El pacto de Bullrich y Morales para hundir a Larreta en 2023 - Política y Medios
27/11/2022 - Edición Nº5413

LA INTERNA, DESDE ADENTRO

El pacto de Bullrich y Morales para hundir a Larreta en 2023

El presidente de la UCR y la exministra acordaron que el frente Juntos por el Cambio habilite “fórmulas cruzadas” con referentes de ambos partidos unidos en una lista enfrentando una interna. De esta manera, Larreta podría transpirar para armar listas en algunas provincias.

Por: J.Nye

 

Patricia Bullrich visitó el histórico edificio del comité UCR para firmar la paz con Gerardo Morales, su presidente desde diciembre, y establecer un marco de convivencia hasta 2023, cuando ambos tienen pretensiones de pelear la presidencia.  

El escollo principal que enfrentan es Horacio Rodríguez Larreta, arriba en casi todas las encuestas y dispuesto a dar la pelea para ser el único candidato de Juntos por el Cambio.

“Necesito a todos para llegar y al 70% de la población para gobernar”, es su frase preferida en las mesas chicas. No suele aclarar bien cómo y cuándo alcanzaría esos niveles de adhesión.

Morales y Bullrich no lo quieren y, lo que es peor, tampoco lo respetan. Desprecian su costumbre de esquivar discusiones públicas y su manía de financiar a dirigentes del interior del país para garantizar su adhesión.

Sus oscilaciones siguen el ritmo de la opinión pública, pero esa conducta no le alcanza para ser un líder indiscutido. No lo es.  

Por caso, los halcones, como se definen los legisladores del PRO cercanos a Bullrich, nunca le perdonaron sus diálogos con Alberto Fernández al inicio de la pandemia, aun cuando hace tiempo se pliega a posturas intransigentes.

Y aunque las encuestas lo favorecen, tampoco le garantizan una victoria arrolladora como para salir a armar listas por el país con facilidad.  

Con la intención de complicarlo, Morales y Bullrich acordaron que el frente Juntos por el Cambio habilite “fórmulas cruzadas”, esto es, con referentes de ambos partidos unidos en una lista enfrentando una interna.

Ocurrió en las legislativas de Córdoba, donde Luis Juez se alió a un sector de la UCR y ganó la primaria. En 2023, las máximas autoridades del radicalismo y el PRO quieren repetir la experiencia para reclutar dirigentes de todos colores en sus nóminas.

De esta manera, Larreta podría transpirar para armar listas en algunas provincias si los radicales le dan la espalda y una parte de la dirigencia del PRO acata órdenes de su presidenta.

Alfredo Cornejo también quiere ser presidente y entrará tarde o temprano en la discusión de las boletas cruzadas. Tiene como visibilidad la jefatura del interbloque del Senado, pero Morales y Bullrich le desconfían por su llegada a Martín Lousteau, aliado de Larreta en la Ciudad y, aunque lo niegue, en un proyecto presidencial.

Respaldado por Enrique Nosiglia, que financia sus aventuras a través de Christian Colombo, Lousteau y el diputado Emiliano Yacobitti plantaron internas en casi todas las provincias.

Y aunque no ganaron en ninguna (sólo en Córdoba, acompañados de Juez), se hicieron de su cuota parte en el comité nacional. En un sistema de listas cruzadas, a Larreta podrían serle más que útiles.

Además, Lousteau lo necesita si quiere ser su sucesor en la ciudad. Mauricio Macri no debería permitirlo, aunque por ahora no mostró un candidato que entusiasme.

El otro punto de conflicto de la cumbre Morales-Bullrich fue Javier Milei, el liberal que pasó los 17 puntos en la ciudad y podría complicar a Juntos si es candidato a presidente.

La exministra cree que lo tiene cerrado en el frente, pero en la UCR y la Coalición Cívica hay resistencia. Ella responde con pragmatismo: si juega sólo ayuda al Frente de Todos.

No dice que además podría convertirse en un aliado decisivo del PRO en la interna con “fórmulas cruzadas” que imagina. Es una discusión que no está saldada. Una de las pocas. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias