La Argentina y China firman acuerdo por US$35.000 millones de inversiones en 5 años - Política y Medios
20-07-2024 - Edición Nº6014

INFRAESTRUCTURA ENERGÉTICA

La Argentina y China firman acuerdo por US$35.000 millones de inversiones en 5 años

En la previa del encuentro entre presidentes, se rubrica un nuevo Plan Quinquenal Integrado. ¿Cuáles son las obras y qué financiación demandan? ¿Negocian un swap por US$3.000 millones?

Por Patricio Ballesteros Ledesma.

El país necesita múltiples obras de infraestructura, algunas estratégicas y otras urgentes, pero todas imprescindibles para fortalecer la recuperación económica. Como no dispone de financiación externa, más aún con la carga que representa su nivel de deuda, el apoyo de sus socios comerciales es vital.

Precisamente China, además de tener una historia de intercambios y relaciones con la Argentina, de la que importa alimentos por US$7.000 millones anuales y a la que le otorgó un swap (canje bilateral de divisas en yuanes) por US$20.600 millones, es una socia relevante del FMI.

La superpotencia asiática figura tercera en el poder de voto por cabeza de silla del organismo, detrás de EE.UU y Japón, y por eso cuenta en la negociación en la que el país está envuelto por la deuda de US$45.000 millones heredada.

A tal punto es clave la sociedad comercial y estratégica entre ambas naciones, que esta semana se filtró que el gobierno argentino le habría pedido a su par chino una ampliación de aquel swap por US$3.000 millones adicionales de urgencia, para fortalecer las exiguas reservas disponibles, que se reducirán aún más por los próximos pagos al FMI.

Más allá del pedido anticipado, el presidente podrá discutir el tema en persona la semana próxima en Beijing, a donde asistirá el 4 de febrero a la inauguración de los JJ.OO y Paralímpicos de invierno y a un banquete oficial que ofrecerá Xi Jinping a otra decena de presidentes invitados.

Antes y después tendrá reuniones bilaterales con varios mandatarios. Una será con el ruso, Vladimir Putin, el 3 en Moscú, y otra a solas con el líder chino el 5, en la mencionada capital del gigante asiático.

Durante la visita oficial, Alberto Fernández y su reducida comitiva también tendrán la ocasión de entrevistarse con altos funcionarios del gobierno popular y celebrar el 50 aniversario de las relaciones diplomáticas y comerciales entre la Argentina y China.

El columnista de PolíticaYMedios, Juan Pablo Peralta, detalló cuál será la comitiva nacional que acompañará al presidente a China.

[Las obras que el país no puede postergar más]

En el Presupuesto 2022 enviado al Congreso a fines del año pasado, que al final no fue aprobado y obligó al Gobierno a prorrogar el anterior, figuraban varias obras, algunas con los montos iniciales para al menos darles comienzo.

Sobre ciertos proyectos de gran envergadura, con presupuestos millonarios en dólares, hasta recibir la financiación externa que se estaba esperando o concretar las muestras de interés de otros países, se priorizó el inicio con fondos propios y acelerar la puesta en marcha.

La pandemia retrasó muchos planes que tenía el Gobierno nacional al inicio de su mandato, al mismo tiempo que obligó a revisar las obras pendientes o paralizadas del período anterior.

No sólo había deudas con contratistas privados, también se debían auditar la mayoría, para revisar las licitaciones anteriores y actualizar los costos debido a la inflación.

La República Popular China había manifestado su interés por aportar financiación en algunas obras clave, pero la pandemia, que justamente se inició en su territorio, aplazó las definiciones. Hasta ahora, y a días del encuentro de los mandatarios de ambos países en suelo asiático.

[Los últimos acercamientos entre ambos países]

Antes de la visita oficial del presidente Alberto Fernández a Beijing, para entrevistarse con su par chino la semana próxima, este jueves el canciller argentino Santiago Cafiero firma el principio de acuerdo de un Plan Quinquenal Integrado (el anterior finalizó el año pasado).

Pese al hermetismo oficial, según cifras preliminares implicaría desembolsos para el país por US$15.000 millones, en las obras más avanzadas o ya comprometidas, pero podría más que duplicar ese monto inicial y superar los US$35.000 millones.

Este nuevo acercamiento se da en el marco de la Asociación Estratégica Integral que la Argentina y China firmaron en 2014 en Buenos Aires, entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y Xi Jinping, que tuvo idas y vueltas a lo largo de estos 8 años, con inversiones que nunca llegaron y otras que finalmente se concretaron.

Pero además refuerza el vínculo entre ambos países evidenciado tras la adhesión al Plan de Acción Conjunta China-CELAC, el organismo regional que a inicios de enero dio en pleno su respaldo a la postulación argentina para presidirlo por un año. 

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que agrupa a 33 países y que firmó ese plan al final de la gestión de México como líder del foro, ahora deberá ponerlo en marcha en los próximos tres años y avanzar en 2022 con Alberto Fernández a la cabeza. 

Por otro lado, a fines de octubre de 2021 en Roma, Cafiero y su par chino, Wang Yi, arribaron a un acuerdo estratégico en áreas clave del desarrollo nacional; como inversión y financiación, energía y minería, electricidad y otros campos, y ampliar la colaboración en nuevos ámbitos como comunicaciones, aeroespacial, la Antártida y los océanos.

Así informaba el ministro de Relaciones Exteriores del encuentro con su par chino.

[Proyectos de infraestructura y montos a financiar]

A fines del año pasado, el Gobierno envió a Beijing un documento con 17 proyectos de infraestructura en diferentes regiones del país que propuso para obtener la financiación exclusiva de capitales chinos. 

El listado fue elaborado por la Secretaría de Asuntos Estratégicos, que lidera Gustavo Béliz y por el propio Cafiero, para luego ser presentado ante la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China.

Así negocia sus proyectos el país con su aliado asiático, en el marco del Diálogo Estratégico para la Coordinación y Cooperación Económica. Hay algunos concretos y varios con títulos vagos, otros antiguos ahora reflotados y unos pocos sin detalles ni especificaciones.

Lo importante es que el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, empezó las negociaciones en su sede diplomática, se sucedieron los contactos entre funcionarios de ambos estados y ahora el principio de acuerdo llegó a su fin. 

El gigante asiático tiene el ambicioso programa de política exterior conocido como Iniciativa de la Franja y la Ruta (de la seda), con el que aporta multimillonarias inversiones en infraestructura, comercio y cooperación en defensa a países que considera socios confiables, y la Argentina está a punto de sumarse tras la rúbrica del nuevo entendimiento.

[Planes ambiciosos, fondos millonarios]

Los dólares chinos irán dirigidos a proyectos de gran escala, como la central nuclear de 1.200MW Atucha III (la cuarta del país, primera con la tecnología china Hualong), cuyo costo total se estima en US$8.000 millones y el aporte de capitales chinos sería el 85% del total.

En este caso, la financiación contará con un mínimo de 5 años de gracia y el préstamo empezará a cancelarse cuando el reactor entre en servicio y empiece a facturar. En su construcción se crearán cerca de 7.000 empleos directos.

Como condición pedida y aceptada, el acuerdo contemplaría la transferencia de tecnología y la integración de proveedores locales para expandir el efecto de la obra sobre el empleo y la industria.

Aunque desde hace una década están en los planes bilaterales, finalmente las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic (1.310MW, entre ambas) también están contempladas, si bien se deberá concretar una adenda en el proyecto inicial por el corte en el envío de fondos y la paralización de las obras en la pandemia. 
    
Más allá de que el Ejecutivo reasignó fondos en 2021 para continuar la construcción, los desembolsos previstos ascenderían a US$4.700 millones en 15 años, se planea arrancar la primera turbina el año próximo y la finalización de obra se proyecta para 2027.

La Central Nuclear Atucha II, que comenzó a dar energía en 2014, tras ver sus obras suspendidas entre 1994 y 2006.

[Renovables, gasoductos, fibra óptica y ferrocarriles]

Además, se impulsarán proyectos de energías renovables, como la ampliación del Parque Fotovoltaico Cauchari Solar I, II y III (315MW), propiedad de la empresa estatal jujeña Jemse y construido con un préstamo de US$331,5 millones del Export-Import Bank de China en 2020.

El avance se daría sobre las etapas IV y V del complejo, con una inversión cercana a US$400 millones de Power China y Shangai Electric Group, y el aporte de 715 MW adicionales de potencia a CAMMESA.

En el mismo sector pero en La Rioja figura el Parque Eólico Arauco, que planea trepar de 150 a 350MW de potencia con turbinas, torres y financiación de origen chino, que requeriría alrededor de US$560 millones

En el acuerdo también están previstas obras del segmento de transmisión y distribución eléctrica y el sistema de gasoductos de todo el país.

Si bien el documento incluye un apartado de inversiones en comunicaciones, fuentes oficiales aclaran que no habrá novedades sobre el avance del 5G (que China y Huawei quieren traer al país), sino en programas de conectividad y fibra óptica

También se incluyen proyectos para modernizar redes ferroviarias, incorporar material rodante y rehabilitar el sistema de ferrocarriles líneas San Martín, Roca y Belgrano Cargas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias

Más Noticias