Conectar: 200.000 hogares, 25.000 escuelas, 5.000 centros de salud y 500.000 estudiantes - Política y Medios
22/05/2022 - Edición Nº5224

SATÉLITES, INTERNET Y NETBOOKS

Conectar: 200.000 hogares, 25.000 escuelas, 5.000 centros de salud y 500.000 estudiantes

Se invierten más fondos para que Arsat brinde conectividad a viviendas, escuelas y hospitales. Además, más estudiantes y docentes recibirán netbooks del Plan Igualdad. ¿Qué es el satélite SG1 y la FO hasta la última milla?.

Por Patricio Ballesteros Ledesma.

Ya nadie pone en duda que la conectividad es fundamental en estos tiempos, y que el Estado tiene un rol que cumplir para garantizar el acceso al servicio en reparticiones públicas y en lugares que no son rentables para las compañías privadas. 

A su vez, para apuntalar el acceso al conocimiento en la formación educativa, los estudiantes deben contar con el hardware básico que iguala oportunidades y acorta la brecha digital.

Por eso, y como parte del plan trianual Conectar 2020-23, en el que el Gobierno comprometió un presupuesto de casi $70.000 millones (US$670 millones), se busca potenciar y expandir el acceso a las TIC en todo el territorio nacional y países limítrofes.

La empresa de soluciones satelitales Arsat, creada por el Gobierno en 2006 (Ley 26092), busca dar conexión de internet de banda ancha en 2023 a 25.000 escuelas y 5.000 centros primarios de salud, tanto de manera aérea como terrestre, a través de la fibra óptica.

Esta incorporación al servicio precisa de una ampliación de la capacidad de la Red Federal de Fibra Óptica, que hoy tiene 34.500 kilómetros de fibra tendida y debería expandirse a 42.000 km operativos, para lo que se logró la financiación de US$100 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Y también se busca brindar el servicio domiciliario a más de 200.000 hogares en zonas rurales e incomunicadas de todo el territorio nacional y países vecinos. La idea es que el 62% de la población argentina tenga acceso a internet de banda ancha a través de la ReFeFO y sumar soberanía digital.

[Un nuevo satélite, primero de alto rendimiento, y más fibra óptica]

Una nueva decisión estratégica para Arsat en su rol de mayorista en telecomunicaciones es cubrir con fibra óptica hasta la “última milla” (la entrada al pueblo), que permita la conexión a usuarios finales de localidades que no tienen ningún gran proveedor de internet de banda ancha, con un servicio de alta calidad y a precios accesibles.

Para alcanzar aquel objetivo se proyecta la construcción del satélite de alto rendimiento Arsat-SG1, antes bautizado Arsat 3, que estuvo suspendida durante el anterior gobierno y que implica una modificación en su diseño con nuevas tecnologías de propulsión.

Con una inversión estimada en US$270 millones, y financiado en gran parte por un crédito de la Corporación Andina de Fomento (CAF), el nuevo satélite será lanzado en octubre del 2023 y, según las proyecciones de la firma estatal, permitirá una facturación de US$870 millones en su tiempo de utilidad.

Los dos satélites de comunicaciones geoestacionarios argentinos que ya están en órbita y dan servicios al 90% de su capacidad son el Arsat 1 y el Arsat 2, construidos por la tecnológica rionegrina INVAP, que costaron US$270 millones y US$250 millones y generan una facturación de US$40 millones al año (30% por servicios exportados).

Pablo Tognetti, presidente de Arsat, adelantó que ya están empezando a estudiar los satélites de remplazo de los dos actuales en servicio, que fueron lanzados en 2014 y 2015, y tienen una vida útil de 15 años.

El SG1, que el INVAP comenzó a construir, de cumplirse el cronograma previsto, estaría llegando a la posición orbital 81 grados Oeste en abril de 2024 y tras su puesta en marcha proveerá banda Ka a todo el país con una capacidad de tráfico de datos superior a 50Gb/s

Y gracias a sus 30 haces, sumará la posibilidad de vender servicios de banda ancha satelital de alta calidad a países limítrofes como Bolivia, Paraguay y Chile.

[Hardware y software para alumnos, docentes y aulas]

Por otro lado, se anunció una nueva etapa de Conectar Igualdad, el plan del Ministerio de Educación nacional, que provee tecnología al sistema educativo público con programas de conectividad, equipamiento y una plataforma virtual de acceso gratuito.

Esta iniciativa está orientada a la soberanía digital y apunta a promover el software libre, el cuidado de los datos, el desarrollo de la industria nacional de software y la producción de recursos educativos abiertos y de calidad, en el marco de la política educativa definida por el Estado.

Este año se renueva y pretende facilitar 500.000 dispositivos a estudiantes, en una primera instancia a 80.000 alumnos de primer a tercer año del secundario y escuelas especiales, que serán distribuidos al inicio de las clases. 

La mayor limitante es que los componentes de las netbooks y tablets son importados y ya el año pasado, de las 633.000 computadoras comprometidas en el Plan Federal Juana Manso, las armadoras sólo pudieron entregar alrededor de 290.000.

“Tenemos la decisión política de reducir la brecha digital. Si en medio de la pandemia todos nuestros pibes hubieran tenido una computadora, hubieran podido estudiar en condiciones mucho mejores”, declaró el ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk

El funcionario aseguró que “se llegará a marzo con más de 500.000 computadoras distribuidas a los chicos de la escuela secundaria pública”, entre las netbooks que ya fueron entregadas y las que serán asignadas ese mes.

El intendente de Mar Chiquita destacando la llegada de Conectar Igualdad a Coronel Vidal.

[Una política pública que volvió, pese a los contratiempos]

Vale recordar que en 2015 había brecha digital cero, ya que el gobierno de Cristina Fernández había entregado 5 millones de computadoras a los estudiantes de las escuelas públicas de todo el país. Entre ese año y 2019, el plan Conectar Igualdad se mantuvo interrumpido hasta el cambio de gobierno.

El sitio oficial detalla que en 2020 se reprocesaron 155.816 computadoras, de las que 101.118 fueron entregadas a las jurisdicciones, junto a 20.721 tablets adicionales. Unos 34.244 dispositivos fueron para otros destinos (6.500 a programas ACOMPAÑAR, REDES y CERCA) y 20.454 se consignaron al proceso de reciclado. 

En concreto, ese año se entregaron apenas 121.839 dispositivos, por los inconvenientes que provocó la pandemia en el ciclo lectivo y en 2021 se destinaron $20.000 millones para la adquisición de 633.000 computadoras, de las que finalmente menos de la mitad fueron entregadas por los inconvenientes con las importaciones.

Ahora, en simultáneo con las entregas a los alumnos regulares, se están realizando los trabajos para llevar internet a los establecimientos y el cableado de las aulas, con el objetivo de sumar 2.500 edificios escolares conectados en marzo y un número igual hasta fin de 2022

La apuesta de máxima es llegar al final del ciclo lectivo con el 90% las aulas de las escuelas públicas conectadas y 1,5 millón de netbooks entregadas a los estudiantes secundarios de todo el país.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias