Manzur pidió al FMI que permita “crecer para poder pagar”: ¿qué influencia puede tener su palabra en Washington? - Política y Medios
17/01/2022 - Edición Nº5099

NEGOCIACIÓN

Manzur pidió al FMI que permita “crecer para poder pagar”: ¿qué influencia puede tener su palabra en Washington?

A horas de una nueva misión de la Argentina a Washington, el funcionario se viene refiriendo al futuro económico del país y la deuda, pero ¿cuál es su llegada al país norteamericano?.

Desde la llegada a la jefatura de Gabinete, el ex gobernador tucumano, Juan Manzur, viene exhibiendo un desempeño a la medida de una suerte de primer ministro europeo, a excepción de la relación de jerarquía con el jefe de Estado.

Tras las PASO, el volantazo obligado -en parte por el mensaje de las urnas, en parte por la incisiva manifestación de Cristina Fernández de Kirchner- tuvo como modificación más notable su arribo al lugar que ocupara Santiago Cafiero en la primera etapa de gobierno del Frente de Todos; proceso que culminó -con sus mil variables de por medio- con una notoria recuperación del oficialismo en las legislativas de noviembre.

La labor de Manzur es constante y versátil: desde el diálogo con los más diversos actores económicos, políticos y sociales del país hasta el monitoreo de la actividad de cada Ministerio que funciona bajo su órbita es cuidadosamente exhibido en sus cuentas personales de redes sociales. Todo un contraste respecto a un hermético predecesor, cuyo accionar al frente del cargo resultaba una auténtica incógnita.

En los últimos días, el dirigente tucumano le confirió un protagonismo principal al proceso de reactivación económica que transita el país y a la siempre conflictiva deuda externa aún no resuelta con el Fondo Monetario Internacional (FMI); que parece ceñirse, como una sombra omnipresente, sobre cualquier debate o análisis de la situación del país.

Este miércoles por la tarde, el jefe de Gabinete fue parte de la apertura de la 27° Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina (UIA) donde destacó “la importancia del trabajo articulado entre el Gobierno Nacional, el empresariado y los sindicatos”.

No obstante, desde el escenario apuntó contra el organismo de crédito, aunque brindó una señal de voluntad: “La deuda fue irresponsable, pero ya está, no vamos a llorar sobre la leche derramada. Hay que solucionarlo y lo vamos a hacer”.

En este sentido, aseguró que “vamos a poner todo nuestro esfuerzo, queremos resolver este problema. La Argentina quiere pagar”, y afirmó que “lo único que pedimos es una condición, que nos dejen crecer para poder pagar”.

La narrativa recuerda a una de las célebres frases del ex presidente, Néstor Kirchner: “Los muertos no pagan”.

Manzur se mostró optimista y aseguró que no duda que “vamos a llegar a un acuerdo y va a ser el mejor acuerdo posible para el pueblo argentino”.

En esa misma línea, este jueves el ex gobernador mantuvo una reunión con el empresario y fundador del Grupo Newsan, Rubén Cherñajovsky y su CEO, Luis Galli.

Sin dudas el objetivo fue exponer -sin mencionarlos- algunos de los indicadores positivos que puede mostrar el gobierno: crece el empleo registrado y remontan las inversiones.

“Somos muy optimistas en relación con la reactivación económica que está viviendo la Argentina y al crecimiento proyectado para los próximos años, y esto lo expresamos en cada encuentro que tenemos con los empresarios que apuestan al desarrollo nacional”, sostuvo tras el encuentro.

Además, en un mensaje dirigido a las suspicacias respecto al acuerdo con el fondo, enfatizó: “El Estado va a acompañar ese proceso para que, juntos, podamos reconstruir un país federal con desarrollo e inclusión social”

Cherñajovsky fue quien puso de relieve las buenas nuevas, mencionando “las incorporaciones que hicimos en el año 2021, donde hemos tomado 1.300 puestos de trabajo” y hablando de “nuevos desarrollos y proyectos para 2022, tanto en el área de pesca como en el área de electrodomésticos”.

En las últimas horas, se conoció que en septiembre el empleo formal registraba 129 mil puestos más que en los meses previos a la pandemia (febrero 2020).

Manzur reunido junto a Cherñajovsky y Galli.

[La misión a Washington, la necesidad de atenuar el ajuste y el peso de Manzur]

En tanto, mientras la comitiva nacional se prepara para viajar a Washington a calibrar los pormenores del acuerdo que el gobierno pretende cerrar antes de navidad; Martín Guzmán se quedó en nuestro país para construir apoyo en la concreción del trato.

Este miércoles, el ministro de Economía acudió a la sede de la Confederación General del Trabajo (CGT) ubicada en Azopardo 802 junto al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, donde fueron recibidos por el flamante triunvirato: los secretarios generales Héctor Daer (Sanidad), Pablo Moyano (Camioneros) y Carlos Acuña (Estaciones de Servicios).

Allí el platense descartó de plano la posibilidad de aceptar entre las condiciones una reforma previsional o una reforma laboral.

“Nuestro Gobierno no va a firmar ningún acuerdo de ajuste porque significaría impedir darle continuidad a la recuperación económica. Trabajamos por un acuerdo que nos permita seguir en la senda de lo que nosotros queremos que es que todo se vaya ordenando”, afirmó Guzmán durante el encuentro.

Tras el cónclave, que tuvo entre el público a los más destacados dirigentes gremiales, secretarios generales como Juan Carlos Smith (Dragado y Balizamiento) o Antonio Caló (UOM) destacaron como “muy positivo” el encuentro y se deshicieron en elogios a la exposición del ministro.

“La exposición de Guzmán fue excelente, fue brillante, estoy muy conforme”, evaluó el histórico dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que también destacó que “fue muy claro” y adelantó que, por todo ello, “la CGT lo va a acompañar”.

Guzmán durante su exposición ante la dirigencia sindical nacional.

En tanto, la misión hacia suelo norteamericano será encabezada por el representante argentino y del cono sur ante el FMI, Sergio Chodos, y contará con la asistencia, por parte de la cartera, de Fernando Morra (viceministro y secretario de Política Económica); Raúl Rigo (secretario de Hacienda); Ramiro Tosi (el subsecretario de Financiamiento).

Como representantes del Banco Central, viajarán Germán Feldman (titular de Investigaciones Económicas) y Jorge Carrera (vicepresidente segundo).

“El objetivo es continuar avanzando en los entendimientos técnicos en el marco de las negociaciones con ese organismo multilateral de crédito para un programa que permita refinanciar el préstamo tomado en el año 2018″, indicaron desde el ministerio de Economía, según reportó Ámbito Financiero.

Desde Balcarce 50 buscan cerrar el “entendimiento” con el staff del Fondo y presentar el plan plurianual que prometió Alberto Fernández tras la derrota en las legislativas para la primera semana de diciembre.

En este contexto, la figura de Juan Manzur podría tener más influencia de la que la mayoría de la gente pensaría. Se trata de un dirigente muy bien vinculado no sólo con el stablishment financiero local, sino también a nivel internacional, puntualmente en el país norteamericano.

A raíz de una amistad de sus épocas de estudiante en la Ciudad de Buenos Aires, generó una estrecha relación con la comunidad judía, que lo acercó a la organización Jabad-Lubavitch, una de las más importantes del mundo.

El jefe de Gabinete mantiene una amistad con el rabino Tzvi Grunblatt, que es el más jerárquico de nuestro país y el tercero a nivel mundial, e incluso fue saludado vía carta tras su asunción por el Gran Rabino Asquenazí de Israel, David Baruch Lau, según informó Cenital.

El jefe de Gabinete participó del acto central de Janucá e incluso prendió la tercera vela de la Janukiá en la celebración realizada en Recoleta.

Incluso es parte de un exclusivo grupo de dirigentes políticos del mundo entero que recibe año tras año la invitación a la cena que organiza Lubavitch en la ciudad de Nueva York, según detalló el periodista Iván Schargrodsky en los días posteriores a su nombramiento.

Como consecuencia, también ha sabido cultivar una relación con el Centro Simon Wiesenthal y sus máximos referentes, Shimon Samuels y Abraham Cooper: dos de los hombres más poderosos de la colectividad judía en la costa este de los Estados Unidos, que constituye la principal referencia geográfica para la comunidad por fuera de Israel.

Cooper, que tiene asidua relación con dirigentes gubernamentales del mundo, en 2018 acudió a Tucumán, donde se reunió -por caso- con el embajador estadounidense en nuestro país de ese momento, Edward Prado.

Si bien no se puede asegurar que las amistades del ex gobernador tucumano puedan influir sobre las autoridades del organismo de crédito internacional con sede en Washington, sí está claro que tener aliados estratégicos en la Costa Este de los Estados Unidos a la hora de dialogar con el Fondo es una situación poco más que favorable.

Más aún si recordamos que el colosal préstamo extendido al Gobierno de Mauricio Macri se extendió por mera presión de la Casa Blanca y contra la negativa de la Unión Europea, según confesó el entonces asesor de Donald Trump para latinoamérica -hoy presidente del Banco Interamericano de Desarrollo-, Mauricio Claver-Carone.

Sin dudas podría pensarse que, de lograr condiciones de acuerdo lo más favorable posibles para nuestro país, cada respaldo obtenido desde el gigante norteamericano habrá sido fundamental.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias

Más Noticias