Dirigentes gremiales y políticos cruzaron a Soledad Acuña, pero desde el PRO respaldan sus dichos - Política y Medios
22/05/2022 - Edición Nº5224

POLÉMICAS DECLARACIONES

Dirigentes gremiales y políticos cruzaron a Soledad Acuña, pero desde el PRO respaldan sus dichos

La funcionaria porteña había sostenido que “es muy tarde” para revincular estudiantes a la escuela, ya que “seguramente están perdidos en alguna villa, cayeron en actividades de narcotráfico”.

En las últimas horas, las explosivas declaraciones de la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, generaron amplia polémica por su representación de los jóvenes de sectores vulnerables.

Como consecuencia, dirigentes de la política y el sindicalismo asociados a la educación cuestionaron con crudeza la afirmación de que los jóvenes que dejaron la escuela durante la interrupción de la presencialidad “están perdidos en los pasillos de alguna villa o cayeron en actividades del narcotráfico”.

Al respecto, el diputado nacional del Frente de Todos por la Ciudad de Buenos Aires, Leandro Santoro, sostuvo que “Larreta tiene buenos ministros pero no es el caso de la de Educación. ¡De lo peor que se puede tener en un área tan medular!”.

Al respecto, añadió: “Acaba de decir que 'es muy tarde para ir a buscar a los chicos que dejaron la escuela. Ya están en un pasillo de la villa'. Si así piensa, imaginate cómo gestiona”.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación también criticaron las declaraciones.

En esa misma línea, la diputada porteña opositora, Victoria Montenegro, interpeló a través de las redes sociales a Acuña, aseverando: “Nunca es tarde para estudiar @Soledad_Acunia. Como ministra de educación debería saberlo”.

Su compañero de bloque, Javier Andrade, consideró que “cuando la Ministra de Educación de la Ciudad habla sin filtro expresa con claridad lo que realmente piensan sobre la Educación Pública y evidencia la mirada discriminatoria y clasista con la que gestionan” y advirtió que “No sorprende pero no podemos naturalizarlo”.

En tanto, la secretaria general del gremio docente UTE-Ctera, Angélica Graciano, apuntó en diálogo con Télam que los dichos de Acuña son “una afirmación, desde el punto de vista de los jóvenes, sumamente discriminativa y clasista”, y agregó que la funcionaria “muestra realmente una discriminación de clase muy complicada”.

La líder sindical sostuvo que “como responsable del Ministerio de Educación tendría que preguntarse qué estuvieron haciendo todo este tiempo porque, según lo que han dicho, ellos no han perdido un solo día de clases”.

Sobre este punto añadió: “Es inexplicable que salga a hablar como si no tuviera nada que ver en la conducción del ministerio, como si estuviera por afuera”.

Por su parte, el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, declaró que “se muestran tal cual son: desprecian a la educación pública y a los sectores populares. No es tarde para ir a buscar a los chicos”.

En esta misma línea, cuestionó: “Teniendo el presupuesto más importante del país, la ministra no invierte en docentes ni en trabajadores sociales para ir a buscar a esos chicos y revincularlos nuevamente a las escuelas”.

A su vez, el histórico dirigente gremial contrastó la gestión porteña con la bonaerense, donde destacó que “hace más de un año se viene trabajando con programas especiales, nombrando a más de 30.000 docentes adicionales y casi 5.000 integrantes de equipos de orientación escolar destinados a revincular a las y los chicos que se desvincularon y para acompañar las trayectorias educativas de aquellos que lo necesiten”.

Sobre el final, Baradel aseguró que “se llenan la boca hablando de educación solamente en clave de marketing político-electoral, pero hacen todo lo contrario cuando son parte de la gestión” y sentenció que las declaraciones de Acuña “se enmarcan en una concepción clasista y discriminatoria que es parte del adn del PRO.

La Unión de Trabajadores de la Educación publicó un comunicado en repudioo a las declaraciones.

[Desde el PRO respaldan la perspectiva de Acuña]

Mientras las respuestas a los dichos de la ministra continúan llegando, la contraofensiva llegó desde el sector duro del partido fundado por Mauricio Macri, y tuvo como intérprete a la diputada nacional porteña por Juntos por el Cambio, Sabrina Ajmechet.

La legisladora del riñón de Patricia Bullrich, escribió a través de sus redes sociales: “Durante la pandemia, miles de chicos dejaron la escuela. En CABA fueron 6500. Volvieron 6400 y se sigue trabajando con los 100 que falta”.

Además, cuestionó que “en otras provincias no se conoce el número de chicos que dejaron. El lugar de los chicos es la escuela, ¿Qué están haciendo para que vuelvan?”.

Ajmechet profundizó señalando que “los que critican a Soledad Acuña por decir que los chicos que no están en la escuela, están en pasillos de las villas, ¿Donde creen que están? ¿En un lugar mejor que la escuela?” y añadió: “Levantan la bandera de la pobreza y no les importan los pobres”.

Hacia el final, cuestionó que “tildan de ‘neoliberal’ al que no sólo describe una situación sino que además viene aportando soluciones para revertirla”, afirmó que “está claro” que al Ministerio de educación de la Ciudad “le interesan los chicos en la escuela, hay mucha evidencia de eso”, y culminó con una chicana: “No se puede decir lo mismo de otros distritos”.

En tanto, en horas de la tarde, la propia ministra tomó la posta de su defensa y destacó que “en CABA recuperamos al 98% de los chicos que habían perdido vínculo con su escuela durante el primer año de pandemia”.

A continuación, traspoló su análisis más allá de la General Paz, inquiriendo: “¿Dónde creen que estuvieron los chicos de los barrios más postergados del Conurbano mientras las escuelas estuvieron cerradas casi dos años?”.

En esa línea, puso en duda que se le pueda decir “quedate en casa” durante mucho tiempo “a chicos que no tienen ni siquiera acceso a una vivienda digna y para quienes la escuela es el único refugio y la garantía de acceso a derechos mínimos”.

Respecto a su gestión, resaltó que la CABA fue “la primera jurisdicción del país en abrir las escuelas en octubre del 2020 y la primera en volver a clases presenciales en febrero de 2021”, añadiendo que “este año volvimos a anticipar el inicio del ciclo lectivo”.

Sobre el final, puso de relieve que aquellos distritos que “no lo hicieron a tiempo” tendrán un desafío “mucho más grande”, aunque advirtió que “el primer paso es reconocer la situación y contarle a la sociedad cuántos chicos abandonaron la escuela en la provincia de Buenos Aires y en el resto del país”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias