará la creación de parques de generación de ese origen en zonas estratégicas.

[Producción verde, trabajo local y desarrollo federal]

Ese conglomerado tendrá representación de seis provincias productoras de bienes, tecnologías y servicios asociados a la generación eléctrica de fuentes renovables, en conjunto con la participación de cámaras empresarias del rubro. 

Hoy es un día muy importante para quienes soñamos con un desarrollo productivo verde que integre con seriedad los desafíos ambientales con una mirada productiva centrada en el trabajo argentino y el desarrollo federal”, resaltó el funcionario”, el día del anuncio. 

En esa oportunidad se comprometió la creación de 2.250 empleos directos y más 4.000 indirectos, y un impacto derivado en 250 empresas pymes que conformarán su cadena de valor.

El objetivo principal consiste en articular la oferta de producción local y las complementariedades existentes en el país para la fabricación de bienes principales como aerogeneradores, palas y paneles fotovoltaicos, con un componente nacional cercano al 50% y una inversión estimada equivalente a US$1.000 millones.

Este desafío implica 750 MW de generación renovable en los próximos dos años y 300 MW anuales a partir de 2024, lo que supone la sustitución de componentes energéticos importados por US$130 millones y una reducción de 220 toneladas en las emisiones de CO2 por año.

En el Gobierno aducen que es fundamental tener en cuenta que el gran objetivo de avanzar en la sostenibilidad ambiental necesita estar acompañado de sostenibilidad macroeconómica y sostenibilidad social. 

La creación del clúster se realizó considerando ese triángulo virtuoso: sustentabilidad macroeconómica, enfocada en el ahorro de divisas, la sustitución de equipamiento y tecnología importadas y futuras exportaciones; la sustentabilidad ambiental, conjugando la generación de energías verdes con cuidado ambiental; y la sustentabilidad social, para garantizar el trabajo argentino y el bienestar de las comunidades.

[Viento, sol, capitales, equipos y trabajo argentinos]

Los recursos eólico y solar en la Argentina se encuentran entre los mejores a nivel mundial, por lo que este clúster apunta a aprovechar ese potencial con trabajo nacional, ya que está integrado en su totalidad por empresas argentinas que van a contratar mano de obra local y a producir ingeniería, equipos y conocimiento para dotar de tecnología a los proyectos de cada provincia.

Además, se adelantó que se conformará el Comité Ejecutivo del Clúster Renovable Nacional, con participación de los ministerios de Desarrollo Productivo y de Economía y de las provincias involucradas, que designarán cada una de ellas un representante titular y un suplente.

Además se firmó un acuerdo marco entre la mendocina con capital mayoritario del Estado Nacional IMPSA y la sanjuanina EPSE, mediante el que se inicia un proceso de articulación entre ambas empresas. 

El convenio incluye la gestión administrativa y comercial de la operación de la fábrica integrada de paneles solares fotovoltaicos de EPSE, con una capacidad de producción de 71 MWp por año, el armado y estructuración de una planta de inversores de potencia CC/CA por parte de IMPSA, y la construcción y operación de futuros parques solares que aquella planea instalar en las provincias participantes.

Durante 2021 se habilitaron 26 proyectos de gran escala, según la Secretaría de Energía nacional, que añadieron un total de 1.004,5 MW al Sistema Argentino de Interconexión y de esa nueva potencia instalada el 97% provino de renovables.

También aumentó el porcentaje de generación distribuida de energías renovables, ya que hubo un crecimiento del 111% en la cantidad de usuarios-generadores inscriptos (prosumidores), que consumen una parte de la electricidad que producen y vuelcan al SADI el excedente para comercializarlo en tiempo real. 

En la actualidad, el país tiene 187 proyectos operativos que contribuyen con 5.181,7 MW a la matriz energética nacional, lo que permite abastecer una demanda eléctrica equivalente a 5,3 millones de hogares.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias