La brutal crisis sociopolítica en Kazajistán ya dejó varias decenas de muertos - Política y Medios
14/08/2022 - Edición Nº5308

ENFRENTAMIENTOS ARMADOS

La brutal crisis sociopolítica en Kazajistán ya dejó varias decenas de muertos

Las protestas iniciadas por el incremento del precio de los combustibles derivaron en enfrentamientos armados entre militares y civiles, así como destrozos de magnitud colosal. Ya aterrizaron en el país tropas rusas.

Decenas de manifestantes murieron y más de 1.000 resultaron heridos por la represión de violentos disturbios en Kazajistán, por los que Rusia y sus aliados enviaron tropas a apoyar al Gobierno de la exrepública soviética de Asia Central, informaron este jueves autoridades.

Además 13 miembros de las fuerzas de seguridad murieron, dos de los cuales fueron encontrados decapitados, y 353 resultaron heridos en el marco de los disturbios, provocados por un encarecimiento del precio del gas, informó la televisión estatal.

Las protestas comenzaron hace hace cinco días en zonas provinciales y se extendieron a la mayor ciudad del país, Almaty, donde se convirtió en revuelta y los manifestantes cometieron saqueos, tomaron edificios del Gobierno y, brevemente, el aeropuerto.

La Policía dijo este jueves que "decenas" de manifestantes habían muerto por la represión cuando intentaban tomar edificios administrativos y comisarías.

El Ministerio de Salud indicó que más de 1.000 personas resultaron heridas, de las cuales 62 permanecen en terapia intensiva.

Ante el caos, la vecina Rusia y sus aliados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) anunciaron el pasado miércoles el envío a Kazajistán del primer contingente de una "fuerza colectiva de mantenimiento de la paz", a pedido del Gobierno de ese país.

El contingente, formado por tropas rusas, bielorrusas, armenias, tayikas y kirguisas, tendrá la misión de "proteger las instalaciones estatales y militares" y "ayudar a las fuerzas del orden kazajas a estabilizar la situación y restablecer el estado de Derecho", dijo la OTSC.       

  El presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokayev, no ha logrado hasta ahora sofocar las protestas, a pesar de concesiones sobre los precios del gas, de la dimisión del Gobierno y de la introducción del estado de emergencia y el toque de queda nocturno en el país.

Imágenes difundidas por los medios y las redes sociales mostraban escenas de caos, con tiendas saqueadas y algunos edificios administrativos asaltados e incendiados en Almaty, capital económica del país, mientras se oían disparos de armas automáticas.

La portavoz del Banco Central, Oljassa Ramazanova, anunció la suspensión del trabajo de todas las instituciones financieras del país, donde Internet no funciona.

Los aeropuertos de Almaty, de las ciudades de Aktobe y Aktau y de la capital, Nursultán, no estaban operativos este jueves tras la cancelación de los vuelos el día anterior.

Como consecuencia del caos, el precio del uranio, del que Kazajistán es uno de los principales productores mundiales, subió bruscamente, mientras que las cotizaciones de las empresas nacionales se desplomaron en la bolsa de Londres.   

El país es además un centro de la minería de bitcoines, cuyo ecosistema experimentó este miércoles una fuerte caída en las cotizaciones, dado que se trata de la criptomoneda madre y sus movimientos suelen afectar a todas las demás.

El presidente kazajo introdujo este jueves medidas de emergencia para "estabilizar el trabajo de los servicios públicos, el transporte y las infraestructuras", reforzar la preparación de las fuerzas de seguridad y restablecer el trabajo de los bancos. Se prohibió además la exportación de ciertos tipos de alimentos para estabilizar los precios.

Tokayev dijo el pasado miércoles que "bandas terroristas" que habían "recibido un amplio entrenamiento en el extranjero" estaban liderando las protestas.

"Grupos de elementos criminales golpean a nuestros soldados, los humillan, los arrastran desnudos por las calles, agreden a las mujeres y saquean los comercios", dijo en un discurso televisado.

En las últimas noches, la policía había disparado granadas aturdidoras y gases lacrimógenos contra la multitud, pero no logró impedir que irrumpieran algunos edificios administrativos. 

Según medios y testigos en las redes sociales los manifestantes se dirigieron a la municipalidad y a la residencia presidencial de Almaty, entre otros lugares, y les prendieron fuego. Cinco cadenas de televisión fueron saqueadas.  

Era imposible obtener una imagen completa de la situación en el país. Periodistas y testigos no pudieron ser localizados por Internet o por teléfono, ambos cortados. La ira de los manifestantes se dirige en particular al expresidente Nursultan Nazarbayev, de 81 años, que gobernó el país de 1989 a 2019 y mantiene una gran influencia. Se le considera el mentor del actual presidente Tokayev.

Kazajistán, la mayor de las cinco antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central y la mayor economía de la región, tiene una gran minoría rusa y es de crucial importancia económica y geopolítica para Rusia. 

Moscú pidió ayer que la crisis se resuelva mediante el diálogo "y no con disturbios callejeros y violando las leyes". Estados Unidos y la Unión Europea, por su parte, pidieron "moderación" a todas las partes.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias