El Ojo Parlamentario: los ñoquis, afuera - Política y Medios
15/08/2022 - Edición Nº5309

CONGRESO

El Ojo Parlamentario: los ñoquis, afuera

Cristina Kirchner echó a 40 empleados del Senado que figuraban como asesores de la UCR, pero no iban. En Diputados negocian una sesión extraordinaria para evitar el papelón. Itaí Hagman, nuevo vocero de Máximo Kirchner. Sanz, lobista de la Corte en Juntos por el Cambio. Los ex funcionarios de Vidal se esconden.

[Ñoquis, afuera]

El 3 de enero María Luz Alonso, secretaria administrativa del Senado, le envió el telegrama de despido a 40 empleados de planta temporaria que revestían como asesores de la UCR, pero en dos años no se conectaron a ningún zoom para trabajar.

Alonso le había dicho en 2019 a los jefes del centenario partido que le buscaran ubicación, pero ni el home office los motivó a dar el presente.

Cuando el sueldo no se depositó, aparecieron los padrinos de los despedidos a pedirle explicaciones al titular del bloque Luis Naidenoff, que no las tenía. Al parecer, muchos estaban hace bastante viviendo de ingresos que ya no llegan.

[Una sesión antes de fin de mes]

En el mejor de los casos, febrero terminará con una sola sesión extraordinaria en la Cámara de Diputados, para tratar algunos de los 18 proyectos incluidos por Alberto Fernández en la convocatoria. No todos.

La salida der,Máximo Kirchner las ausencias esperables por el Covid-19 y la poca comunicación entre los bloques complicaron la conformación de comisiones y el llamado a sesión.

Lo curioso es que la mayoría de los proyectos tienen amplio consenso y algunos hasta tuvieron dictamen el año pasado, como el de estímulo al cannabis de escala industrial o la nueva ley de HIV.

Para evitar el papelón, los jefes de bloque consensuan sesionar al menos una vez, con previas reuniones de comisión.

[El vocero de Máximo]

Itaí Hagman es diputado del Frente de Todos en representación de Patria Grande, el sello de Juan Grabois.

Economista, estudioso de los males del endeudamiento externo, logró ganarse el cariño de Máximo Kirchner hasta ser su principal defensor desde que anunció que no presidirá el bloque.

Y esta semana anunció que ya se juntaron 30 oficialistas para rechazar el acuerdo con el FMI tal como lo anunció Alberto Fernández. Dijo que se abstendrán, para no bloquear su sanción.

Con el anuncio de la ayuda de la Coalición Cívica y la UCR, se hace intrascendente lo que hagan para el resultado final, pero no le será fácil al presidente diseñar políticas económicas con una rebelión interna.

[Sanz, lobista eterno]

La reunión de Juntos por el Cambio en Olivos tuvo un invitado estelar: Ernesto Sanz, exsenador, expresidente de la UCR y gestor de la creación de Cambiemos en 2015.

A un año de asumir, Macri dejó de atenderle el teléfono porque supo que usaba sus influencias para presionar a la Corte Suprema para fallar a favor de clientes del estudio de Ricardo Gil Lavedra.

Su oficio no cambió: en este año se dedicó a convencer a los líderes del Juntos por el Cambio de promover que el presidente de la Corte Suprema presida el Consejo de la magistratura, que en abril deberá tener otra composición.

El Gobierno no quiere el retorno del máximo tribunal, pero no cuenta con mayoría. Y si no avanza ninguna ley, la Magistratura vuelve con la composición anterior y la Corte al frente.

No todos los legisladores estaban de acuerdo, pero los jefes del partido lo impusieron en un comunicado. El proyecto todavía no está. Sanz lo prepara.

[Vidal, escondida]

Los exfuncionarios de María Eugenia Vidal que aparecen en el video de la reunión del Banco Provincia en la que programaban una persecución a los sindicalistas se niegan a declarar en el Congreso.

Los citó la bicameral de fiscalización de organismos de inteligencia, pero no fueron. Se trata el exministro de Trabajo Marcelo Villegas y del exsubsecretario de Justicia Adrián Grassi.

Sí fueron los exfuncionarios menores del Banco como Emilia Jaime, quien fuera secretaria del presidente Ricardo Curuchet; y Hernán Stella, a cargo de relaciones institucionales y actual vocero de María Eugenia Vidal.  

Ambos desconocieron haber organizado esa reunión y responsabilizaron a Curuchet, que por ahora no fue citado. Tampoco llamaron a Vidal, que era la gobernadora. Hay que ver si quiere hablar. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias